Los Galarza, Hombres de coraje

Breve reseña de su actividad.

En los días más angustiosos que pasó el partido Colorado, contaba entre sus abnegados servidores al Gervasio Galarza.El 27 de marzo de 1845 el General Rivera que defendía la campaña de la invasión de Oribe, que paseaba el estandarte sombrío de la restauración, es derrotado en campo de India Muerta, donde 800 riveristas sucumben; la mayoría pasados a degüello por las bordas de Justo José de Urquiza, el sangriento gobernador de Entre Ríos. Galarza se encuentra en aquella trágica jornada y logra salvar para  continuar luchando por la Patria, en tanto que Rivera a consecuencia de aquel fuerte desastre, se va obligado a refugiarse en el Brasil.-

 Junto al héroe de ambos mundos, el General Garibaldi, el cual hallándose en el Yaguarí decía de Galarza y sus compañeros, en nota dirigida al Ministro de la Guerra de la Defensa, que eran verdaderos hijos del heroísmo, por la abnegación con que sobre llevaban aquella vida azarosa, toma parte de la sorpresa de Gualeguaychú y sigue a su lado, hasta encontrarse en la gloriosa jornada de San Antonio, donde con el grado de Sargento hace prodigios de coraje y, junto al bravo legionario que derrota completamente las fuerzas de Servando Gómez jefe del Ejército oribista.-

 Antes de esta acción, el  11 de setiembre de 1845, las fuerzas del bravo Capitán Ledesma, sorprenden en el Rincón de las Gallinas al caudillo blanco Martín Baldenegro, al que hacen prisionero con todas sus fuerzas.  En este combate muere el Sargento Moreno, compañero de armas de Galarza y, que con este acompañaban a Ledesma, después del desastre de India Muerta. Después de San Antonio, se inició la época más difícil para Galarza, pues durante más de dos lustros siguió luchando sin tregua en defensa del partido Colorado y más que nada en defensa del Pueblo todo, amenazado a cada instante por los peligros de aquellas horas sombrías.-

  Este es quizás su más hermosa actuación, no obstante no poder señalarse las acciones en que le tocara actuar por las fuerzas de las circunstancias porque atravesaba el Paìs.

  Transcurre la magna epopeya de la Defensa de Montevideo; los blancos con hábiles artimañas ocupan el poder, el General César Díaz triunfa en Cagancha, pero cae en Quinteros en los lazos de la más infame traición; por fin Flores realiza la Cruzada Libertadora y, en dos años de batallar sin descanso derroca al partido de Oribe y va todavía al Paraguay a llevar la libertad a los hermanos esclavizados por Francia, el protervo tirano de una nación valerosa.

  En todo este tiempo Galarza no cesa de combatir en tanto que en el campamento de la Unión, Oribe hace despellejar prisioneros por la hábil mano de Canes y Lasaba confecciona lista de salvajes unitarios para pasarlos a desguello y Cabrera clava su puñal en las espaldas de Florencio Varela.-

  El modesto caudillo sorianense vela por todos; se pierde en los bañados de los montes, azota los ríos desbordados, monta a caballo y se oculta en las noches tormentosas y cae sobre el enemigo para exterminarlo, a lanza y facón; en peleas junto al fogón en lo más arcano de las Islas del Río Negro; junto con Valentín Gutiérrez otro bravo de la estirpe ayudan constantemente al ejercicio de Flores y mantienen este departamento libre de la invasión oribista.

  Así llega la hora e que estalla la revolución del 1870; Galarza pelea en el combate de Yapeyú, después el 27 de marzo de aquel año con los Coroneles Pérez Olave y el Comandante Cardozo derrotan al General Aparicio en el Rincón de Ramírez; más tarde vence a los revolucionarios José y Antonio Álvarez y defiende hábilmente la retirada en el combate librado con el Coronel revolucionario Emeterio Pereira, en agosto de aquel año, teniendo a su lado doce hombres solamente, entre los que figuraban: Luis Madrid,(doloreño)oficial de la Guerra Grande y Miguel Ventura Puig, oficial de la Cruzada Libertadora, inicia la reorganización de la División Soriano con la cual reconquista el Departamento invadido por la revolución de Aparicio. Es entonces, que en la proximidades de la Villa, derrota las fuerzas comandadas por el Coronel Visillac y Guruchaga, Salvaña y otros; después de esto se halla en la triste jornada de Corralitos donde es vencido  el General Caraballo, Jefe de las fuerzas coloradas y en donde el Comandante Galarza con hábil maniobra salva al ejército vencido llevándolo al Rincón de la Higuera, donde pelea con éxito al día siguiente. El 2 de enero del año 71, bate las fuerzas revolucionarias del Comandante Romero que se encuentra en esta jurisdicción; en febrero derrota en Don Esteban Depto.de Paysandú al Coronel Enrique Olivera; dos días después infiere un desastre al Comandante Juan Centurión a quien mata más de 30 hombres; el 21 de marzo vence en Fray Bentos a los revolucionarios de tránsito Pérez y Manuel Giles, 17 de abril se halla en la decisiva batalla de Manantiales; donde las fuerzas del Gobierno al mando del General Enrique Castro, el héroe del Paraguay, deshace el fuerte ejército de Timoteo Aparicio. En esta batalla el Comandante Galarza, era, jefe de la extrema vanguardia tenía a sus órdenes al Comandante Veleza, célebre por su valor legendario-

  Después de esta acción, Galarza continúa persiguiendo los últimos grupos de la revolución y bate en Cololó a los Jefes Urán, Corrales y Álvarez donde estos pierden más de 70 hombres.-

  En mayo de 1875 estalla la revolución tricolor; Galarza corre a las filas legales y en el combate de Perseverano, salva las fuerzas gubernistas que conduce al Carmelo después de la derrota. Terminada esta revolución sigue sirviendo al Partido Colorado sin defeccionar jamás legando un ejemplo de continuidad a sus hijos; hasta que falleció pidiendo que se le sepulte en el solar chaná comarca de sus proezas y cariños.

Comentar