Putana

 Es la mañana del viernes. Putana siente el sabor de la hiel en el paladar. Es su cumpleaños número cuarentaicinco, pero como siempre ella continúa en el etílico estado de la soledad, viviendo de las migajas de amor que logra vender día a día, y ese día, no iba a ser diferente. Se incorpora, realiza la misma rutina sistemática de todos los días. Hace treinta años que la practica. Pero ahora al mirarse al espejo observa la figura de una mujer totalmente desconocida para ella, el tiempo a sembrado su rostro, y el maquillaje cae pesado sobre el mismo, tratando de tapar los surcos que le hicieron mella en la vida. Putana se viste con desgano: tacones altos...

Leer más: Putana

Locura

Alma a media noche, volvió a ver el trasatlántico, blanco, hermoso, siempre envuelto en aquella bruma nacarada. Cada vez que lo veía pasar, un hálito de paz se incrustaba en el ambiente, ella se dejaba envolver por esa inmensa calma, y no perdía ni un detalle del mismo, desde que lo veía aparecer hasta perderlo de vista. La visión llegaba en cualquier momento, en cualquier lugar, unas veces sentada en el comedor, otras en su cuarto de...

Leer más: Locura

La edad de la ceguera

Vuelve en sí y siente un estruendo indefinido, vertiginoso, un bisbiseo eterno en los oídos.  Le late la cabeza en forma violenta, decenas, cientos de pares de ojos mirándolo, un nudo amargo en la garganta no lo deja respirar. Parece que se hubiera detenido el tiempo por un minúsculo instante, y no es capas de liberarse, trae el color de la allanamiento y el dolor tatuado en todo su desnudo cuerpo. Su sexo libre oscila con el viento. Ellas no lo miran...

Leer más: La edad de la ceguera

Los Jilgueros

ALCÉ los ojos hacia la pared humedecida por la lluvia y miré instintivamente el viejo reloj que colgaba al lado de mi cama, << Ya faltan solo dos horas para la medianoche >> pensé, y observé el abismo del cielorraso polvoriento de telarañas, que se entremezclaban con la oscuridad densa de esta solitaria habitación, atravesada únicamente por la radiación blanquecina de una luna cruel que penetraba por la ventana. Sumergido en...

Leer más: Los Jilgueros

El paso

CUANDO Miguel Cifuentes sucumbió en su dolor, algo en lo más íntimo, profundo e insondable, explotó en su corazón. No pensaba en cómo, dónde o porqué, no experimentó nada extraño o raro, y no percibió ni un gramo de tristeza ni infelicidad. Solo un confuso sentimiento de neutralidad volátil sé posesionó de su ser, iba y venía en forma horizontal, muda, progresiva y desembocaba en el...

Leer más: El paso

Médico de Pueblo

ERA más de medianoche y el médico no llegaba, Ana Cristina se revolcaba en medio de una angustia flemática y un dolor que le punzaba su preñez. Felipe Carranza, su esposo, había ido hasta el pueblo para traerlo, pero el mal temporal y los achaques del viejo galeno, lo retrasaron e impidieron que llegara a tiempo. Cuando finalmente lo hicieron, al filo de la aurora, ya era demasiado tarde, la niña había nacido, y Ana Cristina se había...

Leer más: Médico de Pueblo

En blanco

En el principio no era nada. Era aun antes de empezar. A ese principio me refiero. Después, cuando la vi blanca, vacía, virgen, nació su futuro, su destino. Un final cierto que a su vez podía ser otro principio aunque ella no lo sabía y yo no hubiera podido dibujarlo con precisión. La hoja en blanco lo presentía y lo confirmó cuando me vio mordiendo el extremo de la lapicera, pensativo, a miles de kilómetros de distancia.Me...

Leer más: En blanco

Ciclos

"Era una noche bochornosa, una noche más en aquel ardiente y asfixiante desierto. El grupo se alistaba. Era el día decisivo. Aquél en que cambiarían los papeles.""El calor agobiaba. Poco a poco, y uno por uno, fuimos saliendo los miembros del grupo revolucionario""Del interior de una cueva sacamos nuestras armas y, en silencio, comenzamos a avanzar hacia la aldea que nos había visto crecer, y que ahora nos vería como sus...

Leer más: Ciclos

Airbag

Un azulado cielo cubrió mi cabeza justo al salir de mi oscura casa. A esa hora no pasaba ni un alma por la calle y sólo habitaba el ruido de la gran avenida circundante, en esa iluminada tarde de sábado.Al pasar junto a la casa vecina pude escuchar los gritos desesperados de la sobremesa, y pude compadecerme de los infantiles llantos que emanaban de una pieza. Al doblar la esquina pude contemplar la montaña y el infinito manto azul que la cubría. Esa...

Leer más: Airbag