El folclor en Estampa

39 años han sido suficientes para crear y mantener el legado cultural – folclórico en Bugalagrande – Valle. Han sido muchas las luchas que este pueblo, al norte del Valle del Cauca, ha librado para que exista en él, grupos artísticos que contribuyan al desarrollo de una comunidad sana.

Actualmente, la Casa de la Cultura de Bugalagrande, ofrece talleres de teatro, música y danza, pero si debemos hablar de legado, solo hay dos palabras que pueden definir la permanencia del folclore en medio de las juventudes bugalagrandeñas, a lo largo de los años: Estampas Negras.

¿Qué es “Estampas Negras”?

En el año 1979, en el corazón de Guillermo González, en ese entonces docente del pueblo, se encendió la necesidad de empezar con un proyecto que trabajara el arte y la danza folclórica en Bugalagrande, fue entonces cuando se tomó la decisión de convocar jóvenes de las diferentes instituciones educativas, para que se unieran a este apenas naciente grupo de danzas folclóricas y tradicionales del pueblo.

Los ensayos dieron inicio en la casa del actual director del grupo: Ferney Domínguez, y poco a poco este grupo empezó a tomar identidad; su nombre, “Estampas Negras”, se debe a que la mayoría de ritmos y danzas que se interpretaban, y que aún se siguen interpretando, tienen legados afrodescendientes; así que en honor a esta cultura, y a la raza negra en general, fue bautizado, y su nombre ha permanecido, como una estampa, a través de los años.

El legado gracias a un hombre

Cuando se habla acerca de la historia y todo el trabajo que se ha realizado en el municipio, a través de “Estampas Negras”, es obligación hablar acerca de Ferney Domínguez, un hombre que movido por su pasión por el folclore, ha sacado adelante este maravilloso proyecto.

A sus 20 años, cuando “Estampas Negras” tenía 5 años de haberse conformado, Ferney tomó las riendas del grupo, y a pesar de que ha sido difícil, aún no las ha soltado, ni piensa hacerlo.

Sentado en una de las bancas del antejardín de la Casa de la Cultura de Bugalagrande, y hablando sobre los altibajos que ha tenido “Estampas Negras”, Ferney con orgullo en su rostro dice de manera decidida que “Al arte hay que invertirle más, el arte no solamente es bailar, ahí se recuperan una cantidad de valores; los niños de hoy en día que yo manejo, se han alejado un poquito del reggaetón” y hace un énfasis especial en que debemos tener identidad: “con la danza aprendemos a tener identidad, si eso se pierde, no estamos haciendo nada en este proceso”.

El proceso de formación cultural que Ferney ha creado y mantenido todos estos años en Bugalagrande, hoy en día consta de una “escuela” que tiene diferentes categorías: Preinfantil (2 años y medio hasta los 7 años), infantil (8 años hasta los 10 años), juvenil (11 años hasta los 14 años), esto sin contar con el trabajo que se realiza en las diferentes instituciones educativas del Municipio y algunas de sus veredas y corregimientos, sumando todo en esto, un total de aproximadamente 900 niños y jóvenes que se han enriquecido con este proceso.

La comunidad bugalagrandeña ha aprendido a amar a las “Estampas Negras” y sobre todo, a reconocer el trabajo de Ferney Domínguez. Lo cierto es que nadie puede negar la entrega que Ferney tiene para cultivar el amor por la cultura en los niños, tanto así, que en muchas ocasiones ha tenido que “meterse la mano al bolsillo”, para costear ciertos implementos necesarios para que este legado siga creciendo.

Un maestro amado

La gente lo quiere y para darse cuenta de esto, solo basta con sentarse allí afuera de la Casa de la Cultura, y ver como cada uno de los niños que por ahí pasan, lo saludan con un alegre “Hola profe”, pues esos pequeñines, han sido impactados por la entrega del maestro a su trabajo.

Si hablamos con quienes pertenecen o han pertenecido a las “Estampas Negras”, todos empezarán a hablarnos acerca de porqué se unieron, lo bien que la pasan (o pasaron), sobre las amistades que ganaron, pero sobre todo, de la paciencia que Ferney ha tenido para enseñarles cada uno de los bailes.

Los docentes confían en él cuando de un acto cultural se trata, y tal como el mismo Ferney lo expresa, los padres de familia también confían en él: “Cuando tenemos presentaciones fuera del pueblo me han dicho que los dejan ir, sólo porque es conmigo, la gente sabe que mi trabajo está basado en el respeto”.

Pareciera un poco exagerado decir que con ‘tan solo’  39 años de existencia, las “Estampas Negras”, debido al trabajo de Ferney, se han constituido como legado, pero deja de parecer una locura, cuando el mismo “profe” nos cuenta que “es lindo que el día de hoy tenga en el grupo a los nietos de los fundadores”, no existe mejor muestra de que es un legado que ha permanecido, pues tres generaciones han pertenecido a este grupo.

“Estampas Negras” y Ferney Domínguez son uno solo, y con su trabajo cultural han logrado alejar a las juventudes de la prostitución, las drogas, y sobre todo, han logrado enamorar a las nuevas generaciones del hermoso folclore de nuestro país, y les han enseñado a sentirse orgullosos e importantes en el escenario, pues al fin y al cabo, este legado es de ellos.

Comentar