Una vez más

Tuve que salir a camina, ya no aguantaba más estar solo en casa, comencé a odiar lo que veía en el espejo, lo que veía en la habitación, comencé a odiarme y a modo de autoayuda me fui, lejos de los espejos, lejos de esa cara idiota.

Mi día libre y sin ningún plan, tristísima mi vida, a pesar de ser un hermosos sábado, mis ánimos de hacer cualquier cosa son mínimos, nuevamente todo se volvía monótono, las mismas calles, la misma gente, las mismas caras, las mismas mujeres, sigo caminando derecho, son las 14 HS y todavía tengo todo el día por delante.

Por primera vez en mi vida tengo guita en la billetera pero nada que hacer, no tengo ganas de embriagarme con mis amigos, no tengo ganas de que me gane la rutina nuevamente, no tengo ganas de soportarme, caminando lento llego a la estación, compro cigarrillos, unas latas de cerveza y luego de pensarlo unos segundos decido subir al primer colectivo que llegue, el afortunado fue el 86 la boca x laguna, será un largo viaje.

Saco boleto, la mayoría de los asientos están vacíos, me siento en la última fila al lado de la ventana izquierda, y saco mi mp3 me pongo los auriculares en los oídos, y de a poco empieza a sonar, siempre viajo con la ventanilla abierta, hoy tengo la ventaja de que no está a mi lado ninguna vieja chota que se queje por que el viento la despeina, casi llegando a la rotonda de querandí todavía no sé dónde voy, pero estoy seguro que va a ser interesante, tres filas adelante mío viaja una chica de maso menos 20 años sentada sola en el asiento doble que esta de mi lado, muy linda mujer, nunca me había pasado que me haya gustado la espalda de alguien, es una sensación media extraña si uno se lo pone a pensar, su pelo es largo y negro y parece estar preocupada por algo, las cosas que uno se pone a deducir mientras viaja en un transporte público son increíbles y a veces tan estúpidas, ahí estaba yo en la última fila del 86 tratando de deducir que me decía la espalda de esa mujer, sea lo que sea, estoy seguro que no me incumbe así que deje esa espalda atrás mientras el colectivo está listo para subir a la autopista para luego bajar nuevamente.

Siempre me olvido de vivir mientras me ocupo de pensar todo el día, ¿en qué? no tengo una respuesta acertada para esa pregunta, soy el día y la noche, puedo llegar a ser el mejor siendo el peor y viceversa, odiado y amado, un extremo o el otro, ¿me gusta que me vean así?, no me interesa, la vida se compone de pequeños momentos y no tengo ganas de desperdiciar un potencial buen momento pensando en personas que te creen un idiota.

Estamos cerca de aguas argentinas, Bob Marley me canta al oído, mientras el colectivo se empieza a llenar. Este colectivo tiene mis mejores y peores recuerdos, mujeres, dolores, siempre me alcanzo a todo lugar por solo 2$, cuantas veces lo espere, cuantas veces viaje borracho, y también me da mucha gracia la vez que lo vomite, recuerdo cuando vi llorar a esa chica y no hice nada, me hubiera gustado sentarme a su lado a preguntarle que le pasaba, eso me hubiera hecho sentirme mejor con migo mismo pero no lo hice, me arrepiento de no haber hecho miles de cosas, siempre digo lo mismo que desde ahora en mas no me voy a privar de hacer nada, pero sé muy bien que no va a ser así, nunca fui bueno mintiendo, el colectivo dobla por Mariano Acosta, finalmente Rivadavia está cerca.

En lo personal este barrio no me transmite nada, es como un silencio gigante, que a la vez grita diciendo nada, me deprime un poco, mientras Bob Marley me dice que no me preocupe que sea feliz, de a poco vamos llegando a Rivadavia, las calles vacías, los autos estacionados, nadie caminando, si, definitivamente el tiempo no corre en este barrio.

Finalmente arribamos a Rivadavia, la avenida más larga, Rivadavia recorre lo más alto y los más bajo, Rivadavia es de glamour y también puede ser marginal, pero en lo personal me encanta, llegando a Asbury veo un afiche que decía que hoy a las 21 tocarían barias bandas, quizás me dé una vuelta.

El barrio de flores definitivamente me trae muchos recuerdos, cuando trabajaba en reparto casi siempre me tocaba esta zona, siempre veía a una chica de un local de ropa que luego eventualmente tuve la suerte de conocer, era excéntrica, despistada y fría, justo como yo, nos llevamos bien por un par de años hasta que decidió seguir su camino y dejarme seguir el mío, éramos un buen equipo, hasta que con los años fuimos muriendo hasta convertirnos en otras personas, yo por mi parte me veía igual pero ella me decía que había cambiado, seguramente ella habrá pensado lo mismo ya que para mí ella definitivamente había cambiado, con los años crecemos y descubrimos cosas nuevas o redescubrimos cosas que teníamos abandonadas que nos vuelven a atrapar y para el ojo ajeno es un cambio, cuando realmente seguís siendo el mismo mediocre de siempre. Hace años que no la veo, vivía no muy lejos de acá, tenía el pelo negro, muy lacio, era muy linda mujer, cuerpo balanceado, había veces que creía que no debía estar conmigo y se lo hacía saber, con el tiempo me di cuenta que éramos muy distintos internamente, creo que hoy en día se debe haber dado cuenta que yo tenía razón, aunque realmente me encantaba estar con ella, no voy a negar que lo disfrute y tampoco voy a negar que también fue insoportable la otra cara de la moneda, pero como dije la vida está formada de pequeños momentos y como ya saben ¿por que perder tiempo recordando los malos ratos?, algo que recuerdo siempre con mucho amor era cuando nos perdíamos a la noche en la gran ciudad, de bar en bar, creo que con ninguna logre tener esa sensación, aparentar ser dos personas que no éramos, por lo menos por unas horas, era como estar en una película, era como New York, me hace recordar a Faraway so close de U2, quizás en algún lugar, en alguna dimensión todavía sigamos allí, eso estaría bien.

Bajo en el parque Rivadavia, hace mucho que no lo visito, prendo un cigarrillo y voy al mercado que está enfrente a comprar unas botellas de cerveza , son las 16:45 de la tarde yo todavía tengo toda la tarde por delante, las mesas de ajedrez están llenas, ya con las cervezas en mi poder voy a recorrer el parque, me saco los auriculares y empiezo a mirar casetes, tomo waiting for te sun de the doors en mis manos, lo miro como diciéndome discaso, y lo compro, caminando puesto tras puesto también encuentro otras joyas en casetes, animal boy de the ramones y obras cumbres de sumo, al lado estaba un grandes éxitos de the who, lo tome con mis manos e inmediatamente me recordó a Fernanda, ella era orgullosa, fuerte, cabeza dura, caliente y caprichosa, justo como yo.

La conocí en un recital en lomas del mirador, cuando la vi quede muy deslumbrado, era hermosa, su cuerpo era perfecto, y tenia esa actitud ruda que me encanto, el sexo brotaba por sus poros, muy directa y con una personalidad anarquista, que me enloqueció, mediante un amigo que conocía a una amiga de ella tuve la suerte de conocerla, estuve un total de nueve meses con ella, la distancia no era problema, ya que viajar 40 minutos para verla valían completamente la pena, muy apasionada, era muy carnal, simplemente me encantaba, compartíamos vicios, música, y amor, éramos dos rebeldes con una causa noble que nadie comprendía, ella me acompañaba en todo momento, Fer tenía la cabeza rapada a los costados, su cara era hermosa, lo que más me gustaba de ella era que tenía una nariz muy singular, era muy delicada, un flequillo que hacia juego con su cara, parecía que estaba hecha para ser así, tenía un tatuaje en el brazo derecho que siempre me miraba cuando se dormía en mi cama, el tatuaje era de una flor de loto que todavía le faltaba terminar, recuerdo perfectamente esa flor, nuestros días consistían en estar acostados y cogiendo, yo la amaba, no pensé que me pasara otra vez, creo que ella sentía lo mismo, era deslumbrante ver su rostro bajo las sábanas blancas de mi cama, sonriendo, todavía es como extraño no encontrarla en mi habitación. Escuchando flema y tomando cerveza se nos pasaron los meses, lo que más extraño de ella es sin duda sus abrazos, nadie me lleno tanto como ella con solamente un abrazo, luego ella cambio de rumbo de gustos y estilos y nos separamos, la ultimo que supe de ella es que estaba embarazada de cuatro meses, ya no se rebelaba, ya no gritaba, ya no era inconformista, ahora salía a bailar con su novio, fue hace poco, el final más inesperado para lo que yo creía una rebelde con causa como, bueno creo que es cierto que cada vez quedamos menos, igualmente siempre recuerdo con amor la chica rebelde y loca que algún día supo ser, ese recuerdo supo ser mío.

¿Nunca les paso de mirar hacia el cielo cuando están de pie y sentir nostalgia? Sin tener la más remota idea de donde proviene, a mi me paso en el parque Rivadavia, caminar solo quita tensiones, justamente lo que me hace falta

Las botellas se terminaron de morir esperando el 86 para seguir mi camino, me prendo un cigarro y me coloco los auriculares en los oídos, esta vez será Luca Prodan quien cantara en mi oído.

Dancing girl with your cheap fur on
you know I will forget you,
But for now dance on.

Gracias pelado, siempre guiándome desde arriba.

Subo al 86 de nuevo, no hay asientos libres, me quedo parado en frente de una mujer, mientras miro por la ventana del lado derecho, el sol empesa a bajar y todavía no hay planes en mente, en lo único que puedo pensar es en comer algo , el viaje hasta once no me gusta para nada, es paisaje es muy apagado, no transmite, la mujer baja y me logro sentar, saco de la mochila los casetes, y me pongo a verlos, la verdad estoy muy conforme con ellos, tres más a la colección, mi gran orgullo mi música.

Casi llego a congreso, uno de mis lugares favoritos, la contextura urbana que rodea la plaza congreso es magnífica, al mejor estilo Central Park, bajo y comienzo a caminar en dirección a la 9 de julio, prendo un cigarrillo y comienza a sonar cant get you off my mind, definitivamente es el tema de Cinthya, es la única de la que me arrepiento.

Cinthya era casi, CASI perfecta, la conocí cuando trabajaba en el café “los sentidos” que ya no existe más, cerca de la universidad de Palermo a la que ella concurría, todas las mañanas pedía un capuchino y se sentaba a estudiar sola en una mesa, ya me había llamado la atención con su rostro, parecía una modelo alemana, no podía encontrarle un solo defecto a simple vista, y a medida que la iba conociendo más se me hacía más difícil, una tarde después de cerrar me senté al lado del café y estaba escuchando no surprises , cuando ella paso con una amiga y giro a mirarme mientras se alejaba, nunca en mi puta vida pensé que se giraría a mirarme, en ese momento creía que estaría despeinado o sucio, más tarde me confesó que le encantaba Radiohead, ese fue el principio de la relación, ella era una mujer culta, muy leída, bellísima, pelo negro lacio, ojos marrones, era gracioso al ser yo tan nihilista tener un ángel delante mío era como desestabilizar todas mis no creencias, yo todavía estoy convencido de que ella era algo divino, tocaba la guitarra, conocía mucho de música, así que compartimos mucho por ese lado, el primer beso que compartimos fue en el puente de la mujer de puerto madero, hacía años que no lo visitaba y a pesar de mi miedo hacia ese maldito puente, ahí estaba ocultando mi miedo, era invierno ella estaba vestida de negro, solamente faltaba un poco de nieve y listo, ya estaba listo para morir ahí mismo, ante tremendo paisaje, me iría con la mejor de las imágenes, luego de atravesar una muy dura etapa de mi vida jure que nuca más me iba a colocar por debajo de una mujer, pero Cinthya era simplemente perfecta, tan perfecta que sentía que se merecía algo más, algo que yo no podía brindarle, podíamos estar hablando por horas de miles de temas, a ella también le gustaba escribir, a ella también le gustaba sentir cada segundo, esos meses parecieron unas pocas horas, lo bueno dura poco. Fue la única que me hubiera gustado disfrutar un poco más, simplemente no vi futuro con ella, por el simple hecho que algún día se iba a dar cuenta de mi mediocridad de la que estoy orgulloso y nunca voy a renunciar , ella es mi opuesto y a la vez es mi igual, yo no pienso a futuro pienso a momento, soy muy inestable, no podría estar con alguien que ya tiene una vida planeada ya que no sería más que una traba para ella y ella una jaula para mí, igual te recuerdo.

Cruzo la 9 de julio y entro a una pizzería, pido cuarto de pizza y una cerveza es único que me preocupa en este momento. Al igual que en todo el día, al igual que en la vida, sigo caminando hacia delante sin mirar atrás, la avenida de mayo me lleva al puerto, mejor dicho puerto madero, la plaza de mayo definitivamente me hace recordar a flor, seria y a la ves simpática, morochita, bajita, una personalidad atrapante, justo como yo.

De tanto frecuentar los mismos lugares terminamos siendo amigos, le gustaban las mismas bandas que a mí, vivía cerca de casa así que no tardamos mucho en comenzar a salir juntos , ella era muy graciosa, una de las pocas mujeres que realmente lograba sacarme una buena carcajada, ella era como una hermana para mí, pero claramente con el tiempo se convirtió en más que solamente eso, yo la adoraba, todavía lo sigo haciendo, es imposible tener algún sentimiento negativo hacia ella, llegue a amarla, ella tenía una gran familia eso me encantaba, era tímida y no muy demostrativa, me costaba mucho sacarle lo que realmente sentía , pero me encantaba hacerlo, ella odiaba que fumara, siempre trato de que lo dejara, eso me gusta, siempre necesito de alguien que me cuide, bah realmente , que me guíe por el buen camino, además la sensación de que alguien se preocupa por vos es excelente, mas viniendo de ella, a pesar de ser unos años menor que yo siempre se mostró muy independiente y madura, sabia entenderme muy bien, le encantaba que le cocine, le encantaba estar conmigo, a mí me encantaba estar con ella, hasta que apareció María.

Esta más fresco cerca del río, hacía meses que no venía por acá, me siento en un banco atrás de los restaurantes, mientras busco una buena canción que ambiente este momento de reflexión, siempre mi lado hijo de puta nace cuando estoy con una buena chica y mi lado sensible sale cuando estoy ante una hija de puta, no sé por qué, como dije antes soy el extremo opuesto de mí mismo, el ying y el yang, el negro y el blanco, nunca pensé que iba a encontrar a alguien comparable con Cinthya, luego de tanto pensarlo, llegue a la conclusión de que realmente no me importa, no dependo de nadie para vivir, no dependo de vos para seguir de pie, así que la vida fluye, las mujeres vienen y se van, los árboles que mueren en otoño renacen en primavera, todo sigue su curso, nada va a llenar este vacío más que yo, acordate sos el único que domina tu propio mundo, pero no podes hacer nada para dominar el de los demás, eso no depende de nosotros, es lindo recordar, pero es mejor no saber que te deparara, necesito una cerveza en un buen bar, es todo lo que necesito, mi alma me lo pide.

Sinceramente espero que me choque un taxi al cruzar la calle, así podré dormir por las noches, no es un instinto suicida, es un pedido de ayuda, odio el insomnio.

Comentar