Los doce trabajos de Hércules - Primer trabajo

Anterior: Hércules

En la última entrega los dejé en la corte del rey EURISTEO a donde lo envió el oráculo para pagar por la medio cagada que hizo Hércules de matar a su mujer y sus tres hijos, yo dije que estaba borracho y emburundangado y por ninguna parte encontré datos que me dijeran lo contrario, de maneras que el rey le dijo:

- Hércules, ya que usted es tan macho pues me tiene que arreglar doce asuntos que me tienen jodido y me quitan el sueño, para empezar mate un maldito león que me tiene amargada la gente.

Matar el león de Nemea

Nemea era como una finca cerca de Micenas donde gobernaba Euristeo. Para allá se enrumbó Hércules a enfrentarse con la fiera, lo que no les he dicho es que el animalito era blindado como los carros de los congresistas y no le entraba bala ni machete ni nada. Nuestro héroe se quedó la primera noche donde Molorco pensando cómo demonios iba a matar ese felino.

Se armó de flechas,  un garrote enorme de olivo (no es el hermano de Oliva la de Popeye, es del árbol de ese nombre)y una espadota tamaño familiar pero estas armas no le sirvieron para un carajo. El muchacho descubrió que la guarida del león tenía dos bocas así que las taponó con piedras y ramas y lo puso a ayunar; cuando el animal no aguanto más y buscó la salida Hércules lo agarró por su cuenta y le aplicó unas cuantas llaves de lucha libre hasta estrangularlo.

Cuando quiso quitarle el cuero y la cabeza para llevarlas a donde el rey, nada, el cuero de este animal no se dejaba penetrar de la espada ni del cuchillo; pero con en las historias de la mitología siempre hay un dios o una diosa que ayudan para lo bueno o a joderlo a uno, pues esta vez fue Atenea, la hija de Zeus que se le apareció en figura de vieja bruja y le dijo:

- Mire mijo, con las mismas uñas del gatito, puede desollarlo y arrancarle la cabeza.

Así o hizo y arranco donde el rey que no quiso recibirlo porque se cagó del susto y le dijo que cumpliera con sus trabajos pero que no entrara en la ciudad nunca jamás. La piel le sirvió para cubrirse y la cabeza de yelmo que es como quien dice un casco. En la lección anterior dije que era cuando más muchacho pero en esto de la mitología se encuentran versiones contradictorias y yo estaba muy chiquito cuando pasó esto de manera que no se cual de todas es la verdadera, de todas maneras la intención es contarles de manera amena la mitología griega y espero que la disfruten. El próximo capítulo corresponde a l segundo trabajo.

 

El león había estado aterrorizando los alrededores de Nemea, y tenía una piel tan gruesa que resultaba impenetrable a las armas. Cuando Heracles se dirigía a cazar al león se hospedó en casa de Molorco, partiendo después hacia la guarida de la fiera.

Cuando Heracles se enfrentó a él por primera vez, usando su arco y sus flechas, un garrote hecho de un olivo (que él mismo había arrancado de la tierra) y una espada de bronce, todas las armas resultaron inútiles. La morada del animal tenía dos entradas: Heracles lo azuzó hasta que el animal penetró en ella, taponó una de las entradas y acorralándolo por la otra lo atrapó y lo estranguló.

Heracles llevó el cuerpo del león a Micenas para que lo viera el rey Euristeo, quien elegía qué tareas debía cumplir el héroe en el camino de los doce trabajos. Pero éste se asustó tanto que prohibió a Heracles volver a entrar a la ciudad, y le ordenó que de ahí en adelante le mostrase el fruto de sus trabajos desde fuera. Euristeo mandó a sus herreros que le forjasen una tinaja de bronce que escondió bajo tierra, y en la que se refugiaba cada vez que se anunciaba a Heracles, comunicándole sus instrucciones a través de un heraldo.

Heracles empleó horas intentando desollar al león sin éxito. Por fin Atenea, disfrazada de vieja bruja, ayudó a Heracles a advertir que las mejores herramientas para cortar la piel eran las propias garras del león. De esta forma, con una pequeña intervención divina, consiguió la piel del león, que desde entonces vistió a modo de armadura, usando su cabeza como yelmo.

 

Comentar