Reflexiones

En la vida no siempre sale todo como esperamos, y algunas circunstancias no están bajo nuestra influencia, no podemos cambiarlas. ¿Para qué resistirnos? Aceptar lo que es, aceptar lo sucedido nos deja libres para tener la mente abierta a tomar los pasos y decisiones correctas para superar los malos tragos de la vida.

Aceptar lo sucedido nos hace dejar de resistir, ya que mientras nos resistimos a creer en lo que ha ocurrido, le estamos dando más poder y el dolor se enquistará en nosotros.

Nadie dijo que la vida iba a ser un camino sin obstáculos, sin pozos, sin tropiezos.... pero tú puedes hacer mucho por ti, para ser feliz, a pesar de los escollos. Ser Feliz depende de tu Actitud, no de tus circunstancias. 
Pero igual como ovejas , el Capitalismo nos sojuzga nos encadena, y nosotros sufrimos cambiamos felicidad por consumo de cualquier índole o circunstancia.el capitalismo promueve hoy, con mayor énfasis que nunca, el empuje a esa felicidad inalcanzable, o sea: al imposible. Así, nos dice que todo es realizable, que todo lo que la ciencia logra puede estar al alcance de cualquiera y que –si algo es factible- se debe obtener. Desafía las leyes naturales y promete hasta fabricar vida por encargo. Si se puede hacer debe ser hecho; si se puede tener, debe ser alcanzado. Empuje a un goce que no reconoce tope.

El sujeto se adhiere a estos lemas, que funcionan como ideales bajo los cuales cobijarse. El consumo, el tener, se convierte en medio de alcanzar un ser. Resulta de ello el consiguiente desconsuelo para el sujeto, quien carga sobre sí con el inevitable fracaso de la apuesta. El tener - ofrecido como puente privilegiado a la felicidad- no es accesible a todos; la promesa decepciona aun al que logra realizarla y estimula el siempre más que caracteriza al sistema. La sociedad laica posmoderna ofrece un plus en objetos, como complemento subjetivo, a la manera del fantasma. Se trata de una relación inconsciente, en el caso del fantasma, del sujeto con un objeto privilegiado, como en el caso del “brillo en la nariz” que destaca Freud. [6] Esta relación recubre y vela lo que, para el humano, no tiene complementariedad posible debido al disloque constitutivo que sufre su sexualidad. Un objeto se vuelve deseable a partir de portar el rasgo.

En el caso de la oferta de objetos que formula el mercado se accedería, supuestamente, al consiguiente cobijo identificatorio a través de ese tener aunque –en verdad- respecto del poder y de la división en clases, sea el sujeto el que esté en posición de objeto. El consumo, entonces, incluso el de drogas de alta gama, es reducto y espejismo posible para algunos. Para la mayoría: la exclusión, el fracaso, el resentimiento y, cada vez en más casos, las adicciones varias. El objeto de consumo hermana sin por eso cancelar los efectos propios del sistema de clases. Enarbolamos como bandera los litros de cerveza consumida por la población (la encuesta no aborda el tema etario) los litros de vino , bahh el alcohol que se consume, cierra la serenisima cierra sancor , viene brahma compra quilmes,se tira leche en el campo, manteca , y cerveza ? vino? sin palabras.

 
 
 

Comentar