El cauce de los sesenta

A Javier lo cegó la pasión. Tanta era su impaciencia por ganar terreno sobre los atributos de Alicia que no se aguantó esperar a que las aguas pasen. Ignoró las precauciones mínimas para cruzar el río,  él nada menos, educado desde chico para vadearlo por donde el cauce no tenga trampas. Hacer pie es de elemental prudencia y evitar las piedras amontonadas otro tanto. Por el musgo o por la redondez un pie resbala y el otro queda aprisionado. Javier se lanzó a las aguas esa tardecita, después que la lluvia de la noche hizo crecer al río. Bramaba y espumoso corría como si bajara por la pendiente de una montaña. Sobre la orilla opuesta Alicia...

Leer más: El cauce de los sesenta

Despertó

Cosme despertó. Entonces lo comprendió. Todo aquello no había sido más que un maldito sueño.  “¿Qué son los sueños?”, se preguntó. Había leído en alguna parte que los sueños son una serie de imágenes o escenas asociadas a distintas sensaciones y sentimientos que recordamos al despertar. Pero, “¿que son exactamente?, ¿Por qué soñamos?, ¿de...

Leer más: Despertó

Ella vendrá en aquel tren

El tren se detuvo. No tenia reloj, ni manera de comprobar la hora, pero estaba seguro de que llegaba puntual. Como siempre. Mientras sonaba el chirriar de los frenos del ferrocarril me hice de nuevo aquella pregunta. ¿Vendrá hoy en este tren? No recordaba las veces que por mi cabeza habían pasado aquellas cinco palabras. Ni por cuanto tiempo llevaba esperándola. Pero estoy completamente seguro de que ella vendrá en aquel...

Leer más: Ella vendrá en aquel tren

La caída de un dios

Algún  día  se  enterarían  de  quién  era  el  que  movía  el  espejito. El  placer  que  me  producía  ese  pensamiento  en  fantasías, se  desvaneció  al  chocar  con  la  realidad. Aquel  19, con  su  cielo  teñido  de  rojo, trajo  la  certeza, hizo ...

Leer más: La caída de un dios

La imaginación

Este cuento lo escribí para un niño muy lindo e Inteligente que es mi nieto, con todo el amor del mundo. Damian fue con su mamá a visitar a la tía Magalis, él como niño en la edad de ‘quiero saberlo todo’ estaba inquieto.  Miraba todo ya que era nuevo para él, entró al cuarto de Alan, que estaba durmiendo y lo despertó y así siguió hasta que llegó al garaje donde encontró un...

Leer más: La imaginación

Gente Hipócrita

  Estudiamos geometría cuando dijo que quería suicidarse. Hice mi planteo: a) Lo bueno de la vida; b) La espera de oportunidades; c) Pensar en los demás; d) La espera del momento de gloria; e) La paz de la vejez; f) La lucha por un ideal.  Fui práctico y elocuente.   Él desarrolló sus argumentos: a) Soledad;. b) Desprecio; c) Falsa vanidad; d) Trascendencia; e) Falta de trabajo; f) Carencia de estima; g) Ausencia de amor; h) La...

Leer más: Gente Hipócrita

Engaños y menitras

    Era la casa grande de toda una familia, estaba rodeada de aguas calidas y adornada por verdes palmeras, el sol con sus rayos dorados iluminaba todos los rincones y sus habitantes vivían y trabajaban en paz, eran felices a su manera.      El lugar era tan hermoso que el primer visitante que llego de muy lejos se quedo maravillado y dijo algo así; este es el lugar más hermoso que han  visto mis ojos....

Leer más: Engaños y menitras

Silbo Trunco

Un último relumbrón de sol alcanzó a colgarse de su mirada para refulgir por un instante adentro suyo. La sombra, alrededor, fue repentina y total. Una bocanada residual de aire se volvió monóxido en sus pulmones, mientras la traquea se le obturaba después de taponársele la boca.  El cerebro reprodujo, vertiginosa, la extensión completa de su vida. A él le pareció increíble vislumbrar cientos de momentos...

Leer más: Silbo Trunco

Pasaje 49

El  loco Juan  sale  de  su  casa  a  tiempo. A  paso de  corchea, corchea, corchea, galope, cuartina, cuartina (bis), se  baila  las  calles. Lleva  un  ancla  pa´  no  echarse  a  volar  tan  pronto. Lo  de  siempre: una  y  otra  calle – ¡he Chuchaetumaire! -wena  compaire --¿aonde  vay? -Por  ahí, voy ...

Leer más: Pasaje 49