Acomodándose ante el fin

Lo habían escrito en la prensa los sabios más afamados. Esta noche llega el Cometa engalanado de una cola nupcial tejida de jirones de estrella, una cola de gases tóxicos que amenaza con envenenar a media ciudad, a media campiña, a medio país. Por las esquinas, en cada tenderete y en cada posada, venden máscaras fabricadas con la tosquedad del desconcierto, en un intento por guarecer los pulmones de los humores perniciosos del astro vagabundo. Pero esta medida profiláctica quizá no sirva y anda el personal en el trajín de testamentar bienes, con la esperanza de que algún hijastro pródigo, algún nietecito o concubina, resista los avatares del...

Leer más: Acomodándose ante el fin

Sí, ajá, como no

Bueno, ya pareciera ser como si ignoráramos lo problemas tan fácilmente, mi ego me toma de la ropa y me suelta dos o tres bofetadas, claro que sí imbécil, por que si todo fuera tan fácil y... sin dolor, sin mentiras y engaños, tal vez para que no murieras de sufrimiento aquí estoy yo... así que agradéceme. Mientras él hablaba con sentido o sin el yo estaba mirando lo preciosa que eres, tus labios, tu cintura que me...

Leer más: Sí, ajá, como no

Venecia-Estambul

No fue el mejor de los principios. La noche anterior hubo fiesta y la cabeza le daba mil vueltas. La primera imagen, abrumadora. Él nunca había visto nada semejante. El crucero esperaba paciente en las mansas aguas del Mediterráneo, mientras, los últimos pasajeros se apresuraban a dar el paso y dejar definitivamente la consistente y estable tierra firme. De este detalle, el chico apenas se percató y para él, ya era suficiente aventura el...

Leer más: Venecia-Estambul

Una pistola en la cabeza

Cuando ingresé en la Academia de Asesinos a Sueldo, el profesor más veterano solía decirnos que el crimen perfecto era aquel asesinato que la policía no era capaz de catalogar como tal. Nos hablaba de técnicas con las que podíamos llegar a intentarlo, a perseguir esa sublime actuación profesional donde la culpa quedase suprimida por el accidente o la enfermedad. Una de las posibilidades de tal intento, era atar a la víctima a...

Leer más: Una pistola en la cabeza

El monstruo

         El miedo le impulsaba a seguir corriendo. Detrás de él, una gran bestia, le perseguía. Sabía que si se detenía le atraparía. No le daría tregua, le mataría de forma cruel y dolorosa. Sabía que estaba allí, detrás de él. Podía sentir su presencia, oler su aliento, oír su respiración… Nunca había visto a su voraz perseguidor...

Leer más: El monstruo

La respuesta

Embalaron sus cosas en silencio de forma ordenada, con el método de quien sabe que no va a volver y aún así desea preservarlas, con objeto de  perpetuar la memoria más allá de los siglos y los milenios, más allá de eones interminables. Unas tinajas de recuerdo, quizás en ellas reposaban cenizas de difuntos, libros de enigmáticas plegarias, cuentas de cristal ardiente (los famosos cristales de la luna yerma de Albera...

Leer más: La respuesta

Derecho Fundamental

Aquel tipejo tuvo el valor de pedir el “Habeas Corpus”. ¿Es que no entendía que donde se hallaba carecía de derechos? No comprendía como había podido tener la prevención de llevarse una Constitución a aquel lugar. No obstante allí estaba con aquella Ley fundamental en la mano. Clamaba que tenía el derecho de ser presentado ante un magistrado para que decida si aquella detención era legal o no. Los...

Leer más: Derecho Fundamental

Dos Microrrelatos sobre la Justicia y el Derecho

Aburrimiento Observaba el juicio con poco interés. Todo lo relativo a la justicia me aburría terriblemente. Sólo me encontraba en la sala por pura obligación. Cuando la abogada empezó a dar razones por las cuales se debía conceder la fianza, yo sólo podía pensar en embadurnarla con mermelada y lamerla de arriba abajo. El fiscal con dientes de marmota estaba en contra y no paraba de argumentar con leyes y jurisprudencia que...

Leer más: Dos Microrrelatos sobre la Justicia y el Derecho

Aun me dueles

Ya han pasado tres días y siento que he caído en el mismísimo infierno, tengo tantas cosas que contarte, pero aun no termino mi cigarro. He corrido por un millar de lugares, todos iguales, creo que la única diferencia ahí soy yo, pero aunque encuentre un millar de lugares más aun huelo tu perfume. El cigarro se acabó pero tú ya no estás aquí. Me encuentro en el último peldaño de mi vida y estoy...

Leer más: Aun me dueles