Mi media Luna

Gotas de lluvias, “sacuden los ventanales”, golpeando con suavidad sobre el techo de la casona antigua. Unas manos temblonas, intentan llevar a la boca su pipa, los dedos se deslizan sobre los vidrio para “delinear un corazón”, su mirada queda prendida allí; en las pasivas partículas que le evocan “aquél día”… su cuerpo agobiado por los años ¡se estremece!, sus ojos azules son invadidos por; chispas de llantos que caen sin prisa, hasta bañar sus mejillas, sus reflexiones son embriagadas por; un sustantivo propio; José Luís - ¡Oh Dios mío! ¿Sabes bien de cuantas lacras soy poseedor? No soy digno de...

Leer más: Mi media Luna

¿Y tú lo sabes?

No podía ser. Era imposible. Por más que leyera y releyera la crónica del diario no acertaba a conseguir entenderla, era como si las letras se hubieran vuelto locas de repente. Algo como lo que debieron pensar en su momento, los primeros que vieron a un grupo de jóvenes bailar el twist. Peor aún,  porque supongo que ellos  estaban viendo algo nuevo, raro y un tanto “cargadito de maneras”. Pero sabían que era un baile. Lo...

Leer más: ¿Y tú lo sabes?

De nuevo, ¡lunes!

Lunes, hoy es lunes, otro lunes más, Dios mío, es que no se acabarán nunca los lunes. El hombre está cansado muy cansado. Las manos le duelen de tan apretadas que las ha mantenido durante las 8 malditas horas que ha durado la jornada laboral. .Durante las dos horas  que, por fuerza, ha pasado en el Metro, una por la mañana para llegar  al despacho de “Arquitectos Innovadores”, del que por cierto es socio,  y,  otra por la...

Leer más: De nuevo, ¡lunes!

Esperanza aplazada

El cristal en el ventanal del consultorio me devuelve el reflejo de mi propia imagen, miro ese rostro envejecido a fuerza de tanto estudiar, de noches interminables y desquiciantes en vela aprendiendo, repasando, tratando de comprender y de memorizar. Mi  vista vagabundea registrando los detalles de esta bata inmaculada, advirtiendo la delgadez de mi cuerpo, las manos  hábiles para explorar pero tan vacías de otras manos, de otro cuerpo, de otra alma… Dejo...

Leer más: Esperanza aplazada

El llamado de la selva

Como un pubis vegetal, un tramo de selva se enclava en medio del desierto arenoso y tórrido de la llanura africana. Cruzando los límites imprecisos y notorios, demarcados por el verdor de las plantas y las palmeras, se extiende el sol que hacia lo lejos, recalienta el paisaje sin sombras. En esta parte, donde el mismo sol se filtra entre el follaje de un claro abierto por la mano del hombre, una sucesión de chozas de barro y paja se alinean al costado de un camino liso...

Leer más: El llamado de la selva

La muerte civil (o la rebelión de las palabras)

(Si siguiéramos el impulso de las palabras cuando claman libertad, seguramente seríamos más justos y sinceros en nuestras pronunciaciones). Recuerdo que de vez en cuando alguien se moría en el pueblo. Entonces la solidaridad de las gentes brotaba espontánea en derredor de los deudos. Y nosotras, las palabras, acudíamos a los llamados y agradecimientos por medio de tarjetas y páginas necrológicas. Pero en aquella oportunidad, la...

Leer más: La muerte civil (o la rebelión de las palabras)

La mujer de medias con costura

Cuando vi las líneas negras, de las costuras de sus medias, los pies calzados en esos zapatos negros de taconcito cuadrado, la falda oscura a la altura de las rodillas, el tapado claro de paño pesado. Rápidamente rememore, aquella imagen que quedó grabada en mi memoria,  a pesar de tantos años pasados. Una tarde de invierno, acompañaba a mi mamá, que iba  a la tienda del Hugo Abrahán, por la vereda aún de tierra de...

Leer más: La mujer de medias con costura

Nacimiento

La mañana en que Nito se marcho, Seleste supo que no lo volvería a ver, y la soledad sería su compañera. Pero al escuchar los mensajes, que Nito le dejo, supo tolerar con entereza la ausencia del hombre que amaba. En los últimos días su fortaleza comenzó a hacer agua, le costaba soportar la desaparición de Nito, quizás fuera por la proximidad del parto. Sabía que necesitaba ayuda, decidió, que para estos...

Leer más: Nacimiento

La antesala del Cielo

Dos mujeres se encontraron, de pronto, sentadas en la antesala del cielo. Enmudecidas por la sorpresa, se miraron con extrañeza sin comprender del todo lo que hacían ahí. Entonces, cada una por su lado, recordó el momento previo a su muerte. La primera en llegar, quien por cierto tenía una belleza y distinción dignas de reconocerse, miró disimuladamente a su compañera de espera mientras hacía un repaso de lo que fue su vida...

Leer más: La antesala del Cielo