Los doce trabajos de Hércules - Octavo trabajo

Anterior: Los doce trabajos de Hércules – Séptimo trabajo

Robar las Yeguas de Diomedes

Tal vez para los colombianos se nos puede ocurrir que de pronto sean equinos de Diomedes Díaz el cantante vallenato; pero si fuera en esta época tal vez el hombre tenga tratos con mulas y no con yeguas.

Pues el tal Diomedes del mito tenía 20 yeguas carnívoras, así dice el cuento y no sé cómo puede ser si estos cuadrúpedos carecen de colmillos y su estómago no está diseñado para digerir carne… pero todo puede ocurrir en la literatura. Además el desalmado de Diomedes invitaba a tremendas fiestas y cuando los comensales estaban borrachos los echaba a los animales como alimento.

Hércules organizó un pequeño ejército, lo cual me parece sospechoso porque la idea era castigarlo a él y si reunió más gente estaba rompiendo las reglas, pero en eso no debo meterme, asi dicen los libros y Edgar debe cerrar el pico. Diomedes no se quedó quieto y le salió al encuentro con muchos soldados pero como se puede suponer el héroe ganó el combate y agarró a Diomedes de las mechas y lo arrojó al corral de sus queridas yeguas que lo devoraron sin pedirle permiso a nadie.

Cosa curiosa, tal vez el tipo metía yerba y otros alucinógenos porque los equinos se volvieron mansas y Hércules las ató al carro del rey y se las llevó a Micenas donde el rey se las obsequió a Hera y como ya antes le dio otros regalos poco agradables me late que si un rey estaba enhuesado con algo molesto de lo daba a la mujer de Zeus para que no jodiera tanto. Años después los animalitos fueron devorados por las fieras del monte Olimpo, eso les pasó por volverse vegetarianas, por eso yo no dejo de comer carne. Para terminar les dejo un chisme histórico: se dice que Bucéfalo, el caballo de Alejandro Magno, descendía de una de estas bellezas.

Comentar