AMOR SIN FIN

Es un pequeño departamento en una gran ciudad. Sus muros separan las almas humanas, contradictorio fin para un ser gregario.  Vemos al joven de nuestra historia. Común, nada lo hace sobresalir, solo su amor por Ana.   

Esta sentado en su sofá, mirando un video. Hay botellas de alcohol rodeándolo. Su mirada parece alejada, como no prestando atención a lo que ve. Su ojos están enrojecidos, señal de llantos. La Luz es tenue, como respetando ese dolor. Su amada murió hace dos semanas, solo esta viendo las filmaciones de recuerdo. Fueron diez años de amor incondicional. Todas las noches se sienta y ve estas imágenes de tiempos en los cuales compartía su amor por ella. Trata de recuperarla, sin éxito, por supuesto, nuestra débil humanidad no admite el pasado, ya se fue, no existe, “la nada” siempre nos recuerda eso.   

Una extraña idea cruza su menta alcoholizada. ¿Tal vez podría estar con ella si la acompaño en su destino?. El suicidio parece la solución mágica, esas oscuras sombras lo aconsejan.

Que fácil es acercar un puñal al corazón, casi no exige esfuerzo. El joven ya esta en ese proceso. Una daga y la nada, la paz y tal vez algo. La sensatez juega con él. El temor a ese algo se le aproxima, siente miedo por no saber que le ocurrirá pero al mismo tiempo liberación del dolor. Una danza eterna comienza ante sus ojos, ser o no ser, esta es la cuestión…

El joven siente que no tiene derecho a seguir viviendo sin ella. El solo respirar le parece una afrenta hacia su amada. Imagina que está sola en un gélido féretro bajo la tierra y comienza a desear el infierno como su hogar.

El puñal sigue irresoluto amenazando su corazón. Su ser esta dividido, como todo lo humano, que no es unidimensional. Demonios y ángeles están en viva lucha. El dolor por la ausencia es insoportable. Parece triunfar el mal.  De pronto una llamada a la puerta interrumpe este macabro escenario.

Es Alma, su vecina. El joven le abre, y con ello salva su vida.

-¿Que estás haciendo? le pregunta la joven.

-Nada. Le responde titubeante.

Es obvio que se da cuenta de lo que sucede. Ella se apiada de él.

-Vamos, todo puede solucionarse. Tomemos un café, primero.

Luego de una larga charla, depone su actitud. Alma se enamora de él y juntos logran construir una nueva vida, algo que siempre intentamos hacer los seres humanos.

 

En momentos de oscuridad absoluta que hermoso es solo saber que la claridad existe.     

Comentar