El tributo y sus contrasentidos

La  historia  latinoamericana  es, desde  hace  cinco  siglos, una  historia  del  continuo  desencuentro  entre  la  realidad  y  las  palabras”. Así  narró  el  escritor  uruguayo  Eduardo  Galeano  la  realidad  de  la  historia  latinoamericana  en  su  ensayo  sobre  la  necesidad  de  tener  los ojos  en  la  nuca. En  otras  palabras, dicha  metáfora  exhorta  a  desconfiar de las versiones  oficiales  de  la  historia  ya  que  nos  pueden  confundir, tergiversando  los  sucesos  reales .¿Podríamos  aplicar  la  idea  de  que  el  lenguaje  nos  confunde  a  una  palabra  común  del  habla  hispana? Ciertamente. El  concepto  tributo, analizado  desde  un  punto  de  vista  lingüístico  es  contradictorio  dentro  de  la  sociedad  civil.

Las  acepciones  que  existen  del  término  tributo  tienden  a  invalidarse  unas  a  otras  en  el  accionar  de  la  sociedad  civil. Según   Dominique  Colas, ésta  se  define  en  el  mundo  actual, es decir,  contemporáneo  como “la vida social organizada  según  su  propia  lógica, principalmente asociativa, que asegura la dinámica económica, cultural y política.”

La  definición  de  tributo, según  la  Real  Academia  Española  (RAE),  tiene  significados  distintos  que  se  oponen  y  anulan  entre  sí. El  primero  es  el  impuesto, obligación  de  carácter  económico  que  se  establece  con  instituciones  de  distinto  tipo. El  segundo, la  carga  que  establece   el  uso  o  disfrute  de  un bien. El  último, un  sentimiento  de  admiración, respeto  o  afecto  hacia  alguien. Una  manera  de  observar  la influencia  en  la  sociedad  de  esta  contradicción  es  a  través  de  los  medios  de  prensa. Mientras   que  en  una  noticia  nos  bombardean  con  el  tema de  la  necesidad  de  subir  y/o  diferenciar  los  impuestos, en  la  siguiente  están  rindiendo  tributo  a  quienes  menos  beneficiaría  esta  medida: los  accionistas  y  dueños  de  la  grandes  empresas, como  por  ejemplo  Sebastián  Piñera.

La  concepción  ideológica  y  práctica  de  rendir  tributo  ha  cambiado  de  forma  considerable  durante  el  curso  de  la historia, así  como  han  cambiado  también  las  formas  de  gobierno  y  sus  falencias. Las  definiciones  dificultan  el  mejor  entendimiento  de  las  entidades  y  organismos, lo  que  produce  en las  personas  un  estado  de  confusión  importante. En  la  acción   social  se  manifiesta, como  consecuencia, la  escasez  de  bases  sustentables  dentro  de  una  institución  determinada. A  modo  de  ejemplo,  podemos  observar  la  falta  de  consistencia  entre   las  proposiciones  y  prácticas  de  los  partidos  políticos.

El  hecho  de  que  se  confunda  y  anule  un  concepto  latente  y  funcional  en  nuestros  días  es  desfavorable, porque  fácilmente  se  presentan  comportamientos  violentos  entre  comunidades  distintas, lo  que  genera  disputas. Un  dato  de  apoyo  es  la  debilidad  del   nexo  que  une  actualmente  a  las  pequeñas, medianas  y  grandes  comunidades. La  capacidad  de  comunicación  y  organización  entre  grupos  diferentes  es  precaria, incluso  en  muchos  casos  resulta  ser  nula. 

Si  los  conceptos  que  aparecen  en  diccionarios  europeos  como  la  RAE  nos  confunden  en  el  ámbito  social  y  en  la  práctica  que  llevamos  a  cabo  en  comunidad, es  ingenuo  aspirar  a  cambiarlos. Una  posible alternativa  es  no  despegarnos  completamente  de  la  abstracción  y  la  capacidad  de  persuadir  al  otro, en  otras  palabras, de  la  retórica. Sin  embargo  una  solución  más  adecuada  es  forjar  en  la  teoría  y  la  praxis  de  nuestro  trabajo  y/o  estudio  un  enfoque  pragmático. De  esta  forma  estaremos  aportando  honrada  y  humildemente  a  las  comunidades  que  nos  rodean, sin  exceso  de  ambición  personal.

Efectivamente existe una ambigüedad  acerca  del  significado  de  la  palabra tributo, sin embargo su origen proviene de las contradicciones entre los distintos sectores de la sociedad. Para  que  una  sociedad  determinada  funcione  es  importante  mantener  la unidad  de  su  pueblo; pero  no  sólo  a  través  del  mero  discurso, ya  que  por  medio  de  éste  no  se  puede  cambiar  la  situación  de  desigualdades  sociales.

Un  recurso  de  beneficio  práctico  que  remediaría  en  parte  la  situación  de  inequidad  social  existente  dentro  y  entre  las  comunidades, sería  preocuparse  de  cumplir  objetivos  precisos  como: aliviar  la  pobreza, la  hambruna, mejorar  en  términos  cualitativos  y  cuantitativos  la  salud  y  la  educación, destinar  de  manera  responsable, justa  y  honrada  los  recursos  del  gobierno. Aunque  esto  sucediera  sería  también  primordial  que  las  clases  adineradas, sobre  todo  las  empresas    altamente  lucrativas ,  pagaran  un  tributo  o  impuesto  considerablemente  más  alto,  a  fin de  beneficiar  a  quienes  menos  tienen.

 

 

Bibliografía.

 

-Glosario extracto de "Sobre la Comunicación"  Acento Editorial

12 de junio, 2007 <http://www.wolton.cnrs.fr/glossaire/esp_sociedad_civil.htm>

- Marx, Carlos. Manuscritos Económico-Filosóficos. Santiago de Chile: Centro 

Gráfico, 2005.

-Rousseau, Jean Jacques. El  contrato  social. Trad. Enrique  Azcoaga. Madrid:

SARPE, 1983.

-Galeano, Eduardo. Sobre  la  necesidad  de  tener  los  ojos  en  la  nuca.

      Revista  análisis, número  especial  (septiembre 1987):3-8.

           

 

 

Comentar