Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

COMO NACE LA IRA DE AQUILES

 

Ante todo quiero recordarles que Aquiles no quería ir a la guerra por consejo de Tetis, su madre. La de él. Lo disfrazó de mujer pero lo descubrieron y le tocó ponerse a órdenes de Agamenón. Digo esto para que se entienda lo que sigue. Cada uno llevaba tenía una  amante femenina Briseida con Aquiles y Criseida con Agamenón. Hijas de Crises un sacerdote del dios Apolo. Pues el dios se dio cuenta y les mando una peste bien brava que mataba griegos a diestra y siniestra, lo que no pudieron hacer los troyanos.

Como siempre, los griegos consultaron el oráculo y este les dijo que mientras Agamenón no devolviera a su muchacha seguiría la mortandad. Este guerrero que no le tenía miedo a nada, si temía soltarla porque estaba en una enamorada la macha… pero por fin la devolvió a su padre y se acabó la peste. Pero el hombre andaba caliente y necesitaba mujer, de manera que le echó el ojo a la moza de Aquiles y como el que manda manda, el pobre muchacho tuvo que entregársela y consolarse con Patroclo. Allí le empezó el mal genio

Debo aclarar que los griegos acostumbraban tener amantes masculinos y esto no paraba cuando iban a la guerra, por lo general eran muchachos jóvenes, o efebos como ellos los llamaban, además buenos guerreros que compartían todo con su general, hasta la muerte si era necesario. Pues Patroclo era el amor masculino de Aquiles y se convirtió en la segunda parte de su ira, ya les cuento como fue el asunto.

Cuando Aquiles entregó a su amante Briseida se puso de un maldito genio de los demonios y se encerró en su carpa. Como era un soldado insignia ningún soldado quería pelear y no valieron los ruegos ni las amenazas del gran jefe. Patroclo, su amor masculino, cogió la armadura y las armas de Aquiles y salió a dirigir su batallón. Como el casco no dejaba ver la cara todos creyeron que era el héroe y marcharon a la lucha. En medio del combate Héctor, uno de los héroes troyanos le metió un lanzazo que lo mando a la otra vida. Aquiles se quedó sin mujer y sin muchacho. Pobre tipo.

Con la perdida de Briseida y la muerte de Patroclo se le llenó la copa a Aquiles, como se dice ya no dio más y ahí comienza la gran rabia que le dura cincuenta días y es el tema de la ILIADA. Lo que ocurre después es tema para los próximos capítulos porque no vayan a creer que se puso a beber y llorar en la mesa de un bar. Le pidió a Hefestos, el dios de los herreros y parte de los infiernos, que le fabricara otra armadura y otras armas porque se iba a vengar de todos esos malparidos que le amargaban el rato… y este es el comienzo del fin de la guerra de TROYA.

 

Edgar Tarazona Angel

Comentar