El perro muerto

 Los jóvenes reunidos alrededor de la fogata me pidieron que les contara alguna historia que les impactara, de esas que recorren los ranchos del campo uruguayo…Según la leyenda, les dije, el séptimo hijo varón que no halla sido bautizado por su hermano mayor, será, a partir de la pubertad, un lobisón. Esto significa que el infortunado estará condenado a tomar la forma de algún animal del campo (el primero que vea), durante las noches de luna. Nunca creí en eso, de hecho me parecía bastante tonto. Una de las jóvenes me preguntó: ¿o sea que usted jamás vio nada? Bueno, explique, una vez siendo aun muy joven...

Leer más: El perro muerto

El nuevo sendero

Y el ángel, se queda allí mirando; con su corazón echo trizas. Solamente viendo como se marchaban a un mundo inhóspito y solo. Lentamente giro y miro hacia la luz que provenía de lo más alto del cielo y sin decir una palabra pero con una lágrima preguntó:- ¿Por qué? - No llores es lo mejor para ellos, aunque no lo entiendas ahora. Así tiene que ser. - ¿Por qué? Dime ¿por qué, los...

Leer más: El nuevo sendero

Soledad

De pronto el silencio ha ganado tus ojos y el brillo de tu tranquilidad se opaca con el mutismo que rodea tus oídos.Tu voz se queda detenida en el último compás de tus palabras, ya nada hay para decir, ya nada hay a quien decirlo.El murmullo de tu imaginación perturba el sinsabor de todo lo que te rodea, las imágenes de tu cabeza se van diluyendo poco a poco mientras escuchas el vacío de tu alrededor.La soledad te ha rodeado y como imposible...

Leer más: Soledad

Que tal una historia

  Ella, no recuerda exactamente como sucedieron las cosas , sólo sabe que lo conoció mirándolo.El, simplemente le dijo en una oportunidad, muy oportuna por cierto, que le gustaba su boca… una buena señal no?Pues... efectivamente se besaron como bebés hambrientos .Sin tener en cuenta los términos del tiempo , sencillamente sucedió.Quizá su saliva saciaba esa sed inquebrantable que se siente cuando se...

Leer más: Que tal una historia

Un deseo

 A veces quisiera que cierto tipo de melodías ambientaran las escenas de mi vida. El vacío inmenso que equipara el silencio de su fin a la propia realidad que vivo, sólo me recuerda que soy dos, tres, cuatro, quizá infinitas personas que se le han salido de control a mi obsoleta existencia.Sólo esas melodías podrían lograr que tanta cordura danzara con la misma fe. Reservados los derechos de autor

Leer más: Un deseo

Se me voló el retrato

Gafas que me hacen ver al mundo como es y van con mi presencia, un cuerpo casi bien cuidado, muy bien vestido con un aroma  matutino que me representa en mi ausencia.Bailo muy bien, corte de pelo que me hace sentir nuevo.Una dentadura perla y mis abrazos remiten seguridad.Mis besos dicen más que mil cartas de amor y mis dedos dan un toque inolvidable a sentir.Habilidad para lo bueno que ofrece la vida, un muy buen mentiroso y monto muy bien la bicicleta.Estoy mirando mi retrato y...

Leer más: Se me voló el retrato

Olegario

Este cuento es en primera persona, pero tiene la dificultad que el lector deberá leer en parte pensamientos de la protagonista y en partes palabras que emite en voz alta. Es muy localista. Esta personificado en gentes de las zonas rurales de mi país, quienes tienen una forma especial de expresarse. Espero les agrade. Le tengo gran cariño a este relato. Saludos.  Otra vez lo mismo, este Olegario que no vuelve y eso que le he dicho una y mil veces: No...

Leer más: Olegario

El muerto

Cuando abrió la puerta, pudo verlo en el piso. Su brazo diestro descansaba de su último intento, sobre el roído colchón del camastro, y su cabeza colgaba, mirando despeinada hacia abajo. Los aromas mezclados con alcohol y tabaco embargaban la respiración.Reconoció a Juan inmediatamente, pero no se mostró sorprendida. Dejó entreabierta la puerta y, resuelta, se dirigió hacia el ventanuco cuyos vidrios, empapelados al azar con...

Leer más: El muerto

La balanza de la justicia

Segundo lugar en concurso de microcuentos Universidad Católica Chile.            Aldonsa Mantequilla, la chiquilla de la esquina, durmió patas arriba y le subió la fiebre. “¡Qué horror!”, gritó la vieja en la mañana al encontrarla derretida. Con Aldonsa untó el pan, tomó el desayuno y así se pagó de todo el alquiler que la niña le debía.

Leer más: La balanza de la justicia