Derecho Fundamental

Aquel tipejo tuvo el valor de pedir el “Habeas Corpus”. ¿Es que no entendía que donde se hallaba carecía de derechos? No comprendía como había podido tener la prevención de llevarse una Constitución a aquel lugar. No obstante allí estaba con aquella Ley fundamental en la mano. Clamaba que tenía el derecho de ser presentado ante un magistrado para que decida si aquella detención era legal o no. Los abogados nunca entendían que allí sus leyes no valían, siempre estaban dando problemas. Era curioso y hasta divertido ver como aquellos tipos desmentían que hubieran hecho nada para merecer estar en aquel lugar. Algunos de...

Leer más: Derecho Fundamental

Dos Microrrelatos sobre la Justicia y el Derecho

Aburrimiento Observaba el juicio con poco interés. Todo lo relativo a la justicia me aburría terriblemente. Sólo me encontraba en la sala por pura obligación. Cuando la abogada empezó a dar razones por las cuales se debía conceder la fianza, yo sólo podía pensar en embadurnarla con mermelada y lamerla de arriba abajo. El fiscal con dientes de marmota estaba en contra y no paraba de argumentar con leyes y jurisprudencia que...

Leer más: Dos Microrrelatos sobre la Justicia y el Derecho

Aun me dueles

Ya han pasado tres días y siento que he caído en el mismísimo infierno, tengo tantas cosas que contarte, pero aun no termino mi cigarro. He corrido por un millar de lugares, todos iguales, creo que la única diferencia ahí soy yo, pero aunque encuentre un millar de lugares más aun huelo tu perfume. El cigarro se acabó pero tú ya no estás aquí. Me encuentro en el último peldaño de mi vida y estoy...

Leer más: Aun me dueles

Afirma el viejo

El viejo permanece inmóvil en la galería más profunda, el cuerpo recostado contra la pared. Se sabe observado por una muerte taimada que vigila todos sus pasos; por ello, con suma avaricia, raciona cada uno de sus movimientos. Los más jóvenes acuden a la oscuridad del pasadizo a escuchar sus historias, antes de que éstas se extingan junto a la gastada cáscara que las sostiene. Afirma el viejo que existe una civilización paralela...

Leer más: Afirma el viejo

Rinconcito

Se vuelve a pasar como todos los días. Prendí el cigarrito porque hace calor o hace frío, no importa siempre está ahí, y por ende yo también. Cerca de una escalera cayó una manzana, ¡oh no, me acabo de dar cuenta que ayer volví a pensar en ti! Podría pensar que la manzana y yo fuimos una casualidad, como el día de ayer y el de hoy, cuando el sol me dijo adiós y la luna volvió a llorar, te recuerdo y me...

Leer más: Rinconcito

Castigo

Mi nombre es Felipe y algunos de cariño me llaman “Pipe”. Tengo 9 años… Y hoy me encuentro en mi alcoba “castigado”. Este es el único lugar donde me encuentro seguro. Aunque es un poco frió y a veces húmedo en este sitio siempre hablo conmigo. Hoy, ya que estoy aquí solo -por mi castigo- aprovecho el tiempo para contar la pesadilla que viví anoche. Era ya muy tarde y me encontraba esculcando...

Leer más: Castigo

Un encuentro inesperado

Era una mañana de frío invierno como otra cualquiera del mes de septiembre del 2004 en la ciudad de Santiago de Chile, capital de la República de Chile, me levanté temprano porque tenía que ir a las Oficinas de Inmigración a hacer algunos trámites para mi residencia.    Santiago es una bella ciudad con grandes y lujosos edificios y su impresionante tren subterráneo, considerado el más moderno de...

Leer más: Un encuentro inesperado

Doscientas Palabras

Abunda la tinta, abundan las hojas, abunda el vocabulario, ¿por qué?, por qué tan sólo doscientas palabras. Siento como mi mente se anega de pensamientos, reflexiones ciegas para ojos ajenos, ideas que nunca serán vistas. Se llena el espacio, se gasta el tiempo, van más de cuarenta y todavía no llego a ninguna parte.    Suena el teléfono, gritan en la oficina, yo me escondo, me escondo para escribir algo, lo que sea...

Leer más: Doscientas Palabras

El usurpador

No podrás ocultar entre tu sonrisa maquiavélica las profundas intenciones de tu quehacer torpe y cotidiano. Te meces sobre tu mismo cuerpo, una y mil veces, siempre haces lo mismo todas noches. Piensas que no me doy cuenta que utilizas tus miradas y esas infames artimañas para lograr la atención de aquella mi mujer. La puerta esta abierta esta noche, mi demencia también. Hoy no me arrebatarás nuevamente su amor, no caerá entre tu pecado...

Leer más: El usurpador