LA ILIADA. LA MUERTE DE HÉCTOR

 

Héctor es uno de los personajes principales en el poema homérico de la Ilíada. Como comandante de las fuerzas de la ciudad de Troya, su contribución a la resistencia frente al ejército griego fue decisiva. En la obra, Héctor se sitúa como el personaje antagonista de Aquiles, además de en el campo de batalla, en el carácter. Mientras que la Ilíada comienza haciendo referencia a Aquiles, termina con la muerte de Héctor y la de Aquiles después.

Con la perdida de Patroclo su amigo y amante masculino, por muerte a manos de Héctor y de Briseida su amante femenina porque se la quitó Agamenón, Aquiles no quiere regresar a la lucha a pesar de los ruegos del ejército griego. Pero al fin, furioso por la muerte de su amigo amante se pone su armadura y sale a desafiar a combate a muerte al héroe troyano, este se esconde por miedo al héroe griego pero, Aquiles encontró a Polidoro, hermano de Héctor y le dio matarile sin compasión; entonces el troyano acepta el combate y se enfrentan los dos solos frente a las tropas. Después de largo tiempo de lucha con espadas y escudos, deciden enfrentarse con las lanzas, es con esta que Aquiles ensarta a Héctor por debajo de la mandíbula y lo levanta del suelo, así clavado en la punta de su lanza.

 

Muerto Héctor, Aquiles lo amarra por los pies y lo ata a su carro de guerra, y lo arrastro varias veces dando la vuelta a la ciudad amurallada de Troya. Después el cuerpo queda a la intemperie expuesto al sol y los animales por doce días. El dios Apolo lo cubre para que no se corrompa ni lo devoren las fieras. Príamo rey de Troya y padre de Héctor, suplica a Aquiles que le devuelva el cuerpo para hacerle el rito funerario con honores y este acepta. No dije entierro porque no era la costumbre, más bien los cuerpos los quemaban en una pira funeraria, o sea como un asado de humano pero que nadie se comía después.  Y como a todo marrano gordo le llega su Nochebuena, en el próximo capítulo le toca el turno a Aquiles.

Comentar