Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

Una crónica llamada migración.

La migración es parte de la historia y la historia es parte de la migración” Así trata de explicar la organización internacional de migraciones la importancia de este fenómeno. Y como no, si desde la prehistoria con los periodos de glaciación y los mitos de migrantes de asía hacia américa ya se habla de desplazamientos humanos.  Desplazamientos humanos que en muchas ocasiones han sido producto de conquistas militares. Conquistas como las del imperio mongol u otomano. O viajes realizados por la era de la exploración. Aquellos viajes que llevaron a los nuevos mundos donde se descubrió américa y asía. Una migración transoceánica en busca de mejores posiciones y condiciones o exuberantes intereses.

 

Otras forzosas y desagradables como las que sufrieron los inocentes esclavos y los trabajadores contractuales con pésimas condiciones de nivel mínimo para la vida humana. Luego, las que llegarían con el impacto de la revolución industrial donde los campesinos y comerciantes encontraron en la migración una solución a su problema, una supuesta esperanza. Ni hablar de las migraciones del periodo entre guerras. Migraciones internacionales por la violencia, por el estancamiento económico, por la crueldad humana. Y otras derivadas de las sucesivas crisis que azotan constantemente al mundo como la crisis de petróleo de 1974. Crisis no solo económicas sino sociales que viven hasta el día de hoy. 

 

Para este ensayo vamos a entender la migración como ese cambio de un país a otro, que abarca más allá que un desplazamiento aquella variación política, social, económica y cultural que implica vivir en otro país diferente al del origen. Ya sea por una decisión libre, forzosa, política, ecológica o económica. Con un espacio temporal amplio.

 

Sin decir más, el mundo actual vive una crónica llamada migración, pero, ¿En qué medida aquella crónica llamada migración se puede observar desde el punto de vista de la economía, la política y la sociedad?

 

Por un lado, ya sea por una serie de decisiones individuales o discrepancias estructurales la economía ha influenciado en el fenómeno migración y da diferentes puntos de vista para entenderlo. Por otro lado, existen países que ven en la migración un problema y otros en ella una solución. Y finalmente la migración puede ser vista como un desafío ante una realidad poco favorable para los más necesitados.   

 

 

 

 

 I LA MIGRACION Y LA ECONOMIA.

 

A.      La migración desde el punto de vista neoclásico y la teoría de factores pull push.

 

El fenómeno de la migración viene dado por una serie de decisiones individuales. Decisiones que se basan en escoger la mejor opción entre la relación costo beneficio. Esto se debe a que cada individuo busca maximizar su renta. Entre los países existe una diferencia de salarios que producen una migración. Existe un país de origen con salarios muy bajos, mientras se halla otro país receptor con salarios muy altos. Los individuos tienden a ir al país receptor porque su nivel de renta va a aumentar. Mientras que en el país de origen no. Sin embargo, por ley de oferta y demanda los dos países se terminarán equilibrando en su salario ofrecido. Se debe a que como el país de origen no tiene una demanda laboral alta tendera a subir los salarios. Mientras que el país receptor posee un exceso de demanda esta tendera a disminuir el salario. Acción que llevara a los dos países a un punto neutro de equilibrio y por ende se cumpliría la teoría neoclásica.

 

En otro caso existe una teoría de factores pull push. Lo que muestra esta teoría es como un país de origen posee ciertos factores como la falta de libertad, bajos niveles de vida, violencia, entre otras cosas. Todos estos factores crean una fuerza que empuja abandonar el país. Mientras que existe un país receptor que es como un imán que atrae a los individuos porque posee grandes beneficios. Esto se cumple siempre y cuando el individuo actué bajo sus intereses. Es decir, escogiendo la mejor opción entre costo beneficio. Sin involucrar el aspecto social ni emocional. Es en este punto donde esta teoría falla y no logra explicar por qué los migrantes escogen unos destinos y no otros.  

 

B.      La migración desde el punto de vista estructural y visión marxista.

 

La migración también se puede explicar desde un punto de vista estructural, donde se supone que en un país receptor existe una división de su mercado de empleo en dos sectores. Un sector de condiciones altas y otro sector con condiciones bajas. El primero presenta empleos que de cierta manera son prestigiosos. El segundo supone empleos que los nativos del país receptor no están dispuestos a ejercer. Por lo tanto, los empleadores tienen que contratar inmigrantes para que ocupen los puestos rechazados por los nativos. Esto se trata de una necesidad estructural que tienen las sociedades receptoras frente los migrantes.

 

Por otro lado, tenemos la teoría marxista de la acumulación capitalista. Esta teoría dice que cada vez la brecha entre países pobres y ricos se hace más grande. Y la migración se debe porque los países ricos explotan a los del tercer mundo.  Lo que provoca el abandono del país pobre por falta de condiciones hacia un país rico que supondrá un mejor sustento. Pero, lejos de decisiones individuales la migración obedece a discrepancias estructurales. A la vez, la cultura capitalista y la tecnología ha afectado las sociedades de la periferia porque la tecnología cada vez adquiere un mayor valor. Mientras que las materias primas lo pierden.

 

Con lo anterior se puede decir que los individuos son obligados a emigrar en busca de mejores condiciones como consecuencia a la lucha de diversos sectores contrapuestos. Pero si bien esto sucede. También, cabe resaltar que los países de destino han creado una fuerte dependencia por la obra de mano extranjera. Ya que sin esta no podrían mantener la estabilidad social.

 

 

II LA MIGRACION Y LA POLITICA.

 

A.      La migración políticamente necesaria.

 

La migración puede verse para algunos gobiernos como una necesidad. Como decíamos antes los países receptores se han convertido en naciones cada vez más dependientes de la fuerza laboral o mano de obra extranjera. Este es el caso de Canadá país que necesita un sistema de migración fuerte. Un sistema que le permita mantener un nivel de competencia adecuado.

 

Para nadie es un secreto que Canadá carece de población. Posee un territorio muy amplio es el segundo país más grande del mundo. Se suma a lo anterior que su tasa de natalidad tiende a decrecer generando un desafío futuro en su sistema pensional. Y es que de cierta manera si no existe quien supla nuevos fondos de pensión para pagar a los pensionados. Todo el sistema económico colapsaría.

 

Es entonces allí, donde los canadienses son conscientes de que la migración es buena. Dependen de ella para aumentar sus niveles poblacionales. Y están dispuestos a aceptar más inmigrantes. Su meta es insertar en el sistema personas jóvenes que garanticen el futuro de su economía. Como ejemplo podemos ver que lo anterior se refleja en su política. A finales del año 2016 el gobierno decidió abrir su puerta a 300.000 migrantes.  

 

Sin embargo, Canadá posee un sistema de política migratoria selectiva con condiciones muy estrictas que le dan privilegios a profesionales altamente calificados. Esta política en cierta parte es por seguridad. Por otra parte, ambición económica, pues con personas altamente calificadas su nivel de competencia aumentaría. Y finalmente quiere una integración social completa. Reconocimiento de sus ciudadanos hacia los nuevos, una integración multicultural. Donde se perciba al inmigrante como un ciudadano más, no como delincuente.

 

B.      Migración un arma política utilizada por la ultraderecha.

 

Como delincuente, así es como la ultraderecha califica al inmigrante. Se aprovecha de las estadísticas y datos a su favor para convencer al ciudadano que único problema es el que viene de afuera. La globalización los grupos marginados y el sentimiento de olvido nacional han ayudado a ver al inmigrante como el principal enemigo en común.

 

De cierta manera, existe una lucha cultural que surge principalmente del resentimiento de aquellos grupos que sienten ser los grandes marginados de la modernidad. Y ven al inmigrante como el gran responsable de robar sus puestos en el mercado laboral y aprovecharse de los recursos del estado. Se genera rechazo por el miedo a perder los beneficios y de perderlos culpan a aquellos que se encuentra fuera del grupo. Creando así una fuerte posición anti migrante.

 

Esta fuerte posición anti migrante se debe también a la globalización. La globalización juega un papel importante debido a los problemas que surgen por la inserción desorganizada y acelerada de poblaciones de orígenes distintos sin proporcionar unas mínimas condiciones de vida. Problemas y situaciones que nos poseen un culpable diferente que el estado.

 

Es en este punto, donde la ultraderecha se centra y transforma ese sentimiento en políticas concretas Es ese punto donde existe una lucha cultural que captan la atención de los ciudadanos. Y utilizan aquellas excusas como vías legitimas a sus propuestas. Usufructúan el miedo como alternativa viable para lograr su objetivo. Tienen presente que la seguridad es un elemento clave en el campo de acción de la política. Y que sus ideas están siendo cada vez más demandadas. Estamos volviendo a una nueva época de racismo. Pero ahora contra la figura del inmigrante.

 

III LA MIGRACION Y LA SOCIEDAD.

 

A.      El inmigrante y sus desafíos.

 

La figura del inmigrante muchas veces no quiere ser eso. La circunstancia que viven ciertas personas en el mundo no son las adecuadas. La mayoría valoran dolorosamente las limitaciones de su lugar de origen. Y plantean una ilusión proveniente del lugar donde quieren llegar. Aunque esta muchas veces se vea empapada por la decepción.

 

Sí, existen migraciones voluntarias, migraciones ecológicas, pero, son las migraciones forzosas quienes lastimosamente generan el mayor número. El ser humano se guía por su instinto. Y este será buscar y velar por su seguridad y satisfacción. Busca mejores condiciones. Busca poder encontrar un lugar en el mundo que resuelva sus mínimos problemas. Aunque esto suponga en ocasiones ser un cambio cultural brusco.

 

Por lo anterior traigo a colación al psicoanalista español Tizón García quien da a entender; “Todo migrante experimenta un periodo de descomposición y crisis, donde surgen choques o enfrentamientos. Lo anterior se debe a que el inmigrante conserva unas costumbres incompatibles con la realidad del entorno social correspondiente. Y debe poseer la capacidad para superar todo”. A la vez afirma­: “Una vez superada esta etapa el migrante pasara a la integración. Donde su identidad aceptara la nueva cultura, la hora suya, pero, no pierde los valores y costumbres con los que vino”.

 

Así es como retomo que la figura del migrante muchas veces no quiere ser eso. Si bien en muchos casos la migración es un acto de libertad. Casi siempre se genera por problemas sociales tan grandes. Que hacen suponer hacer de la migración más que solo un desafío.

 

B.      Las uvas de la ira una realidad plasmada en literatura y cine.

 

Las uvas de la ira relatan la gran realidad que vivió una familia campesina en la gran depresión de 1930. Es una maravillosa novela escrita por John Steinbeck. Una crítica al sistema capitalista que luego fue llevada al cine. Muestra de una manera fría y cruel las sombras más oscuras de la migración. Que no es nada ajeno a la realidad actual. Dice simplemente la verdad de cómo son los más inocentes, quienes sufren las crisis.

 

La sociedad saquea y juega una y otra vez con las esperanzas de esta humilde familia. Viajan a California en busca de un futuro. Pero, su ilusión al llegar allí se quebranta. Nada resulta ser como lo esperaban. Y solo queda en el recuerdo una forma de escapar de su realidad.

 

 

“En los ojos de los hambrientos hay una ira creciente. En las almas de las personas las uvas de la ira se están llenando y se vuelven pesadas…listas para vendimias” Así se justifica Tom Joad; el protagonista, después de cometer un crimen. Un crimen contra una persona que defendía sin piedad los intereses de los más abusivos. No le quedo más opción en su relato que matar.   Simplemente el actuar cruel de la sociedad en 1930 no comprende a donde ha llevado a sus ciudadanos. Con esto el autor no busco justificar el crimen del protagonista. Tal vez, busco una manera de hacer entender que nos hemos convertido en una sociedad tan toxica. Lo irónico es que nada cambia de 1930 a la realidad actual. Tal vez deberíamos mirar los problemas de la sociedad. Mas no la culpa del migrante.

 

CONCLUSION

 

Si bien tanto la economía, como la política y la sociedad nos muestran diferentes puntos de interpretación y observación del fenómeno migratorio. Es importante que no olvidemos la historia. Nuestro pasado. Que empecemos no solo a observar sino, actuar contra los problemas que afligen al mundo. Se necesitan acciones. Más apoyo. Para que no se sigan escribiendo historias tan tristes como la relatada en las uvas de la ira.

 

Debemos ser conscientes que esto nos debe importar a todos. Que un inmigrante no es el culpable. Existe algo más allá en el fondo de la historia. La sociedad falla. Y ese es nuestro verdadero problema. Como vamos a utilizar todo el conocimiento para proporcionar al mundo una mejora. Y aunque estamos condenados a vivir como extranjeros en un mundo común. Qué más da el romper toda barrera. Aunque suene a utopía qué más da empezar a actuar como humanos reales que busquen una sociedad de verdad.   

 

 

Comentar