Querubín.

Fue de lo más extraño, Querubín.

Aquella noche, caminaba con unos viejos compañeros de estudios, como solía pasar, no habíamos resultado en un plan para una supuesta diversión. Aquella noche tenia pocos ánimos, pues una luna atrás, había terminado la relación con una mujer que estaba y que aun amo, yo buscaba distraer mi mente, ellos, no sé lo que ellos buscaban.

Después de haber caminado lo suficiente para detenernos en una esquina, ya incapaces de dar una respuesta que satisficiere a todos, entramos en una discusión, mi mente daba vueltas, no solo pensaba en aquella mujer, varios proyectos acribillaban mi mente, no obstante, me apaciguaba tener personas cerca, de esa manera no era tan evidente el tormento de sentimientos que me ahorcaban, de hecho, una compañera se enteró de mi caso, estaba al pendiente mío, aunque yo no fuera muy correspondido en el interés que ella me brindaba.

Pasados varios minutos, sin decidir a qué bar dirigirnos, otros dos tipos se unían a nuestro circulo, amigos de una de mis compañeras, de aspecto sociable, parecían agradables, pero en ese momento no tome importancia a ellos, pues de todos modos, rara vez doy importancia, para mí era ese aspecto irrelevante para mi objetivo principal de la noche, “no pensar más”

Unos minutos más tarde, hubo un resoplido de satisfacción, por fin habían decidido algo, los bares de la universidad parecía ser, a concepto de ellos la mejor opción, para mi interés, daba igual- acto seguido, los motores de los autos se encendieron y subimos en ellos directo a los avernos.

Y es que es extraño recordar el sonido del líquido embriagante chocando y formando pequeños torbellinos, el crujido de los cristales chocando entre sí, los desbordantes bajos de la música y el eco despampanante de la luces de la discoteca, hubiera preferido caer lo suficientemente bajo para no recordar lo que hice por mis penas.

Ya con una ciegues marcada, con las menores ansias de bailar, un tipo se me acerco, de aspecto un tanto vago aunque elegante, mirada dispersa e introvertido, unos segundos antes acababa de investigarlo por mero capricho, de manera muy educada se dirigió a mí, lo menos que yo podía ofrecer era igual trato, una temporada con mis tíos me había dotado de todo tipo de destrezas de etiqueta –Me llaman querubín, con una mirada segura y una sonrisa que me fastidiaba, odio ese tipo de sonrisas sin significado.

Un silencio rotundo ovaciono en un instante, yo estaba distraído, por poco interés, y como de rutina, le platique sobre los aspectos que deduje, me dirigí a él como un paciente, de inmediato, se estableció una conversación de lo más interesante, cabían en nuestra medida debates como: el taoísmo; filosofía platónica; métodos cartesianos; aspectos fundamentales de la psicología convencional; destrezas y aptitudes cerebrales; neurología; teorías conspirativas; hipótesis del desarrollo del universo; física cuántica. De todo, parecía seguirme la cuerda, y como pocos, denotaba un interés asombroso por comprender mis palabras, es difícil encontrar alguien con argumentaciones y preguntas como las de aquel chico, que por cierto, es de mayor edad que yo, de hecho, cuatro años mayor.

 

No obstante, establecimos puntos de debate específicos adjudicando puntos de vista diversos basándonos en nuestras propias metodologías para la compresión del todo, de lo que recuerdo, espero haberle dejado a aquel chico parte de mi conocimiento, pues recuerdo que él me dijo a mí en un momento, “con tal conocimiento, y aquí, aguardando tras licor, vamos viejo, compártelo con el mundo” y eso estaba haciendo, indirectamente, le doy gracias por esto, no recordé más aquella noche mis preocupaciones, lo único que permanecían en mi umbral era, un eco persistente, comparte.

fin

pequeño sinopsis- Es un cuento, basado en hechos reales, en una de mis noches de obstáculos sentimentales, aparece este enigmático personaje, Querubín, quien a pesar de haber entrado en un circulo de conocimientos conmigo, introduce en mi un concepto de los mas profundo, compartir. 

 

-W. Benjamín

Derechos reservados bajo DNA.

puede ser compartido con fines educativos.
 

 

 

Comentar