Escribir es una catarsis que le permite a nuestros fantasmas, salir para siempre…

Carla Ramírez Brunetti, autora del libro escrituro terapia centra algunos descubrimientos relacionados con la penetración de la terapia que es fundamental en la organización de la experiencia de cada persona para servir de auto-ayuda a quienes pasan por situaciones difíciles o simplemente al que necesita encontrarle un norte a su vida. Se desarrollan  técnicas para manejo del temor, ira, resentimiento, dolor, de la autoimagen, así como se crea en el paciente habilidades para que logren ver la vida desde diferentes ángulos y descubran en la creatividad, una herramienta poderosa para encontrar nuevas soluciones a viejos problemas. Su obra pretende servirle de facilitador para que usted mismo utilice el delicioso y sanador poder de la escritura y así pueda re-escribir el guión de su vida a como le plazca, luego dependerá de usted si se apega al guión y vive feliz.

ImageEpston y White nos invitan a preguntarnos: ¿cómo podemos hacer posible la escritura de relatos personales y colectivos que liberen y curen, cuando los relatos dominantes están tan saturados de problemas? Con éste interrogante tienen relación, los que siente la curiosidad de leer sobre algo nuevo, para el que está sufriendo y busca desesperadamente una mano amiga, para las amas de casa que se sienten solas, para los hombres que no saben amar, para los que no entienden lo que les pasa, para los que lloran a menudo, para los que están cuesta abajo y no saben cómo detenerse, para los que están cuesta arriba y se sienten cansados. Para los que han sido abusados y maltratados, para los que han abusado y maltratado a otros. Lo escribo sobre todo para quienes están tristes y no sonríen, para los que tienen temor, para los que se sienten sin esperanza. Este libro es para usted, pero sobre todo para ese pequeño Peter Pam que habita en su interior, ese otro que necesita volver a ser niño para desaprender lo malo y aprender lo bueno, para volver a disfrutar del juego, para recuperar la capacidad de impresionarse ante los detalles que nos regala la vida y sobre todo, para redescubrir la enorme capacidad para ser feliz, quiero recordarle que con sólo usar su imaginación puede transformar su mundo y volar, tan alto como quiera y donde quiera.

Quiero citar a Alexis Merchán, un Psicólogo experto en el área vocacional, que habla así sobre la escritura: “Llevar un registro de lo que nos pasa, cómo nos sentimos, o lo que pensamos acerca de nuestra propia vida, además de ser un excelente ejercicio de síntesis, permite conocernos mejor y darle una voz a nuestro interior…cuando escribimos lo que pensamos, logramos tener una mejor perspectiva de las cosas y hacemos trabajar a nuestra mente de una manera más ordenada.”

Allison Price, en su libro: “Escribir desde la experiencia” propone utilizar la escritura como método terapéutico para mejorar neurosis. Ya que ha escrito su texto, léalo con cuidado y pregúntese por qué se ha comparado usted con una rosa y no con una margarita, o por qué es usted un mango maduro y no una mandarina, su texto le ayudará a auto analizarse, este texto tiene que ver con su autoestima, con lo que usted piensa sobre sí mismo, tiene que ver con todo lo que le gusta o le disgusta de su persona. Repita el ejercicio anterior, pero esta vez describiendo su pareja, este ejercicio se adapta a lo que usted quiera: si no tiene pareja describa a su pareja ideal, con lujo de detalles, o describa a ese primer amor maravilloso, o si viene saliendo de una separación, es muy bueno que hable de su ex pareja.

Nuestro más profundo miedo. Aquí usted tiene un mundo de posibilidades, pero tiene que elegir ese miedo que realmente lo aterroriza, antes de empezar a escribir es importante que usted recuerde como ese miedo se manifiesta en su cuerpo, en su estómago. El ejercicio sirve simplemente para racionalizar un poco ese miedo, analizarlo, resentirlo, mitigarlo y llegar a una conclusión importante, en este momento el miedo es sólo un miedo, es una emoción amenazante, a la cual no debemos permitirle que tome control de nuestras vidas, ya que le resta tiempo a mil cosas mucho mejores que sentir.

El baúl de los recuerdos. Para este ejercicio busque una foto suya de cuando estaba pequeño, elija una que le guste mucho, que le inspire. Tal vez su infancia esté llena de recuerdos desagradables, pero el ejercicio sirve para dejar hablar a ese niño y que usted, como adulto que está a su cargo, se encargue de consolarlo y de darle todo lo que necesita, de decirle que ya nadie más va a abusar de él, que nadie más va a maltratarlo, o abandonarlo, usted es el responsable de ese pequeño niño que habita en usted y que es precioso, divertido pero muy indefenso.

Nuestros odios y resentimientos. Este ejercicio va a empezar así: “Yo odio….” Una vez conocí una mujer profundamente lastimada por su marido, entonces seleccionamos 40 malas palabras y las anotamos en la pizarra, algunas de ellas eran: violador, abusador, cerdo, mediocre, mentecato , plebeyo, cochino, sarnoso, etc.,  se le pidió escribir un texto  usando estas palabras… el resultado fue muy liberador, sobre todo cuando ella leyó en voz alta su escrito, era la primera vez que ella le gritaba a su ex pareja lo que se merecía, y aunque la pareja no estaba ahí escuchándola, ella sintió el mismo efecto que si se lo hubiera dicho frente a frente. Otro ejercicio (1): comience el ejercicio escribiéndole una carta a alguien que usted ama mucho porque ha hecho mucho por usted, hágala con amor, con ternura, vaciando su corazón y mencionando todos los aspectos por los cuales esa persona ha sido tan importante para usted. Este ejercicio es muy útil cuando las emociones negativas y descontroladas están ganando terreno en nosotros, haga el ejercicio y verá como desorientan los miedos e iras. Otro ejercicio (2) un poco duro: vamos a escribir sobre una verdad o varias que nos incomoden sobre nosotros mismos, el ejercicio comienza así: “Yo reconozco que…” Trate de escribir con total honestidad, aunque le duela. Este ejercicio es maravilloso, nos permite esquematizar el norte que le queremos dar a nuestra propia vida. Este es un ejercicio que demandará de toda su creatividad. Aquí si se permite corregir, tachar, borrar lo que quiera, hasta que quede perfecta.

Tómese su tiempo, vea lo importante que es este texto, es casi una sentencia, así es que esmérese y redacte. Recuerde el poder de la palabra y apréndase de memoria su misión, su visión y sus valores y cuando se refiera a usted mismo, refiérase en estos términos, sea consecuente con sus creencias, respételas, ese es su norte y mientras usted se ajuste a él, será feliz, pero no olvide también el poder de la creatividad, use su imaginación siempre y podrá transformar el mundo en que vive, así es que si en algún momento ya su misión, su visión y sus valores ya no le satisfacen, solo replantéese este ejercicio y sea feliz. 

Comentar