2
1399
LATIGO NEGRO
Desconectado

Información de Contacto

En una pequeña ciudad alojada sobre la cordillera de los Andes; nací yo, hace sesenta años.

Allí las nubes blancas por el intenso frio a veces se tornaban verdes formando cuadros portentosos que no hallarán cabida en la imaginación de Milton: " Las nubes repartidas en largas plumas, que se extienden desde el occidente hasta el cenit en forma de abanico apocalíptico o de cola de un pavo real gigantesco.Estas plumas son blancas; el fondo azul celeste y la simetría tan perfecta, que realmente parece obra de un artista sobre humano”

Mi infancia no fue de choques emocionales, más bien paso por mi vida de manera plausible, agradable y pletórica de gratos recuerdos que aún conservo y rememoro.

Yo no soy un filosofo ni un sociologo, ni cosa que se le parezca, sino apenas un hombre que se complase en mirar procurando que no le enturbie la visón el vidrio empañado de los prejuicios y las apariencias. Soy latino, y llevo el universo integro en la cabeza, con todas sus contradicciones, sus perplejidades, sus oscuridades y sus luces.

Blog

EL MUERTO NOVIO - POR WASHINGTON IRVING

Creado el: 25/02/2016 19:02:16
Sobre uno de los más altos picos del Odenwald, región salvaje y romántica de la Alemania superior, próxima a la confluencia del Mein y del Rhin, se elevaba en otro tiempo el castillo del barón Yon, Ladsliorl. El barón era un digno vástago de la ilustre familia de Ralzenellenbogen, que heredó, con las ruinas del hogar paterno, todo el orgullo de sus antepasados. A pesar de que las pasiones belicosas de sus predecesores hablan disminuido mucho las propiedades de la familia, el barón se esforzó en conservar alguna apariencia de su primer esplendor. Pero el barón permaneció orgullosamente en su antigua fortaleza, acariciando con un amor hereditario e inveterado todas las antiguas discordias de familia: hallábase, pues, indispuesto con la mayor parte de sus más próximos vecinos, por disensiones de sus abuelos. El barón no tenía más que una hija, pero la naturaleza, como para compensarle la falta de muchos hijos, había derramado sobre ella todos sus dones. Sobresalía en hacer primores de todas clases, bailaba todas las danzas de la época, tocaba el harpa y la guitarra, y tenía en la punta de los dedos todas las más tiernas baladas de Minnieliders.

Rara vez perdían de vista a la joven; nunca salía ésta sola del castillo, y siempre tenían aquellas algún sermoncillo que hacerle sobre el estricto decorum y la obediencia implícita: en cuanto a los hombres, oh! habían cuidado tanto de tenerla apartada de ellos, y la habían inspirado una desconfianza tan absoluta, que a no mediar la conveniente autorización no se hubiera atrevido a mirar al caballero más lindo del mundo, ni aun en el caso de haberle visto espirar a sus pies. Los buenos efectos de este sistema brillaban de un modo portentoso: la joven era un modelo de docilidad y de juicio.

Entretanto el barón Von Landshort debía conceptuarse feliz en no tener más hijos; la pobreza le obligaba a hacer diariamente nuevas economías en su casa, porque la providencia le había enriquecido con gran número de parientes pobres. Estas buenas gentes celebraban todas las fiestas a expensas del barón, y cuando se veían hartos hasta no más, declaraban que nada había más delicioso sobre la tierra que las reuniones de familia.

Aficionado en extremo a lo maravilloso, creía a pie juntillas en todos aquellos cuentos sobrenaturales que circulan con abundancia en las montañas y en los valles de Alemania; pero la fe de sus huéspedes superaba la suya: oían todas aquellas historias con los ojos y la boca abierta, y en ciertos pasares manifestaban el mayor espanto, aunque las oyesen por la centésima vez. Así vivía el barón Von Landsliort, oráculo de su mesa, monarca absoluto de su pequeño territorio, y dichoso sin comparación, por estar persuadido que era el hombre más sabio de su siglo.

En la época en que pasa esta historia, se hallaba reunida en el castillo una gran parte de la familia para tratar de un asunto de la mayor importancia: tratábase del recibimiento del novio destinado a la hija del barón. El mismo había escrito desde Wurtzburgo a su futuro suegro, anunciándole el día y la hora en que debía llegar al castillo. Las emociones que hacían ruborizar su rostro, las dulces palpitaciones, de su seno y la languidez de sus miradas, lodo revelaba el dulce tumulto de su tierno corazón.
El barón por su parte andaba muy agitado, porque aunque nada tenía que hacer, su natural colérico e inquieto no le permitía estarse pacífico cuando todos los demás se movían. Así pues, recorría todo el castillo con la mayor ansiedad, subía y bajaba, distraía a los criados de sus ocupaciones para exhortarles a ser activos y diligentes, y murmuraba en cada sala y en cada cuarto, lo mismo que un abejorro en un ardiente día de verano. Al mismo tiempo se había matado un becerro, los bosques de las inmediaciones habían retumbado con los gritos de los cazadores; los gatos se reunían en torno del hogar, las cuevas habían producido océanos de vino del Rhin y de Ferne - wine, y hasta se había puesto a contribución el gran tonel de Heidelberg.

Cada cosa estaba dispuesta para recibir al huésped distinguido con gaudeanius y alegría, según el verdadero espíritu de la hospitalidad alemana... El barón subió a la torre más alta del castillo, y abrió tamaños ojos esforzándose en descubrir algo del conde y de su comitiva. Por un momento creyó verle, y en efecto distinguió algunos caballeros adelantarse con lentitud en dirección al castillo; pero cuando se hallaban casi al pie del monte, retrocedieron de improviso en diferente dirección. Los murciélagos empezaron a revoletear en el crepúsculo. La campiña se oscureció más y más, y ya nada vio el barón sino a un campesino que volvía de la labor.

Mientras que los habitantes del castillo de Landsliort estaban sumidos en la mayor perplejidad, en otra parte del Odenwald acontecía una escena muy interesante. El joven conde Von Altenburg seguía tranquilamente su camino, llevando su cabalgadura ese trole moderado con que camina un hombre al matrimonio, mucho más cuando, como le sucedía al conde, teme las consecuencias que puede tener una unión en que él no ha intervenido. En Wurtzburgo había encontrado un joven compañero de armas con el cual había servido en las fronteras: llamábase Herman Von Starkenfaust, y era uno de los jóvenes más valientes y nobles de la caballería alemana. Al punto que se reunieron los dos jóvenes, se contaron sus aventuras: el conde refirió la historia de su proyectado enlace con una joven señorita a quien no había visto, pero de cuya hermosura y gracias tenía las noticias más alhagüeñas.

Como ambos amigos seguían un mismo camino, convinieron pasar el día juntos, y partieron de Wurtzburgo de madrugada, habiendo el conde indicado a su comitiva el camino que iba a seguir para que pudiese alcanzarle. Por el camino fueron contándose sus escenas y aventuras militares, pero el conde fastidió algún tanto a su compañero por su obstinación en pintarle los supuestos encantos de su novia.

Mientras tanto habían penetrado en las montañas del Odenwald y atravesaban un desfiladero peligroso y solitario. Bien sabido es que los bosques de Alemania están siempre tan infestados de ladrones como sus castillos de espectros; y en la época a que nos referimos eran aquellos muy numerosos y traían atemorizado todo el país. Defendiéronse los dos amigos tan obstinadamente que dieron lugar a que la comitiva del conde llegase en su castillo. Trasladóse a este con mucho cuidado a la ciudad de Wurtzburgo; llamóse a un monje cuya habilidad en el arte de curar era asombrosa; pero por más que se hizo todo fue inútil: el infeliz joven tenía contados los momentos de su vida. Aunque el conde no estaba perdido de amores por su desconocida novia, era no obstante muy exacto en el cumplimiento de su palabra, y por lo tanto hizo los mayores esfuerzos para determinar a su amigo a que se pusiese en camino.

Starkenfaust tributó un suspiro y una lágrima de soldado al infeliz destino de su camarada, y se puso a reflexionar sobre la desagradable misión de que estaba encargado. Pero al mismo tiempo sentía en su corazón cierto deseo de ver aquella beldad tan famosa que con tanto cuidado encerraban los muros de Katzenellenbogen, porque era admirador del bello sexo, y porque su carácter excéntrico le llevaba a emprender las más extrañas aventuras. Ya es tiempo de volver al lado de la antigua familia de Katzenellenbogen que esperaba impaciente a su huésped, y sobre todo a la cena y al ilustre barón que dejamos tomando el fresco en la torre del castillo. La cena no podía aguardar más; los manjares estaban demasiado cocidos, el cocinero se hallaba poco menos que en la agonía, y todos los habitantes del castillo presentaban el aspecto de una guarnición reducida al hambre. Así, pues, el barón se vio obligado aunque a su pesar, a dar las órdenes necesarias para que se sirviese la cena en ausencia de su huésped.

Al oírlo el barón se apresuró a salir al encuentro de su futuro yerno. Habíase bajado el puente levadizo y el extranjero permanecía de pie delante de la reja del castillo. Algo incómodo al barón ver a su yerno vestido con tanta sencillez y tan solo, pues creyó que era una falta de respeto a la solemnidad del momento y a la importante familia con quien iba a enlazarse.

Interrumpióle el barón con un diluvio de cumplimientos y de saludos, porque a decir verdad tenia formada una alta idea de su cortesía y de su elocuencia. El huésped procuró aunque en vano detener aquel torrente de palabras, más viendo que sus esfuerzos eran inútiles, bajó la cabeza y se resignó a escuchar. Al fin hizo el barón una pausa. Una de las viejas tías dijo algunas palabras al oído de su sobrina; ésta hizo un esfuerzo para hablar, levantó hacia el extranjero con timidez sus hermosos ojos azules, miróle como a hurtadillas, y los volvió a fijar en el suelo; sus palabras espiraron en sus labios, que se animaron con una sonrisa encantadora, y sus mejillas se sonrosaron.
El barón, exigió que se dejasen las explicaciones para el día siguiente, y señalando el camino de la sala del banquete todos se dirijieron a ella. El caballero presto poca atención a la conversación que se entabló; y apenas probó bocado; pero se mostró absorto en la hermosura y gracia de su prometida. Habló con ella en voz baja, más bien para ser comprendido que oído, porque el lenguaje del amor nunca es claro; ¿pero qué mujer tiene el oído tan duro que no pueda oír el cuchicheo de su amante? Los modales del caballero tenían tanta ternura y gravedad que parecían ejercer un efecto poderoso sobre la joven.

El barón refirió sus mejores y más largas historias; y nunca lo hizo con más gracia, o al menos nunca produjeron mejor efecto. Verdad es que el barón, a semejanza de los personajes elevados, tenía demasiada dignidad para permitirse ninguna frase chistosa, pero acompañadas las que profería con un vaso de excelente Hockheimer, es decir de un buen vino añejo, propio de la cueva del barón y servido en su mesa, cualquier chanza por pesada que fuese, debía producir un efecto irresistible. Muchas cosas buenas se dijeron, tanto por los ingenios más pobres como por los más mordaces, cosas que solo podrían repetirse en ocasiones semejantes; muchos dichos lisonjeros aunque engañosos se murmuraron al oído de las señoras, que fueron, sin embargo, acogidos con sonrisas; y últimamente un sobrino del barón berreó una o dos canciones, obligando a ambas tías a ocultarse el rostro con los abanicos.

A medida que la noche adelantaba, su tristeza aparecía más profunda, y se hubiera dicho que los chistes del barón aumentaban su melancolía. Poco a poco, las conversaciones que tenía con su novia se hicieron más misteriosas; algunas nubecillas comenzaron a anublar la serenidad de la frente de la hermosa joven, y un leve estremecimiento se notó en su gracioso cuerpo. Una historia triste produjo otra aún más triste, y el barón fue causa de que se desmayasen algunas señoras al contar la novela del caballero fantasma que robó a la hermosa Leonor; historia horrible pero verídica, que algún tiempo después se puso en verso y que todo el mundo ha leído dándole cumplido crédito.

El novio escuchaba con grande atención. Al concluirse la historia exhaló un profundo suspiro, y con un tono solemne pidió permiso para retirarse. Todos quedaron sorprendidos, y el barón positivamente petrificado. —Como exclamó; ¿vais a salir del castillo a media noche? Por qué? Todo se ha dispuesto para recibiros; y si queréis descansar se os conducirá al aposento que he preparado para vos. El huésped movió la cabeza triste y misteriosamente. —Es menester que mi cabeza descanse esta noche bajo otro techo, dijo.

Esta réplica, y el tono en que fue pronunciada, hizo, temer al barón algún triste acontecimiento; pero reuniendo todas sus fuerzas renovó sus hospitalarios ofrecimientos. El huésped movió silenciosamente la cabeza, y sin responder a los nuevos ofrecimientos que se le hacían y sin despedirse otra vez salió de la sala con paso mesurado y continente solemne. El barón siguió al huésped hasta el patio del castillo en donde le aguardaba su caballo negro dando muestras de la mayor impaciencia.

Montó en él, y al llegar bajo la bóveda que formaba la entrada alumbrada solamente por una antorcha, se detuvo, y con voz sepulcral dijo: —Ahora que estamos solos voy a informaros del motivo de mi partida, he contraído un compromiso solemne, a que no puedo faltar —Pero, dijo el barón, no podéis enviar a cualquiera en vuestro lugar. —Ah! replicó el barón animándose; aguardad a mañana; mañana conduciréis a vuestra novia a la iglesia. No ! no ! contestó el extranjero con un tono más solemne ; mi compromiso no me permite tener novia, ni amante ; los gusanos ! los gusanos me aguardan ! Yo soy un muerto! Me han asesinado los ladrones í Mi cuerpo descansa en Wurtzburgo deben enterrarme a media noche la tumba me espera debo cumplir mi palabra! Y clavando las espuelas en los costados de su caballo negro, desapareció fugaz como el relámpago, perdiéndose a poco los pasos de su corcel entre los silbidos del viento de la noche.
El barón consternado y fuera de sí volvió apresuradamente a la sala a contar lo que le había sucedido. Esta opinión le atrajo la indignación de todos los concurrentes y particularmente la del barón, quien le consideró poco menos que un ateo; de suerte, que se vio obligado a abjurar su herejía tan pronto como le fue posible, y a volver a la fe de los verdaderos creyentes. El barón se regocijarse con él no se resolvieron a abandonarle en su desgracia.

La habitación se hallaba bastante apartada del castillo y sus ventanas daban a un jardín pequeño. ¡Cielos y tierra! La joven reconoció al espectro su desposado! En aquel momento sonó en su oído un grito apenas articulado, y su tía que se había despertado al oír la música, y se había aproximado de puntillas a su sobrina, cayó desmayada en sus brazos. Cuando la joven miró de nuevo al jardín, el espectro había desaparecido. De entrambas mujeres, la tía era la que exigía mayores cuidados, pues su terror la había desvanecido. La consecuencia de esta discusión fue el determinarse que la joven dormirla sola; pero obtuvo de su tía la promesa de que no contarla a nadie la historia del espectro por temor de que se la privase del único placer melancólico que le había quedado en la tierra, el de habitar el aposento bajo cuyas ventanas venia la sombra de su desposado durante sus oraciones nocturnas. ¿Cuánto tiempo hubiera tardado la buena señora en faltar a su promesa? Difícil es decirlo; y mucho peligro corría el secreto si se atiende a cuan aficionada era a hablar de cosas maravillosas, y el gran triunfo que hubiera sido para ella ser la primera en contar una historia tan terrible!

Lo cierto es que no tuvo que luchar por mucho tiempo contra la tentación, porque una mañana a la hora del desayuno, vinieron a decirle que la joven había desaparecido. —El espectro! el espectro ! ha sido arrebatada por el espectro ! En seguida contó en breves palabras la horrible escena del jardín, concluyendo que el aparecido debía haber robado a su desposada. Dos criados confirmaron su opinión, porque habían oído los pasos de un caballo en la montaña a eso de la media noche, y no les quedaba duda que era el espectro montado en su negro corcel que se llevaba a su desposada a la tumba. Todos los que oyeron su relación se estremecieron al notar aquella horrible probabilidad, porque en Alemania son muy comunes los acontecimientos de esta naturaleza según lo atestiguan muchas historias auténticas.

¡Qué situación tan lamentable para el pobre barón! ¡Qué cruel alternativa para un padre amante, miembro de la gran familia de Katzenellenbogen! Su hija, su única hija, ha sido arrastrada a la tumba, o bien se halla él a punto de tener por yerno a algún demonio de los bosques y por nietos una comparsa de espectros. Como le sucedía siempre quedó completamente desconcertado y todo el castillo en desorden.
El barón en persona acababa justamente de ponerse las botas de montar, de ceñirse la espada, y estaba a punto de cabalgar cuando fue detenido por una nueva aparición. Veíase aproximarse al castillo una dama montada en un palafrén y acompañada de un caballero. A poca distancia de él puso su caballo, a galope y al llegar a la puerta se bajó y arrojándose a los pies del barón abrazó sus rodillas. Era su hija perdida, y su compañero, el novio muerto! El barón quedó anonadado. Contempló a su hija y al espectro y casi dudó de la evidencia de sus sentidos. Habían desaparecido su palidez y melancolía. El caballero (pues nosotros hemos sabido siempre que no era un espectro) se anunció con el nombre de Sir Hermán Starkenfaust.

Refirió su aventura con el joven conde, cómo se había apresurado a llegar al castillo para contar el desgraciado acontecimiento de la muerte de su amigo, y cómo la elocuencia del barón le había impedido hablar ; no echó en olvido que había quedado prendado de la desposada, confesando que por tener el gusto de pasar algunas horas a su lado, había consentido que durase aquella equivocación ; también refirió los apuros en que se había visto para hacer una retirada honrosa, hasta que la historia del barón le sugirió la idea de su excéntrico comportamiento ; cómo temiendo la hostilidad hereditaria de la familia del barón había repetido sus visitas clandestinas, de qué modo había penetrado en el jardín ; cómo la había suplicado, y obtenido de ella que le siguiese, y en una palabra de qué modo se habían desposado en una capilla de las inmediaciones. En cualquier otra circunstancia el barón se hubiera mostrado inflexible, porque tenía en mucho su autoridad paterna, y no cedía tan fácilmente en las querellas de familia; pero amaba a su hija, la había llorado como perdida y no podía menos de regocijarse al verla viva, y de que su marido no fuese un demonio, por más que la familia de éste estuviese indispuesta con él.

El barón perdonó al punto a la joven pareja. Pero lo más mortificada por tan inesperado desenlace fue la que había contado la historia del mentido espectro, lamentablemente desvirtuada con la presentación del caballero, y lo que sentía quizá aún más, era que el solo espectro que había visto en su vida hubiese sido falso, pero en cambio su sobrina se conceptuaba muy dichosa de haberle encontrado en carne y hueso.

Libro de Visitas



Este usuario actualmente no tiene entradas.

Premios

Participante
ID Puntaje: 54A70E51AB8C9
Mis Puntos: 204.35 (Participante)
Último nivel alcanzado: 50.00
Última actualización: 2017-04-24 16:47:58
FechaLogroMotivo
Crónica del Año2017-01-03Crónica del Año"EL WOODSTOCK LATINO" fue elegido la mejor crónica del 2015
Autor Reconocido2016-08-12Autor ReconocidoOtros usuarios han leído más de 50 veces a este autor.
Crónica del Año2015-07-27Crónica del Año"A ESPALDAS DE DIOS" fue elegida la mejor crónica del 2008
Lector2015-07-26LectorEl usuario ha leído más de 10 escritos.
Mis puntos204.35
Referidos0