ENSAYO DE EL CAPITAL DE KARL MARX

FILOSOFÍA

 

 

 

ENSAYO DE EL CAPITAL POR KARL MARX

 

 

 

 

AUTOR: W. BENJAMIN

 

 

 

INTRODUCCION

 

En la insipidez de un concepto global y el desarrollo económico y social que predomina en la actualidad, se filtra un ideal resumido, que se asemeja a una costumbre mal dictada, a una respuesta rota en el tiempo, y que en su consecuencia, bajo la inmensidad de influencia que comunica en su realidad, despide un ahogo de auxilio que se desmorona bajo el contemporáneo proletariado en sus inverosímiles accesos a la sociedad, es entonces que el ideal carece de un sentido propio, si no se percibe aun cuanto la necesidad le precede, siendo su objetivo el beneficio obstinado para adaptarse a una visión prospera, pasa desapercibido por los diálogos sostenidos en audiencias, es entonces que, su propicie esencia se entremezcla con conceptos absurdos e influencias opresivas, aun siendo para el proletariado concerniente en el devenir del futuro, la visión de El Capital, es escrita por Marx en vano.


 

KARL MARX

 

(Tréveris, Prusia occidental, 1818 - Londres, 1883) Pensador socialista y activista revolucionario de origen alemán. Raramente la obra de un filósofo ha tenido tan vastas y tangibles consecuencias históricas como la de Karl Marx: desde la Revolución rusa de 1917, y hasta la caída del muro de Berlín en 1989, la mitad de la humanidad vivió bajo regímenes políticos que se declararon herederos de su pensamiento.

Contra lo que pudiera parecer, el fracaso y derrumbamiento del bloque comunista no habla en contra de Marx, sino contra ciertas interpretaciones de su obra y contra la praxis revolucionaria de líderes que el filósofo no llegó a conocer, y de los que en cierto modo se desligó proféticamente al afirmar que él no era marxista. Ciertamente fallaron sus predicciones acerca del inevitable colapso del sistema capitalista, pero, frente a los socialistas utópicos, apenas se interesó en cómo había de organizarse la sociedad. En lugar de ello, Marx se propuso desarrollar un socialismo científico que partía de un detallado estudio del capitalismo desde una perspectiva económica y revelaba las perversiones e injusticias intrínsecas del sistema capitalista.

En tal análisis, fecundo por los desarrollos posteriores y vigentes en muchos aspectos, reside el verdadero valor de su legado. En cualquier caso, es innegable la altura de sus ideales; nunca ambicionó nada excepto "trabajar para la humanidad", según sus propias palabras. Y, refiriéndose a su libro El capital, dijo: "Dudo que nadie haya escrito tanto sobre el dinero teniendo tan poco".

Karl Marx procedía de una familia judía de clase media; su padre era un abogado convertido recientemente al luteranismo. Estudió en las universidades de Bonn, Berlín y Jena, doctorándose en filosofía por esta última en 1841. Desde esa época el pensamiento de Marx quedaría asentado sobre la dialéctica de Hegel, si bien sustituyó el idealismo hegeliano por una concepción materialista, según la cual las fuerzas económicas constituyen la infraestructura subyacente que determina, en última instancia, fenómenos «superestructurales» como el orden social, político y cultural.


 

OBRAS

Karl Marx:

 

·         Escorpión y Félix (1837), única comedia escrita por Marx.

·         Diferencia entre la filosofía de la naturaleza de Demócrito y la de Epicuro (1841), tesis doctoral.

·         Crítica de la filosofía del derecho de Hegel (1843)

·         Sobre la cuestión judía (1843)

·         Notas sobre James Mill (1844)

·         Manuscritos económicos y filosóficos de 1844 (publicada póstumamente en 1932)

·         Tesis sobre Feuerbach (1845, publicada póstumamente)

·         La ideología alemana (1845)

·         La miseria de la filosofía (1847)

·         Trabajo asalariado y capital (1847)

·         Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850 (1850)

·         El 18 Brumario de Luis Bonaparte (1852)

·         Grundrisse o Elementos fundamentales para la crítica de la economía política (1857)

·         Prefacio de Contribución a la crítica de la economía política (1859)

·         Herr Vogt (1860)

·         Teorías sobre la plusvalía (1862, tres volúmenes)

·         Salario, precio y ganancia (1865)

·         El capital, volumen I (1867)

·         La guerra civil en Francia (1871)

·         Crítica del programa de Gotha (1875, publicada póstumamente)

·         Notas sobre Wagner (1880)

 

Obras escritas por Marx y Engels:

 

·         La ideología alemana (1845, publicada póstumamente)

·         La sagrada familia (1845)

·         Manifiesto Comunista (1848)

·         La guerra civil en Estados Unidos (1861)

·         El capital, volumen II (1885, póstumo para Marx)

·         El capital, volumen III (1894, póstumo para Marx)


 

EL CAPITAL
EL ORIGEN DEL FUTURO SOCIOECONOMICO

 

 

Existe en lo contemporáneo, un rastro de reglas en conjunto, que pudiendo ser rastreadas hasta su autor, Karl Marx filósofo, pensador socialista y activista revolucionario de origen alemán.  Describe en su obra más representativa: El Capital. El escenario más fructífero para los beneficios sociales, en medida de la actividad social, el desarrollo industrial y así mismo, como todo cambiaría y daría forma al paisaje que ahora se hace presente en el siglo XXI. El Capital, en el sentido de tocar aquellos aspectos más significativos y relevantes en lo que es, como obra de irrevocable importancia, para que posteriormente, en el curso del debate de los tiempos, el profundizar aquellos aspectos que se consideren de mayor interés, sean la mayor relevancia de conceptos de este singular manuscrito.

 

El Capital es una de las obras más conocidas en la historia del pensamiento moderno, y yo diría que además es una de las menos leídas y analizadas en profundidad. Es una de las obras sobre las que casi todo el mundo habla, especula, toma por base o principio y en medida misma, de las que casi nadie ha leído. Sin duda alguna, esto se refleja ya bien lo que ha sido la obra de Marx. Una obra que ha ejercido una influencia enorme en esta época contemporánea, por efecto de divulgación de las masas, por haber materializado todo un contexto histórico. En lo que ha sido toda la tradición del movimiento obrero y de los movimientos políticos de nuestra época, entendida ésta en un sentido amplio y brusco para la sociedad y la economía.

 

Sin embargo, como obra rigurosamente aplicada y de interés para los beneficios de la sociedad en formación, ha sido poco trabajada, poco estudiada y, generalmente, mal difundida y utilizada. Entre la propia argumentación de los economistas, observaríamos que una buena parte de ellos, habrían cogido aspectos particulares de la obra de Marx. De lo que es el análisis y el cuerpo analítico de El Capital, transformándola en una idolatría pronunciada en el desarrollo contraproducente de lo que en su esencia es. Pero que, en general, ha habido un insuficiente y débil desarrollo y utilización real, de lo que es el aparato analítico marxiano.

 

Esto tiene varias explicaciones. En primer lugar, tiene que ver con el propio proceso histórico en el que se produce esta obra. Como es conocido, sólo una parte de El Capital se publica mientras vive Marx, el primer tomo, supervisado por él, y por tanto, con una garantía de que respondía a la genialidad a lo que se refería en su pensamiento sin distorsión del mismo. Otra parte importante, la mayor parte de lo que ha sido la obra, tanto previa de los Manuscritos y los borradores, como lo que estaba previsto que fuera aún para acabar, se publicó después de haberse muerto Marx, fue poco rigurosa, que incluso introdujo elementos de confusión importantes en la comprensión del cuerpo analítico marxiano.

 

Producto de este, El Capital es una obra bastante más compleja, aun por sí mismo, prolonga su preguntas en respuestas dadas de manera tan conceptual y de léxico tan elevado, que promiscuamente, no es dirigido a los quienes de los que trata el propio libro.

 

Por otro lado, El Capital es una obra intelectualmente difícil. Combina diversos niveles de abstracción, tiene el análisis y que, por ejemplo, comparándolo con lo que es el análisis neoclásico, el análisis económico convencional, o filosófico pues es realmente compleja y difícil. El análisis neoclásico, que aparenta ser difícil, sobre todo porque está formulado en términos muy formalizados y matematizados, se mueve con unos supuestos muy elementales, muy de lógica formal, y que serían desprovistos de todo ese lenguaje hermético, etcétera, asequibles y expuestos en un curso muy breve, sin mayores dificultades.

 

El Capital de Marx, es una obra bastante más ambiciosa y, sobre todo, que parte de una comprensión de la realidad económica y social más compleja. Marx entiende la realidad en términos más complejos que los que suelen expresar los modelos de la economía convencional al uso. Aclarado esto, se desprende y comprende, que El Capital no solamente refiere en una identidad compleja, o para sacar conclusiones políticas, sino para entender la realidad.

 

Curiosamente, El Capital, a pesar de haber sido poco leído, ha tenido una influencia enorme, y esa influencia ha impregnado el pensamiento económico en general a la población, aunque no de la manera en la que apreciaría Marx o los lectores del mismo. Hoy ya podríamos decir que muchas de las aportaciones y de los puntos de vista que Marx desarrolla en El Capital, no son específicos del marxismo, sino que han dado lugar a toda una serie de líneas de readmisión que muy frecuentemente han llevado a conclusiones distintas de las del propio Marx, pero que ha jugado un papel de revulsivo intelectual muy importante. Incluso yo diría que no sería posible entender el estado de esta sociedad, sin tener presente los conceptos que plantea intelectualmente El Capital.

La obra de Marx aparece en un momento en el que se produce una bifurcación, entre el proceso de la ciencia y los intereses de la burguesía ascendente. Es decir, la burguesía, como clase social, no solamente reinicia, sino que utiliza el desarrollo de la ciencia y para su momento, una revolución de uso industrial. Tanto de las ciencias que pone al servicio de la producción, del comercio. Por tanto, no hay en esa etapa contradicción entre ciencia e intereses productivos y comerciales de la burguesía. Desde un primer momento, la burguesía necesita componer una nueva concepción del mundo, explicarse qué es este nuevo mundo que ha surgido de la revolución industrial y de las revoluciones burguesas en general. Configurar una visión laica y lo más objetiva del mundo, a efectos de conocerlo y de mirarlo. El capital necesita dominar no solamente a la naturaleza, sino dominar a la sociedad, como fórmula para alcanzar su hegemonía y su pleno desarrollo.

 

Sin embargo, a partir y justamente de estas primeras décadas del siglo XIX comienzan a cubrir esta sinfonía. Determinados aspectos de la producción real de su uso, empiezan a entrar en colisión con los intereses, con el orden social capitalista, con el orden social burgués, pronosticando algo que desataría el caos que vivimos en la actualidad.

 

El materialismo sirve para entender la teoría crítica del derecho y dignidad para el proletariado, por eso Marx escribió para analizar y comprender lo que sucedía en la sociedad y para eso intento dar las herramientas que llevan a entender lo social. Haciendo de si, el análisis de la sociedad civil y política explicando la situación que ocupa el estado respecto a esa sociedad, aun esto no le explica a MARX el funcionamiento de lo social. En la estructura formalizada de tal forma que unos pocos son beneficiados, Marx propone la base material y la forma de una estructura bajo conceptos. Dependiendo de la estructura social, ya que en esa estructura de base estarán las fuerzas productivas, que se dividen en: medios de producción y fuerzas de trabajo, que a su vez conforman las relaciones de producción. En esta estructura está el trabajo humano, ya que para satisfacer sus necesidades, los hombres modifican la naturaleza con su trabajo, éstas son las fuerzas productivas y porque realiza ese trabajo con otros establece lo que Marx llama relaciones de producción y los medios de producción son todo lo que va a usar para modificar la naturaleza. Por eso Marx  dice que la base material, la estructura, determina la conciencia social, la superestructura socioeconómica.

 

Basta con situar la plusvalía descrita en la obra de Marx para cuestionar el sistema social al que realmente estamos arraigados, y bajo el desarrollo revolucionario industrial, veríamos entonces como el valor del ser humano y su interés en cada campo de producción se ve directamente afectado por la cualitativa de la sociedad y su conformidad por permitir el ingreso de aquello que le somete y le hace un pobre económico.

 

Dicen que un cambio real puede llegar a darse desde dentro del sistema, transformándolo poco a poco, por lo tanto, así como las propuestas políticas interclasistas (que plantean una cooperación entre las clases) son esencialmente contrarias al marxismo. La superestructura de una sociedad sólo puede cambiarse mediante un cambio en su infraestructura, que sólo puede tener lugar mediante una revolución social. Luego, mientras los intereses sean contrarios entre las clases, no podrá haber mediación alguna. Si se alcanza un equilibrio entre las dos partes necesariamente sólo será momentáneo y la tendencia final será de perjuicio de la clase social asalariada.

 

Para entender el marxismo expuesto por Karl, siendo una tercera parte del mundo seguidora de esta doctrina. Habrá que ver con las propias palabras de Marx y su manera de ver el mundo. Para que las masas alcancen la felicidad, se necesita más que el derrocamiento del capitalismo, Marx escribe:

 

“La abolición de la religión como la ilusoria felicidad del hombre es un requisito para la felicidad real, el llamado a abandonar las ilusiones respecto a sus condiciones es un llamado a abandonar una condición que requiere ilusiones. La crítica a la región es, por consiguiente, la critica a este valle de lágrimas del cual la religión es el halo”.

 

Entonces, El Capital, no solo intenta satisfacer la necesidad de eliminar la plusvalía, si no, también mejorar las expectativas de vida y el desarrollo de una mejor convivencia y una mejor sociedad donde no se pudiera encontrar rastro alguno de una diferencia o enriquecimiento ilícito, de igual manera, para estructurar la visión del marxismo es necesario también, derrocar en gran parte todo el poder que hemos reconocido al mecanismo económico que rige los tiempos contemporáneos.

 

También, ahora El Capital satisface una grande de las necesidades del ser humano, el encontrar la verdad sobre todas las cosas, aun en pequeñas medidas, como es el engaño de la oferta y la demanda, donde se convierte en un eje en el cual gira el trabajo y el sobrante relativo de la población solo se le permite funcionar sobre su propia prolongación determinada y así, no se oponga al espíritu de dominación y explotación del el capital.

Consecuencias fatales como el Pauperismo del sistema capitalista son más que evidentes, dentro del propio sistema de acumulación y la plusvalía relativa, los obreros no disponen de los medios de producción, sino el trabajador a servicio de ello. Siendo de esta manera, una ley general que se aplica al generar una alta acumulación favoreciendo, como lo hacen distintos sistemas, a la plusvalía.

 

En estas circunstancias, el modo en el que se observa la globalización, y, al mismo tiempo, al conformarse con solo el salario determinado, no se nos es posible el merecer real, puesto al parecer, significaría pender de un hilo el capital absoluto, pronosticando la debilidad de la plusvalía, y es, claramente la verdad.

 

En conclusión; El Capital de Karl Marx es el secreto más preciso y  también, para infortunio de los proletariados, una desobediencia auspiciada por el antiguo mundo, que para esta época contemporánea, se ha convertido, quizás ya,  en una medida de dominante y paralela al desarrollo de la sociedad, enjaulados en los sentidos adormecidos por el consumo y el poder aberrante que les domina. Produciendo consecuencias que desembocan en los oídos tempranos de los jóvenes, paralizando los sueños, limitando las metas y camuflando la realidad. Ahora bien, en nuestras manos queda la responsabilidad de derrocar el sistema que corrompe la estructura social real, en nuestras menos queda responder ante la corrupción, el mal manejo y control del capital, en nuestras manos queda el ideal de la esencia de la humanidad,  en nuestras manos queda la esperanza del futuro.


 

 

BIBLIOGRAFIAS


MARX, KARL:”EL CAPITAL”

MARX, KARL:”CONTRIBUCIÓN A LA CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA”

WURMBRAND, RICHARD: “EL MARX DESCONOCIDO”

HOOK, SIDNEY: “ENSAYO SOBRE EL MARXISMO”

SARWAT JAHAN, AHMED SABER MAHMUD Y CHRIS PAPAGEORGIOU:”LA ECONOMIA KEYNESIANA”

 

 

 

 

bajo derechos de autor/ Castillo, W. Benjamin

 

Comentar