Anda, dime!

-Te conozco hace 10 años, no puedo no saber cuál es tu gran sueño en la vida.
     Ya hacía una semana que insistía con el tema. La verdad me tenía bastante cansada.
-¿Pero para qué querés saberlo? Ya tuvimos esta conversación Marcos.
-Dale, no seas así. Decime- Me dijo con su cara de perro mojado. Más bien con su intento de cara de perro mojado. A veces podía ser muy pedante.
-Es que en serio, no es nada…interesante.
-Lo mío tampoco era interesante y aun así te lo conté.
-Me lo contaste porque quisiste! No porque yo te preguntara
-Pero te lo conté, ¿o no?
-Marcos, ya basta! No te lo voy a decir.
-¿Y si te lo pido por favor? Dale, es una pregunta sencilla: ¿Qué es lo que más quisieras en la vida?
     Tras unos segundos de silencio mirándolo, me decidí. Si él quería una respuesta, se la iba a dar. Y aunque no pocos eran mis deseos de inventar algo, me sentí obligada a ir con la verdad, ante la promesa de total sinceridad que hicimos frente al altar. Así que solo tome aire, y disparé:
-Enamorarme.

     

Comentar