COMO NACE LA IRA DE AQUILES

 

Ante todo quiero recordarles que Aquiles no quería ir a la guerra por consejo de Tetis, su madre. La de él. Lo disfrazó de mujer pero lo descubrieron y le tocó ponerse a órdenes de Agamenón. Digo esto para que se entienda lo que sigue. Cada uno llevaba tenía una  amante femenina Briseida con Aquiles y Criseida con Agamenón. Hijas de Crises un sacerdote del dios Apolo. Pues el dios se dio cuenta y les mando una peste bien brava que mataba griegos a diestra y siniestra, lo que no pudieron hacer los troyanos.

Como siempre, los griegos consultaron el oráculo y este les dijo que mientras Agamenón no devolviera a su muchacha seguiría la mortandad. Este guerrero que no le tenía miedo a nada, si temía soltarla porque estaba en una enamorada la macha… pero por fin la devolvió a su padre y se acabó la peste. Pero el hombre andaba caliente y necesitaba mujer, de manera que le echó el ojo a la moza de Aquiles y como el que manda manda, el pobre muchacho tuvo que entregársela y consolarse con Patroclo. Allí le empezó el mal genio

Debo aclarar que los griegos acostumbraban tener amantes masculinos y esto no paraba cuando iban a la guerra, por lo general eran muchachos jóvenes, o efebos como ellos los llamaban, además buenos guerreros que compartían todo con su general, hasta la muerte si era necesario. Pues Patroclo era el amor masculino de Aquiles y se convirtió en la segunda parte de su ira, ya les cuento como fue el asunto.

Cuando Aquiles entregó a su amante Briseida se puso de un maldito genio de los demonios y se encerró en su carpa. Como era un soldado insignia ningún soldado quería pelear y no valieron los ruegos ni las amenazas del gran jefe. Patroclo, su amor masculino, cogió la armadura y las armas de Aquiles y salió a dirigir su batallón. Como el casco no dejaba ver la cara todos creyeron que era el héroe y marcharon a la lucha. En medio del combate Héctor, uno de los héroes troyanos le metió un lanzazo que lo mando a la otra vida. Aquiles se quedó sin mujer y sin muchacho. Pobre tipo.

Con la perdida de Briseida y la muerte de Patroclo se le llenó la copa a Aquiles, como se dice ya no dio más y ahí comienza la gran rabia que le dura cincuenta días y es el tema de la ILIADA. Lo que ocurre después es tema para los próximos capítulos porque no vayan a creer que se puso a beber y llorar en la mesa de un bar. Le pidió a Hefestos, el dios de los herreros y parte de los infiernos, que le fabricara otra armadura y otras armas porque se iba a vengar de todos esos malparidos que le amargaban el rato… y este es el comienzo del fin de la guerra de TROYA.

 

Edgar Tarazona Angel

Comentar