En algún lugar de este país.

 

Nacer en un país sin muchas opciones hospitalaria, sanitarias, desasistencia social y carencias de todo tipo. Sin embargo las circunstancias que rodeaban su nacimiento no dieron más que una sola y única elección tan fortuitas a un lugar baldío, donde la convivencia de humanos y animales de este tipo es normal aquel lugar repleto de aves negras, sedientas, hambrientas que se picotean y pelean por trozos de carne putrefactas, estos zamuros carnívoros que surcan los cielos de las ciudades y campos en busca de alimento, allí donde queman la basura, el humo  es muy negro, grisáceo tan denso que tapa el sol, ni los rayos en el día más soleado logra traspasar, permite ver más allá, creando sombras  y figuras  en el viento rapaz;  allí donde suciedad, y todo tipo de inmundicia, alimañas y miseria humana que la tierra jamás allá querido concebir. Pero es propio del hombre y su creación, de su obra qué a veces parece interminable.

 Esto que muestro en letras, no es ficción, son las realidades a la que se enfrenta la juventud de hoy en día, sin recursos, que viven y sobreviven en rellenos sanitarios, prevaleciendo la ley del más fuerte. No son millones ni miles pero son cientos de jóvenes que la desgracia los ha tocado, ellos buscan entre la basura cualquier cosa que les sirva, tanto para  vender, vestirse y principalmente comer.

 Cualquier coincidencia con el presente y la realidad social del país, no es simple casualidad. Este escenario se vive a diario en cualquier parte del país.

-Evento inesperado.

La joven Raquel, desnutrida y hambrienta le ha llegado el tiempo y la hora. En un parto desasistido, difícil, extenuante, su primera y última vez; lucho hasta no poder con una fuerza tan viva, que solo una madre puede explicar. La criatura que está por nacer lucha por su vida lleno de fuerza vital que desde adentro el vientre de la madre lloraba por su supervivencia. El desgarre carnal, fue de tal grado que desangro a la madre, que hasta su último aliento de vida, pujó y pujó con gran fuerza y tomando al niño con ambas manos lo saco de su vientre, lo abrazo y colocándolo en su pecho y en un abrazo maternal dijo… Dios este es mi hijo,  nacido y concebido por la lujuria depravada de hombres que depositan en su alma espíritus malignos de maldad y odio. Dios no permitas que este ángel caiga en desgracia, concédele la bendición de vida y no permitas que mal alguno caiga sobre él. Misericordia mi señor te pido en mis últimos momentos que yo aun siendo muy joven no pude conocer más futuro, siendo mi presente y final estos últimos momentos de dolor y felicidad. Dios mi señor solo te pido y espero que mi semilla, sea fructífera y logre un cambio en este mundo hostil, lleno de perversidad y maldad que es lo único que he conocido en mi corta vida. Hijo amado, te amo y te amare por siempre, te bendigo, nunca será un adiós, porque siempre estaré a tu lado cuidándote, desde donde este.

Fue su último aliento y suspiro.

--Hasta pronto bebe te amo.

Tal incierto es el destino, tan efímero, que hace que la vida sea como en un juego de azar. No sabemos si seremos favorecidos o muy desgraciados.

Tan fuerte fue su llanto que el eco del bebe fue retumbando en  aquel lugar, aquel valle rasgado por la desidia. Aquel llanto escuchado por los lugareños, recolectores de basura de los alrededores.

 Una pareja de ancianos atraídos por el llanto del recién nacido, llegaron al lugar donde la  madre del bebe yacía sin vida.

-Purita- una vieja anciana y Luis su acompañante… Luis, Viejo, viejo, escucha por allí se oye el llanto de un niño.

Luis-  si vieja lo escucho, ese bebe llora duro, no será una gata en celo, cuando están buscando pareja maúllan como bebes,

Purita- um jun, viéndolo con la expresión de los incrédulos, movía la cabeza hacia los lados, !viejo loco! yo se reconocer el llanto de un muchacho, he tenido ocho y sé muy bien lo que oigo, vamos viejo es por allá, detrás de aquella pila de tambores de aceites arrumados,

Luis- !vamos pues¡ pero para mí creo que son gatos…llegando al sitio.. ¡ Vistes viejo, vistes yo  te dije! Es la joven Raquel pobre joven, tan sola, porque tienen que pasar estás cosas.. Asombrados y consternados viendo la escena, tomaron al bebe con rapidez, Purita destrozando parte de su vestido, envuelve al bebe con rapidez, y Luis  con el filo de una vieja  botella rota con habilidad de experto cirujano, corta el cordón umbilical del bebe que todavía unía a su madre fallecida. La anciana de tés curtida con sus mano arrugadas cuya piel mostraba la crueldad del tiempo, cerró los ojos de la joven madre  fallecida que en sus ojos aun destilabas pequeñas lagrimas del dolor y de un adiós inesperado. Purita  persignándose, oro, oro, profundamente por el alma y el espíritu de la joven Raquel.

Purita. La anciana recolectora, Cargando al bebe en sus brazos lo cubre del sol que brilla con tal intensidad que quema la piel, ¡mira! Luis,  es un niño. De piel morenita y ojos claros aguarapaos como café  clarito color ámbar, de cabello castaño claro lizo y escaso parecido a las barbas del maíz.

-    Purita. Pensando en sus adentros. Ay mi Dios tu que lo sabes todo ten misericordia de este bebe y dale mejor vida y oportunidades a esta criaturita tan inocente y carente de maldad.

-      Luis, que pasó vieja, estas tan callada, que te pasa. Tu que hablas tanto.

-      Purita, aquí viejo pensando, pensando en el futuro y en un nombre fuerte como su voz y su llanto, pensando el nombre de esta pobre criatura, Dios con tu bendición pondré por nombre a este bebe moisés, en honor a aquel hombre justo de los primeros tiempos del génesis que condujo a su pueblo a la liberación del opresor dictador de Egipto. Mi Dios son santas y sabías tus escrituras, dios protégelo y bendícelo por siempre.

En un gesto de humanidad y amor al prójimo, tomaron y cuidaron, criando al niño como si fuese su propio hijo.

La gente de estos lugares, acostumbrados a ver cosas como estas, se hacen de la vista gorda, ignorando lo que pasa su alrededor, no les importo la llegada del nuevo inquilino ni sintieron curiosidad.

 Nadie es dueño del tiempo, el tiempo marca su propio compás en las partituras del libro de la vida. Cinco años que pasaron de aquel triste pero jubiloso momento, que sin embargo fue el comienzo de una serie de eventos que  cambiaron de por vida aquella soledad que envolvía a los pobres ancianos. el tiempo pasa rápido, como un amanecer o una tarde crepuscular.

Sin embargo moisés, se crió en la zona entre penurias y necesidades que forjaron su carácter como un niño de fuerte personalidad, precavido y atento, que ayudaba a los ancianos pese su corta edad en lo que podía. Algunas veces  cargando agua, y otras ayudando a los ancianos a separar de la basura materiales útiles para la venta. De esta forma se ganaban la vida los viejitos.

Moisés, sentía curiosidad y siempre preguntaba a la abuela purita quienes eran sus padres, la abuela sutilmente le respondía con  cariño, que no sabía del padre, pero de su mama, sus respuesta eran diferentes por que al recordarla le nublaba la vista con algunas lágrimas de cristal salino.

                       -Decisiones difíciles-

-Moisés. Abuela purita, como era mi mami Raquel. Cuéntame o través como se fue volando al cielo en las alitas de los pajaritos del cielo.

-Purita. Ay mi niño, tu mama era una niña muy hermosa, con una carita morenita, perfiladita muy hermosa, así como la tuya, tan alegre y soñadora. Ella quería salir de aquí y aprender cosas nuevas,  estudiar para ayudar a la gente a leer, escribir y muchas cosas mas. Ella siempre hojeaba las revistas que la gente de allá afuera desechaba por rotas y viejitas. Y eso la hacía muy especial. Hijo, los sueños son la razón de la vida. Y que es la vida sin un sueño, sin algo los motive a salir adelante. Hijo mira a los pajaritos, quizás por instinto o por que dios lo permite que sea así, sueñan con un amanecer todos los días, al amanecer susurran entre las ramas de los arboles el nacimiento de un nuevo amanecer, viviendo día a día como si fuere único, y de encontrar una parejita para hacer nidos, poner huevos y ver nacer los polluelos darles de comer y que nazcan fuerte como sus padres y volar libre por los cielos y seguir soñando.

A si fue tu mami, mi  bebe, buscando un sueño para ti y a todos nosotros, subió en las alas de un hermoso colibrí volando al cielo para ver y cuidar de tus sueños mi pequeño niño.

-Moisés. Ay abuelita purita,  nunca me cansare de escuchar lo bella que era mi mami Raquel y de los pajaritos del cielo.

-purita. Moisés hijo quiero que sepas que nos cambiaste la vida y siempre te vamos amar como si fueres nuestro hijo y jamás te haríamos daño alguno.

Moisés al ver lágrimas en los ojos de abuela se acerca poquito a poco y se sienta en las piernas de la anciana y recostándose en su regazo, alza su pequeña mano enjugando las lágrimas de la cara de la anciana con sus pequeñas manos. Le pregunta?

-Moisés. Por qué lloras tu sabes que yo te quiero mucho abuela y me porto bien, acaso hice algo que te entristeciera.

-Purita. Hijo mío tu eres como un angelito y no me has hecho nada, solo nos has dado felicidad.

¡Hijo! tu eres un hombrecito ya, y debes entender que lo que hacemos es por tu bien; dentro de poco  vendrán unos señores que son muy buenos y te llevaran a una casa grande donde hay otros niños que serán tus amiguitos y vivirás con ellos como si fueren hermanos. Allí aprenderás a leer y a escribir, crecerás siendo un hombre útil a la sociedad, y el tiempo te dirá y te ayudara a tomar decisiones difíciles e  importantes, llenas de valores y principios buenas para ti y los que estén a tu alrededor.  

-Moisés. Abuela pero por qué? Yo estoy bien aquí y me siento feliz con ustedes y no me quiero ir.

Purita- hijo es lo mejor para ti y a tu madre le hubiere gustado esta decisión que tomamos por tu bien.

---Nadie escoge el país y el lugar donde nace, la vida es así y esa responsabilidad depende de los padres que los engendra. Pero esta condición nunca se cumple. Pero en este  caso ni lo uno ni lo otro, la incertidumbre fue el manto que envolvió a Moisés. Al tiempo las autoridades gubernamentales se hicieron cargo del pequeño Moisés, pero Dios y el universo en su eterna sabiduría decidieron cambiar la suerte del pequeño.

...Las vueltas que da la vida…

Andrés y marina, un joven matrimonio que tuvieron dificultades en concebir hijos decidieron adoptar a un pequeño.

Hay cosas en el mundo que los seres humanos poseemos y la conexión de Moisés con la joven pareja fue instantánea solo basto un momento, un cruce de miradas y el milagro se dio.

  Su suerte cambio para siempre, su historia, su precario nacimiento, todo ello fue como la semilla que nace rodeada de maleza, infortunios y que su fortaleza y espíritu de sobrevivencia prevalece ante las adversidades, es esa fuerza interna, esa luz, el llanto lleno de energía todo eso cambia los momento de la vida misma. Moisés como muy pocos le toco la suerte de nacer en un hogar pleno de amor, principios, valores y virtudes. Moisés consiente de su lugar de origen, nunca olvido aquel lugar donde la sociedad desecha lo que no es útil, pero las esperanzan nunca desfallecen.

 

La gente de esos vertederos, también merecía una oportunidad, esa sociedad del olvido merecía un cambio, y su experiencia de vida es ejemplo de ello. Moisés estudio y se formó académicamente, como administrador, contador y un destacado educador. Él sabía que la luz que brillaba dentro de si debía ser difundida para ayudar a los demás, busco ayuda en otras instituciones. Moisés fundo una institución sin fines de lucro con el nombre de abuela Purita y Mama Raquel. Esta institución tuvo como finalidad ayudar a los más necesitados que viven en vertederos de basura y a los hijos de estos a inscribirlos en escuelas insertándolos en la sociedad. Así el logro conseguir financiamientos para reparar escuelas y enseñar en las mismas. Y dar ejemplo de vida de su propia experiencia.

 

Comentar