Las Dietas Femeninas

Mis padres me lo habían advertido... "llegar en punto no es llegar a tiempo". Pero, la juventud ayuda a pensar que todo será posible de realizar con seguridad por mas difícil que sea. difícil que sea. Me había levantado bien temprano; tome mi baño, desayune lo que mi madre me había puesto sobre la mesa y luego muy prolijo emprendí el camino hacia el colegio. Como había salido de casa con bastante tiempo, decidí pasar por el mercado Chino a comprar un amuleto para una compañera que, muy graciosamente era por demás supersticiosa y necesitaba de ellos para cada emprendimiento, desde dar un examen hasta como pasaría el...

Leer más: Las Dietas Femeninas

Estancia Villaverde

Como pensar que aquella bestia me derribaría si lograba acercarme para  hacerle una caricia. Que terminaría conmigo en menos de un segundo, si solo estaba en el primer peldaño para subir y lograr estar a su lado para poder verlo mas cerca. En que escurridizo momento cruce las calles y con tantos riesgos lo hice corriendo. Me hicieron reaccionar los gritos de los demás que azorados miraban la escena. Por un momento quede paralizada, sentí un...

Leer más: Estancia Villaverde

Experimento

Un grupo de monjes estudiosos de la conducta humana comprobaron que los monos aulladores no hablaban por miedo al trabajo. Tomaron una comunidad de estos animales y se propusieron enseñarles a hablar a fin de aumentar su comunidad religiosa; sin pretender que engrosaran la fila de los asalariados. Después de varios meses de adoctrinamiento los monos entendían los símbolos a su manera. En el momento en que los invitaban a orar se echaban  al piso y...

Leer más: Experimento

Oír la voz

Cómo confesar la verdad. La agonía le atenazaba el pecho al pensar en que ya no era la misma del día anterior. Hoy, una mujer se reflejaba en su espejo: y se odiaba por ello. Las olas lamían los restos de semen de sus piernas con desesperación mientras ella creía escuchar la voz de su madre llamándola a su lado. No sintió el frío del líquido que la envolvía al internarse en la búsqueda materna...

Leer más: Oír la voz

Rurú

El recinto a reventar era bañado por el sol primaveral de medio día. El campo se extendía ante los ojos, profundos y negros de Rurú en una promesa inédita; las derrotas eran cosa común, pero el ambiente hacía pensar en buenas posibilidades. Tenía el sol a favor, su sombra larga al frente y las ganas, sobre todo las ganas. El público aclamaría su nombre y los grandes equipos pelearían el número en su...

Leer más: Rurú

¿Prohibido?

Sus miradas se activan, se entrecruzan, se esquivan o se buscan, una mirada de él a escondidas, buscando el lugar idóneo para no levantar sospechas, una mirada de ella, con disimulo para que no se den cuenta. Nunca se han dicho nada, no es necesario hacerlo, los ojos hablan solos, los dientes rozando los labios hablan solos, la rojez en su rostro cuando se encuentran hablan solos. Y ellos hablan, de temas banales y a veces profundos, se ríen de las tonterías que...

Leer más: ¿Prohibido?

Encuentro inesperado

Dice el horóscopo que hoy será un día muy especial, que conoceré al ser más  importante de mi vida; lo demás normal, tengo tres puntos en el amor, es  mucho teniendo en cuenta que no tengo pareja, salud cinco, bueno, no me  encuentro mal y dinero siete, tengo que admitirlo, el astrólogo se ha  equivocado, al menos en esta cuestión.   Dejo la revista en su revistero junto con las demás, para que se...

Leer más: Encuentro inesperado

Amanecer Romántico

"Solo se entregan al hastío las naturalezas eróticas, decepcionadas de antemano por el amor" E.M. Cioran. Tras haber fumado el cigarrillo numero 10, apura con placer tardío y una pizca de nostalgia su oscura taza de café; ya son las 4:00 a.m. y ella, la vecina espejo de su ventana, no ha prendido las luces...qué pasará?! se pregunta con un dolorcito en la boca del estómago que empieza a incomodarle. -Estará enferma...

Leer más: Amanecer Romántico

Con horror

Abrió los ojos, vio sus patas y, con horror, constató que eran negras; negras como la noche anterior y sus maullidos; de un negror tan insondable como el atardecer que antecedió a esa noche y a la horrorosa mañana en que abrió sus ojos, vio sus patas y constató, con horror, que eran negras.