Los doce trabajos de Hércules - Séptimo trabajo

Anterior: Los doce trabajos de Hércules - Sexto trabajo

Capturar al Toro de Creta

Creta es una isla del Mar Mediterráneo que en esa época estaba bajo la influencia griega. Cuando pequeño yo saqué la conclusión que de allí eran lo cretinos pero mi madre me sacó del error, me dijo que de allí eran los cretenses y que los cretinos se daban silvestres en algunas comunidades.

El asunto es que en dicha ínsula, como diría don Quijote, existía un  toro que sembraba el terror (también pensaba en mi niñez  que si se siembra terror de que sería la cosecha); una de las características de esta dulzura era que echaba fuego por boca y nariz como cualquier dragón que se respete.

Bueno, el asunto es como sigue: el dios del mar era POSEIDÓN, a quien ya le llegará su turno, y Minos era el rey de Creta; el dios hizo salir del mar un hermoso toro para que Minos lo sacrificara en su honor, pero el rey al verlo tan grande y bello lo guardo en sus corrales para sacarle cría y sacrificó otro muy parecido. Poseidón que no era ningún menso para vengarse hizo que la mujer del rey, la reina Pasifae,  se enamorara del toro (¿Cómo la ven?) y como cualquier pareja de enamorados pues le dieron parejo al asunto y ella dio a luz el MINOTAURO del cual ya les hablé.

Como siempre sucede con los héroes, a Hércules le costó un poco de trabajo pero al fin se le encaramó en el lomo, así como hacen los vaqueros en el rodeo gringo, y se lo llevó por tierra y mar, así como lo están leyendo, cabalgó sobre el Mar Egeo y lo llevó ante Euristeo y le dijo: “Aquí está su toro, ahora qué se le ocurre que quiero acabar rápido y que no me jodan más”.

Euristeo para ganarse los favores de la diosa Hera se lo quiso regalar pero la vieja vio que el animal no servía para mascota y le dijo que se lo llevara a la mamá de él, no dice la historia si fue por mentarle la madre o por otra cosa. En otra historia otro héroe llamado Teseo sí logra matar el animal de seis estocadas y le concedieron rabo y orejas. Esto último me lo invente yo.

Comentar