Un lugar

Un día cualquiera, no tan cualquiera en realidad, recibí la invitación a conocer un lugar especial. Sabía algo de él, pero nunca lo había frecuentado.Ante la sombra de la duda, decidí conocerlo y de la mano de quien me invitaba sentí paso a paso la incomodidad, ansiedad o como quieras llamar esa extraña sensación de lo paradójico que es estar allí.Al llegar, una puerta misteriosa se abrió como el sésamo y nos concedió un porcentaje del deseo que queríamos cumplir (aunque yo no tenía la certeza de lo que deseaba de ese lugar).Dos pasos más y a la izquierda, una mirada evasiva pero tranquila de la costumbre...

Leer más: Un lugar

Travesía

Huir del fuego para caer en las brasas.Corrió por los pasillos del aeropuerto porque el avión despegaba inminentemente. Si no se daba prisa, se quedaría en tierra. Había mucho tráfico en la ciudad. El taxista le había asegurado, ante las sonoras y numerosas reclamaciones que le había lanzado, que no podía hacer nada debido al alud de vehículos que poblaban las calles de la urbe. Casi sin resuello y con los nervios a flor de piel...

Leer más: Travesía

La cortina de humo

Una mujer vive atormentada a causa de una separación.La música retumbaba en mis castigados oídos, tantas habían sido las notas y las melodías que había escuchado. Las horas parecían evadirse como empujadas por una fuerza sobrenatural dentro de aquella sala reducida e infestada de humo, mientras Julio me hacía una descripción breve y concisa de lo que era la vida y yo me debatía entre la duda y la razón, entre la...

Leer más: La cortina de humo

Un cuadro rojo con un perro pintado en él

Fue por la culpa en un tigre que me senté a escribir nada, haciéndome la pregunta de porque nunca pienso antes de escribir algo. Claramente guiado por la respuesta a esa pregunta empecé a escribir. Dejando la cizaña atrás, voy a empezar a contar la historia de un cuadro rojo con un perro pintado en el. Empezó con una visita inesperada y unos ojos curiosos que parecían faros en un mar perdido, buscando de que alimentarse en mis alrededores....

Leer más: Un cuadro rojo con un perro pintado en él

Ángel, demonio, realidades y silencios

No es raro que de pronto en el mundo se encuentren dos mensajeros: uno transparente como un reflejo y el otro confuso como una sombra, tampoco es extraño que se encuentren en el instante mismo de llevar a cabo la misión que a sus intereses atañe. Lo extraño es que decidan enfrentarse a campo abierto.  El demonio mira al ángel y lo siente arrogante, altanero, acusador y verdugo. El ángel mira al demonio y lo siente temeroso...

Leer más: Ángel, demonio, realidades y silencios

Sentencias

Una mañana brillante y sencilla de una antigua primavera. Así la estoy viendo, sentado en el umbral de la puerta de mi casa,  abierta de par en par, no existe la inseguridad. Cómodo, saboreo una roja manzana que mi madre me alcanzó, sin olvidar una de sus sentencias! la manzana es buena, tienes que comer mucha fruta!En la vereda de enfrente, Doña Juana, con sendas bolsas colgando de sus manos, conversa animadamente con la vecina nueva. Desde el...

Leer más: Sentencias

El viejo de la montaña

El viejo, un poco cansado, recogió el hilo y dejó la caña a un costado cerca de la orilla.Tomó el grueso piolín donde estaban atravesados los pescados que había capturado ese día y se los cargo a sus espaldas. Levantó el aparejo y comenzó a alejarse.Actuaba sereno, rutinario. Eran tan frecuentes esas visitas al río. Tan frecuentes como necesarias para su sustento. El sol diáfano había corrido a las pocas...

Leer más: El viejo de la montaña

Mi eterno problema

Como siempre en estos casos, como es normal se pensaría que las historias de terror, de acción, de historias, siempre y como es normal son o debieran ser interesantemente catalogadas como historias como la palabra lo indica con contenido...y en todos los casos sin excepción: útiles...ya sea para dar miedo, para comerse las uñas o pochoclos o helados, y pizza de rotisería, o para auto creerse mas intelectual o informado en el mas humilde de los...

Leer más: Mi eterno problema

Conociéndola

El parque estaba inundado de hojas verdes naranjas y rojas, caminos creados por los pasos urbanos eran la guía para cada visitante de tan reciproco lugar.Me senté a lado de una leyente, esclavizada por unas 350 hojas de intriga, amor, suspenso y confusión que reinaban su mirada aterradora casi hipnotizante, demostraba un interés que influía a pensar que por cada 3 hojas leídas eran 6 las que ella analizaba en su mente, esto lo note por las miradas...

Leer más: Conociéndola