El Final Adecuado

Estaba enterrado en vida.  Encima de él y a sólo unos 10 ó 12 centímetros se hallaba el techo del piso superior.El terremoto lo había encontrado en el sótano de la empresa buscando unos archivos para el jefe del periódico donde trabajaba. Era el único allí  en  el justo  instante  en  que  se desató el violento movimiento sísmico.Creyó  que iba a  morir y  se refugió bajo una mesa  --que obviamente fue destrozada en mil pedazos--  que según él pensó, le había salvado la vida "en cierta forma".Su cuerpo  había  quedado ...

Leer más: El Final Adecuado

La mujer de cemento

No era nuevo para nadie ver la estatua de cemento aferrada al Parque de la Luz, con la piel serena y gris, y una silueta delineada en trazos de carboncillo, nada torpes para ser tan estáticos como la mirada reveladora en su rostro inmóvil y sus labios impávidos a punto de sonrisa.  Moldeada por las manos de un artista sin nombre que quizá la había hecho a imagen y semejanza de su amada, en una época en la que así eran los amores, sublimes...

Leer más: La mujer de cemento

Con la fuerza del cariño

Al principio, cuando me desperté todo parecía igual. Como todos los días, me levanté de la cama y me dirigí al lavabo. Una vez allí, abrí el grifo del agua fría, puse mis manos de manera que formaran una cavidad y dejé que se llenaran de agua hasta rebosar. Siempre hacía lo mismo: me restregaba la cara con agua una vez, volvía a coger agua y por segunda vez me refrescaba la cara. Sin embargo, ese día, por...

Leer más: Con la fuerza del cariño

¿Dónde está Caronte?

La vida bullía en cielo mar y tierra. Los hombres habían logrado dominar a la Naturaleza en todas sus formas. Las fuerzas ocultas dentro de los elementos otrora desconocidos habían desvelado sus secretos. Ningún poder sobrehumano podía dominar al hombre en su ascensión hacía el conocimiento Absoluto. Quizá, esa fue la causa de lo que ocurriría después. Se cree que, al desencadenar fuerzas desconocidas e incontrolables por...

Leer más: ¿Dónde está Caronte?

Biografía de la Muerte

Esa era la realidad, ¡mi dolorosa realidad! Los cuatro especialistas renombrados, de las cuatro clínicas renombradas habían coincidido en lo mismo. El tumor maligno que se había aposentado en mi cerebro crecía a pasos agigantados, como un molesto morador ¡inoperable! En lo que también estaban de acuerdo era en el tiempo probable que me quedaba de vida. Máximo tres meses, -habían diagnosticado-Yo era joven, no llegaba a los...

Leer más: Biografía de la Muerte

Clon

Antes de cumplir los dos años de vida, se me insertaron todos los conocimientos  almacenados en el cerebro de quien me había dado ésta. Por supuesto,  no se trató de mi padre  ni de mi madre biológicos, puesto que, eran, en este caso, los conocimientos y las vivencias de mi vida anterior antes de ser clonado.La cuestión era esta, acababa de cumplir apenas los  cincuenta años, ya había sufrido dos ataques coronarios...

Leer más: Clon

Los apuros de la Muerte

Dígase lo que se diga, jamás había existido problema semejante, ¡vaya! Ni siquiera algo que pudiese considerarse extraño, y no había ninguna razón para ello.Dentro del esquema habitual y preciso que se iba conformando segundo a segundo en el singular mundo donde se desempeñaba, no había ocasión para ningún error, sin embargo, algo extraño estaba ocurriendo y, precisamente, ese era el problema que hoy...

Leer más: Los apuros de la Muerte

El filósofo y la muerte

Cierto día, al mediar la tarde, a la sombra de un frondoso árbol y sentado sobre una dura roca, hallábase un viejo filosofo meditando sobre los recónditos arcanos de la existencia mientras contemplaba el discurrir murmurante de las aguas claras de un tranquilo arroyuelo.Era una tarde serena. El cielo límpido, de un azul resplandeciente, servía de fondo a pequeñas manadas de nubes que transitaban perezosamente por las profundidades impelidas...

Leer más: El filósofo y la muerte

El Destino y la Muerte

El último rayo de sol se ha extinguido de golpe, como si hubiese sido ocultado de pronto por una mano densa y oscura. La noche, que como siempre, con su paso etéreo y sombrío ha venido acercándose a su eterna cita, parece retraerse en forma imperceptible. La figura sentada sobre un saliente rocoso de la escarpada montaña, es solo un esbozo, difuminado a contraluz del horizonte en penumbra. Al pie de la montaña, el mar golpea con denodada furia como lo...

Leer más: El Destino y la Muerte