Pasaje 49

El  loco Juan  sale  de  su  casa  a  tiempo. A  paso de  corchea, corchea, corchea, galope, cuartina, cuartina (bis), se  baila  las  calles. Lleva  un  ancla  pa´  no  echarse  a  volar  tan  pronto. Lo  de  siempre: una  y  otra  calle – ¡he Chuchaetumaire! -wena  compaire --¿aonde  vay? -Por  ahí, voy  y  vuelvo-. Juanito  sigue  bailando, mientras  a  lo  lejos  divisa  su  destino. Se  pone  contento. Se  olvida  un rato  de  la  Jaky  y  el  pierna...

Leer más: Pasaje 49

¡Tan sólo fue un sueño!

Estaba yo en mi habitación acompañada de mis pensamientos, en el resguardo de la oscura y fría noche. Observaba a través de la ventana, las infinitas estrellas que brillaban en el cielo. Sentía en lo más profundo de mi corazón, que cada una de ellas me enviaba un cálido mensaje de recuerdos, junto al viento que albergaba allí. De repente, sentí inesperadamente una lágrima rodar lentamente por mi mejilla. Por...

Leer más: ¡Tan sólo fue un sueño!

El verdadero amor

Se encontraba aquella joven, dulce y tierna, llamada Sheril, con su prima Claudia, optimista y tímida, mientras se preparaba para un concierto que tenía. Estaba un poco nerviosa, puesto que era la primera vez que iba a cantar en público.  Al llegar a aquel sitio acordado, en el que Sheril vio de lejos a un chico que la miraba profundamente a los ojos, se puso muy feliz y tuvo un sentimiento en su corazón, que no podía descifrar.Después de un...

Leer más: El verdadero amor

El verde caimán del Caribe

Era  una hermosa playa de blanca y fina arena, el sol brillaba en lo alto y el agua de un color azul como el cielo que la cubría jugueteaba con sus espumosas olas en la orilla, todo estaba en calma, nadie paseaba por la playa como en tiempos pasados.  En aquel desolado paisaje apareció una bella dama, vestida de blanco, con sus pies descalzos, que caminaba despacio, con sus cabellos sueltos agitados por la suave brisa. La joven corría y reía alegremente...

Leer más: El verde caimán del Caribe

Isabel

En un país lejano, en un hermoso castillo, vivió una princesa, era muy linda, con su cabellera rubia y rizada que le caía en bucles sobre la espalda, y unos grandes ojos verdes que eran su mayor encanto, además de su dulzura y bondad. Isabel, que así se llamaba la pequeña, era la menor de tres hermanas, que no la querían, ni sus padres tampoco ya que todos esperaban que nacieran un barón, que sería el heredero, pero por cosas del...

Leer más: Isabel

Gil

Comentario I Señores escritores en este día quiero compartir una historia basada en un mito popular de mi pueblo. Mis treinta años  avalan lugares, personas y momentos de vida. Los lugares son reales las personas pueden ser físicas o no y los momentos se transforman en historia. Se trata de Antonio Gil mas conocido como gauchito Gil. Su presencia me acompaño en muchos momentos de mi vida y siempre  me respondió  como esperaba...

Leer más: Gil

Dos épocas

Se cuenta que en época de los sofistas griegos, uno de ellos ofreció a un hombre instruir a su hijo en la filosofía. ¿Cuánto vale? Preguntó. Cuesta diez monedas. Con ese dinero compro un esclavo, contestó el hombre. Cómpralo, dijo el sofista y de esa manera quedarías con dos esclavos. En este tiempo, en una puerta de la iglesia de Bonda, una señora, antigua profesora, me contó esta historia. En épocas...

Leer más: Dos épocas

Las Dietas Femeninas

Mis padres me lo habían advertido... "llegar en punto no es llegar a tiempo". Pero, la juventud ayuda a pensar que todo será posible de realizar con seguridad por mas difícil que sea. difícil que sea. Me había levantado bien temprano; tome mi baño, desayune lo que mi madre me había puesto sobre la mesa y luego muy prolijo emprendí el camino hacia el colegio. Como había salido de casa con bastante...

Leer más: Las Dietas Femeninas

Estancia Villaverde

Como pensar que aquella bestia me derribaría si lograba acercarme para  hacerle una caricia. Que terminaría conmigo en menos de un segundo, si solo estaba en el primer peldaño para subir y lograr estar a su lado para poder verlo mas cerca. En que escurridizo momento cruce las calles y con tantos riesgos lo hice corriendo. Me hicieron reaccionar los gritos de los demás que azorados miraban la escena. Por un momento quede paralizada, sentí un...

Leer más: Estancia Villaverde