EL MEDICO JAIME ANGEL

PERSONAJES DE CHIPAQUE. Debo decir que este es un pueblo real donde pase mi infancia y, a raiz de la muerte de garcia marquez, me llené de añoranzas al leer su biografia y de como ARACATACA influyo en sus obras

EL MEDICO JAIME ANGEL

Dije al principio que no iba a incluir personalidades con títulos o políticos pero creo que el doctor Jaime Angel merece un puesto en los personajes chipacunos. Hijo de Justo Pastor Angel y Rita Torres. Primo hermano de mi madre y por derecha primo segundo del que escribe esto. No fue médico por gusto, sino por obligación, y esto pocos lo supieron antes y menos lo saben hoy.

Su primera intención fue entrar a un seminario y convertirse en sacerdote pero, como creció en la época en que los hijos obedecían la voluntad de sus padres y el suyo quería que fuera médico pues si señor que estudio en la Universidad Nacional y obtuvo el título de matasanos en un año que desconozco porque yo siendo niño ya lo conocí de doctor. Como desconozco la nomenclatura de Chipaque solo puedo decir que la tía Emilia o Mamila como se le decía con cariño, le habilitó un consultorio pegado a la casa del amasijo y hasta último momento allí atendía pacientes.

A mi padre le achacaban la manera desaforada de beber de mi primo, unas personas. Otras, decían que tomaba para olvidar su frustración de ser cura, lo cierto es que Jaime tomaba desde que se levantaba hasta que se dormía y sin embargo era muy buen médico y muy generoso, según afirman las buenas lenguas. Yo lo recuerdo con sus gafas de cegatón, su ruana de lana blanca y su pinta de cachaco que cuidaba al máximo, a pesar de las borracheras. Siempre lo veía de paño y sus zapatos bien lustrados; afeitado y serio… esos son mis recuerdos.

Dije generoso porque me cosnta que cuando se le acercaban los campesinos en días de mercado a consultarlo, en la tienda de turno, y sin plata con que pagarle el les decía *mucho lo bueno mi señor santísimo*, que era uno de sus dichos permanentes y los auscultaba sin cobrarles nada… y si podía, agregaba los remedios. Tenía otros dichos y sé que algún lector o lectora me pueden ayudar. Yo tengo bastantes recuerdos de Jaime porque me gustaba ir a su consultorio en horas de la mañana a que me contara historias de sus libros, porque era un gran lector, y ayudarle a hacer el aseo del consultorio. Por derecha me mandaba a la esquina a la tienda de don Domingo Torres, si no estoy equivocado, a que le comprara un cuartico de aguardiente que, en esa época, lo despachaban en una botella de Pony Malta.

A  pesar de sus borracheras sacaba tiempo para los amigos y la familia y, cuando supe de su muerte me dolió en el alma porque no pude asistir al entierro. Para terminar quiero decir que la foto es de Jaime Angel en un paseo familiar y creo que debía tener unos nueve años. ¡Qué tiempos aquellos!

Muchas gracias por seguir leyendo estos recuerdos y me excusan si no me refiero a otras personas del pueblo pero es que la mayoría de mis añoranzas se refieren a mi familia y mis amigos.

 

Edgar Tarazona Angel

Comentar