Amor de ratas

Un ratoncito orgulloso y muy gordito, bien vestido y perfumado, se metió una noche en la bóveda de un banco. Entre tantas monedas, billetes y papeles financieros encontró una rata bellísima; la más linda, lustrosa y elegante que jamás hubiera encontrado durante toda su vida galante.

- ¿Ratita  hermosa, quién eres?, ¿Tan bella y distinta de todas las ratas del reino? Preguntó el ratón.

- Yo, repuso ella, soy la rata de interés.

Comentar