El paso

CUANDO Miguel Cifuentes sucumbió en su dolor, algo en lo más íntimo, profundo e insondable, explotó en su corazón. No pensaba en cómo, dónde o porqué, no experimentó nada extraño o raro, y no percibió ni un gramo de tristeza ni infelicidad. Solo un confuso sentimiento de neutralidad volátil sé posesionó de su ser, iba y venía en forma horizontal, muda, progresiva y desembocaba en el vórtice de pensamientos sin sentido.Al principio no sabía si era él mismo o si se transformó súbitamente en una persona totalmente diferente, pues en ese momento le parecía que le faltaban sus olores y sabores...

Leer más: El paso

Médico de Pueblo

ERA más de medianoche y el médico no llegaba, Ana Cristina se revolcaba en medio de una angustia flemática y un dolor que le punzaba su preñez. Felipe Carranza, su esposo, había ido hasta el pueblo para traerlo, pero el mal temporal y los achaques del viejo galeno, lo retrasaron e impidieron que llegara a tiempo. Cuando finalmente lo hicieron, al filo de la aurora, ya era demasiado tarde, la niña había nacido, y Ana Cristina se había...

Leer más: Médico de Pueblo

En blanco

En el principio no era nada. Era aun antes de empezar. A ese principio me refiero. Después, cuando la vi blanca, vacía, virgen, nació su futuro, su destino. Un final cierto que a su vez podía ser otro principio aunque ella no lo sabía y yo no hubiera podido dibujarlo con precisión. La hoja en blanco lo presentía y lo confirmó cuando me vio mordiendo el extremo de la lapicera, pensativo, a miles de kilómetros de distancia.Me...

Leer más: En blanco

Ciclos

"Era una noche bochornosa, una noche más en aquel ardiente y asfixiante desierto. El grupo se alistaba. Era el día decisivo. Aquél en que cambiarían los papeles.""El calor agobiaba. Poco a poco, y uno por uno, fuimos saliendo los miembros del grupo revolucionario""Del interior de una cueva sacamos nuestras armas y, en silencio, comenzamos a avanzar hacia la aldea que nos había visto crecer, y que ahora nos vería como sus...

Leer más: Ciclos

Airbag

Un azulado cielo cubrió mi cabeza justo al salir de mi oscura casa. A esa hora no pasaba ni un alma por la calle y sólo habitaba el ruido de la gran avenida circundante, en esa iluminada tarde de sábado.Al pasar junto a la casa vecina pude escuchar los gritos desesperados de la sobremesa, y pude compadecerme de los infantiles llantos que emanaban de una pieza. Al doblar la esquina pude contemplar la montaña y el infinito manto azul que la cubría. Esa...

Leer más: Airbag

Tarro de mandarina Quaker

Mis dedos ya autómatas al zapping se estaban aburriendo de gastar las yemas del control remoto. De pronto, una panza flácida se excitó pidiendo a gritos satisfacer su libido gástrica. Era la mía y recién me había dado cuenta. Pero ¿por qué? ¿Habría sido por haber curioseado un ratito a las conejitas del Playboy Channel o a las sadomasoquistas de Cinemax? No. En el fondo me dan asco, es por eso que prefiero mil veces...

Leer más: Tarro de mandarina Quaker

La última línea

(Para el maestro Cortázar) Llevaba algún tiempo leyendo la novela. En el tren de regreso a la finca volvió a abrir el libro, que iba interesándole cada vez más a medida que la descripción de los personajes avanzaba.Esa tarde, luego de preguntarle al mayordomo si su mujer había dicho algo o llamado desde la cabaña, entró sin más novedad en la quietud de su estudio que daba hacia el bosque de los cardos. Se...

Leer más: La última línea

Viruta

La noche ofrecía diáfana un punteado de estrellas cuando Tino salió de su carromato para dirigirse a la gigantesca carpa. Era fin de temporada y pronto el efímero paso del Circo, dejaría solo huellas  de su estancia en el terreno.Mientras caminaba hacia la entrada de artistas, podía escuchar las rachas de risas y aplausos que provenían del numeroso público que había concurrido a la ultima función. Está...

Leer más: Viruta

Muni

De la serie cuentos de una hoja para adolescentesHabía épocas en el año que se lo veía con frecuencia casi perfecta, era cuestión de asomarse y verlo, a la misma hora, un poco después de anochecer cuando el tiempo era calmo, el tipo era un reloj.Su pequeña y delgada figura parada junto a la columna de alumbrado de la esquina eran como una estampa, cerca del cordón, mirando hacia uno y otro lado, sin apuro, como buscando a alguien...

Leer más: Muni