Mi hija y mi sobrino son hermanos

Hace unos días estuve a punto de suicidio, hoy cambié de idea, lo que quiero es matar a un maldito que estuvo metido varios años en mi vida y a quien coloqué en un pedestal como si fuera un santo… o un héroe: el descastado de mi marido. Cuando mi hijo estaba por cumplir los dos años, ese que esa mi esposo me convenció de la necesidad de viajar a otro país, a buscar mejores oportunidades de trabajo, por el bien de los tres; le creí y él viajo. A los pocos meses a mi hermana se le ocurrió que también necesitaba cambiar de país porque en el nuestro jamás iba a progresar; en la familia todos le colaboramos para que realizara su...

Leer más: Mi hija y mi sobrino son hermanos

La garza y el toro

La tarde en la dehesa es luminosa. El dorado reflejo de las palmeras, que recorren el camino hasta el cortijo, amenaza quemarlas con su brillo. El sol manifiesta el amarillo de la siembra ya recogida. Serán las ocho de la tarde y a esa hora donde se está bien es en la mancha de encinas, junto al abrevadero y pegada al camino. En ese momento pasean las señoras de los alrededores, con su caminar rápido y sus zapatillas ligeras. Ellas siempre pasan andando y...

Leer más: La garza y el toro

Inés y la pintura celestial

Siempre que me encuentro en medio de situaciones difíciles recuerdo con peculiar nostalgia aquel día en que sintiéndome abrumada por completo debido a los problemas familiares, económicos y personales, que cayeron sobre mí como una avalancha, cosía prácticamente con impotencia las prendas que debía confeccionar por encargo. Labor que no realizaba normalmente pero que, dadas las circunstancias y las deudas por pagar, no me había...

Leer más: Inés y la pintura celestial

El derrumbe

Permanecía sentado en esa imponente y gran silla que ocupó durante años frente al escritorio de madera fina vencido por el gran peso, parecía ajeno e inmune a lo que sucedía a su alrededor, a lo lejos, se escuchaba el eco de las voces, lejanas todavía pero presentes. Su vista estaba perdida en el horizonte, antes, en ese punto se levantaba un muro repleto de títulos, reconocimientos y diplomas que ahora estaban dispersos y rotos junto a...

Leer más: El derrumbe

Trigal

El inicio de agosto anunció la primera cosecha y arrojó al mundo a Constantino. La tierra repleta del dorado de los trigales presumía su fertilidad por todo lo alto igual que Serapio, quien, orgulloso, salió de la habitación con su primogénito en brazos mostrándole a todos los presentes la delicada belleza de aquel pequeñito de piel rosada y tierna figura que dormía placenteramente después de la batalla librada para...

Leer más: Trigal

La caja de Pandora

Esta historia me encanta, pero no me pongan cuidado por lo que digo al final, es sólo mi punto de vista. No los demoro más, la leyenda es como sigue. Prometeo, un buen muchacho, obediente y juicioso, convivía con Pandora, una chica linda y tonta (así me la imaginó pero ustedes pueden crear otra imagen) Pero también esta Epimeteo, hermano del primero y el polo contrario de su hermanito. Debo advertir que el mismo mito varía de ciudad en...

Leer más: La caja de Pandora

Como empezó La Iliada

Me parece que estoy comenzando la MITOLOGÍA GRIEGA por el final. De pronto, si la idea resulta, ordenaré los artículos de manera más lógica, tal como aparece en los innumerables tratados de Mitología seria. Recuerden que esta va un poco en broma pero basada en la historia oficial. La manzana de la discordia La historia comienza con una rumba en el Olimpo. Zeus, el padre de casi todos los dioses, ya les hablaré de este señor, al...

Leer más: Como empezó La Iliada

Mi media Luna

Gotas de lluvias, “sacuden los ventanales”, golpeando con suavidad sobre el techo de la casona antigua. Unas manos temblonas, intentan llevar a la boca su pipa, los dedos se deslizan sobre los vidrio para “delinear un corazón”, su mirada queda prendida allí; en las pasivas partículas que le evocan “aquél día”… su cuerpo agobiado por los años ¡se estremece!, sus ojos azules son invadidos por; chispas...

Leer más: Mi media Luna

¿Y tú lo sabes?

No podía ser. Era imposible. Por más que leyera y releyera la crónica del diario no acertaba a conseguir entenderla, era como si las letras se hubieran vuelto locas de repente. Algo como lo que debieron pensar en su momento, los primeros que vieron a un grupo de jóvenes bailar el twist. Peor aún,  porque supongo que ellos  estaban viendo algo nuevo, raro y un tanto “cargadito de maneras”. Pero sabían que era un baile. Lo...

Leer más: ¿Y tú lo sabes?