Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

Viaje a Ronda

1.                  La pareja Parador de Turismo, ciudad de Ronda.     -¡Ufff!. ¡Qué bien he dormido!. No me he enterado de nada –se regocijaba Antonio. Esto era lo que le hacía falta después de casi un día entero conduciendo. Ahora, recién levantado, una ducha y como nuevo.Abrió de par en par los portones del balcón. Una bocanada de aire limpio y fresco de la mañana se precipitó hacia la espaciosa habitación chocando contra su rostro. Desde este privilegiado enclave, gozaba de una magnífica vista sobre el impresionante Tajo, de...

Leer más: Viaje a Ronda

Bichos

Marsella, jueves 26 de julio del 2001.Los dueños se parecen a sus perros.amoresperros. Alejandro González Iñárritu.  México, 2000. Creo que más que de la cultura, a éstas alturas éstos bichos ya son parte del medio ambiente, de la vida misma.  Son horrorosos, pavorosos, horribles, monstruosos, espantosos, aterradores, espeluznantes, terroríficos, abominables, detestables, aborrecibles, odiosos...

Leer más: Bichos

Extraña Adicción

Para Andrés y Salvatore porque después de vivir mucho tiempo en Marsella aún no son adictos, y para Tatis por ser un adicto desde que lo conozco y enorgullecerse de ello. Marsella, viernes 10 de agosto del 2001.Y yo que creía que en Nuevo Laredo su uso era abusivo.  No había visto nada aún.  Como me dijo un día mi abuela, entre más vive uno, más ve.  En todo Europa especialmente en Francia, creo yo, el...

Leer más: Extraña Adicción

La mirilla

El agente Matos daba vueltas alrededor de la silla. Alrededor de José Carlos. Mientras, sus agentes permanecían sentados sin despegar la vista del pobre joven que temblaba de miedo y de frío.José Carlos siempre pensó que las imágenes de los interrogatorios eran cosa de películas. Ahora sabía que no. Un cuarto frío y maloliente, una mesa corrompida por el polvo y el moho; la clásica lámpara colgando desde arriba...

Leer más: La mirilla

Persecución

Caminó sin desmayo por callejones oscuros,  entre paredes cuajadas de musgos y humedad,  que olían a orín y lluvia descompuesta.  A trechos,  excrementos de perros y de personas que como perros defecan en cualquier lugar,  le iban acechando,  eran pedazos de mierda descolorida y lavada,  marrón clara,  y a veces,  verdosa y peluda como se imagina uno a los habitantes de un planeta húmedo.Llevaba debajo del...

Leer más: Persecución

El Relevo

“¿Chata? ¿Dónde estás?” —preguntó el hombre mientras se desabrochaba el gabán. Al fondo de la casa, ella asomó tras una puerta“¡Ah!, estás ahí. ¿Qué tal el día? ¿Bien? Me alegro. Yo no puedo decir lo mismo. Ya sabes, la oficina. Cada día peor. No sé qué manía les ha entrado a todos con lo de la modernización. Parece como si ya nadie...

Leer más: El Relevo

La Lotería

— Aunque no te lo creas, aquí donde me ves, querida, un día fui millonaria.Las dos mujeres caminaban cansinamente con su escueto equipaje camino del albergue donde intentarían cobijarse del intenso frío húmedo de la noche otoñal y hacerse con un plato de sopa y un aceptable lecho donde reposar sus gastados huesos, hartos ya de recorrer las calles.— Vamos, Petra ¿A quién quieres deslumbrar? Las dos sabemos lo que...

Leer más: La Lotería

La Tierra Prometida

Thomas Djambé sentía que estaba llegando al final del camino y el tiempo transcurrido le parecía una eternidad. Había decidido no continuar. Estaba cansado. Era como un anciano en un cuerpo de treinta años.Allí, acurrucado en un rincón de la sala, con su amuleto rozándole el pecho y la pistola a su lado, no sabía si sus sentimientos eran de miedo o de odio. Miedo al hombre rico, odio al hombre rico. Miedo al hombre blanco, odio...

Leer más: La Tierra Prometida

Abuelo

Hola, me llamo Andrés, ¿o era Gabriel?, tengo 123...años, pues hace 22 que perdí la cuenta y entonces tenía 101. Quizás debería morirme y no molestar más, pero me apetece contaros una historia. Nunca tuve ningún nieto al que contarselas por lo que vosotros me serviréis a la perfección.Era una vez yo, no mejor no. Erase una vez un joven muy apuesto y vigoroso se llamaba... mecachis, hace tan solo unos segundos me...

Leer más: Abuelo