El ladrón de mi soledad...

Anoche me acosté muy temprano, como de costumbre.  A eso de las 12:03 de la media noche desperté; estaba sola, en mi cama y en mi casa no había alguien más. Yo desperté tranquila y sin sobresalto alguno, pero inmediatamente sucedió algo que me sacudió por un instante con terror y pánico, desconocidos para mí.

Como ya dije, desperté tranquilamente a las 12:03, cuando de repente escuché un leve ruido, como el del suiche al encender un bombillo; entre asombrada y asustada le presté toda mi atención a ese sonido; seguidamente escuché como si se abriera la puerta del cuarto que queda al lado del mío; yo ya estaba temblando de miedo; luego empecé a sentir los pasos de alguien que se dirigía al baño, oí cuando se cerró la puerta del baño y escuché como la caída de un chorrito de agua. Yo ya estaba helada y petrificada de terror.  A estas alturas yo ya prácticamente no respiraba para no delatarme, para que no me descubriera.

Mientras yo trataba de silenciar mi tempestad interior pensando en cómo evadirme del ser extraño que me estaba robando mi soledad esta noche, casi paralizada por el pánico y con los ojos a punto de saltar de sus órbitas, este desconocido ente iba como deshaciendo el paso a paso, en la misma secuencia pero al revés obviamente. Ya a punto de infartarme, escuché cómo se abrió la puerta del baño, luego los pasos de ese alguien se dirigían al cuarto, inmediatamente sonó la puerta del cuarto y por último escuché el suiche al apagar el bombillo, que inicialmente sentí que alguien prendió.

 


Ya fortalecida por el mismo pánico y radicalmente decidida a escapar de este fantasma ladrón, en el mismo instante en que con muchísimo sigilo, para no hacer ruido alguno que me delatara ante este monstruo, traté de levantarme para buscar la salida y escapar para pedir auxilio, me acordé que mi hermana estaba en la casa y que era ella que se había levantado para ir al baño…

Comentar