El por qué del por qué

Papi, yiya ya no quiere a tato. Pues eso le pasa. Por qué? Por ser él. Por qué? Porque si él no fuera él, yiya no le habría terminado a él sino a otro tato, Por qué? Porque ya tato sería otra persona a la cuál yiya no le habría terminado, al menos por esta época del tiempo. Por qué? Porque yiya sólo le ha terminado a tato últimamente. Por qué? No sé, eso ya te toca preguntárselo a ella. Por qué? Porque yo al menos, no la entiendo. Por qué? Porque todos estamos locos, sobre todo cuando nos comparamos entre hombres y mujeres. Por qué? Esa pregunta, amiguito mío, es la pregunta que todos...

Leer más: El por qué del por qué

Constanza

La luz del exterior atraviesa por las cortinas, por los párpados y llega hasta el cerebro. Debo levantarme, no importa cuanto frunza los ojos, la luz ya se grabo y no la puedo sacar de ahí. Contanza debe comenzar su día, debe bañarse, lo hago, debe desayunar, después lo haré y salir a la batalla contra miles de personas tan sólo para poder, después, con la quincena, comprar la despensa que debe durar más de un mes; pagar el agua...

Leer más: Constanza

Palabras

    Alex Garfunkel 26 de octubre de 2001 Ahí están algunas grandes, otras gordas. redondas, flacas pero ahí están esperando a ser usadas, como barro, fresco, inherente de toda idea o concepto, se unen sin formar nada, falta aplastarlas, martillarlas, atornillarlas, cultivarlas, esculpirlas para que después de un tiempo sean olvidadas, maltratadas, pateadas y escupidas, así son los vocablos, términos, parece que...

Leer más: Palabras

Lloré mil veces

Esa noche esta tarde de fuego en mi corazon ya ni se, llore hasta la ultima gota de mi boca, ella tan amarga y sola me sorprendio con su voz energica, yo te ame siempre, nunca entendi porque, porque de su amor desesperado para luego despacharme sin preguntas posible y en absoluta debilidad, no tienes derecho a tocarme ya no te amo. Temble en mi piso de cristal y el grito se ahogo en la noche del desierto amargo, cada flor que tome de aquel jardin fue una espina de acero filudo en mis manos...

Leer más: Lloré mil veces

El Alba

Los granitos de arena, pasan entre los dedos  de Guimar, juega con la arena entre sus manos, pensativa, reflexiona , contempla la naturaleza , la grandeza  que la observa,  las infinitas mariposas la rodean y se posan en su cabeza, y en sus rodillas.Su vestido  tan sencillo y leve, cae  y se desliza entre su cuerpo,  su  ropa íntima   cae sobre el vestido lleno de arena . Entre los cabellos de Guimar pasa el aire lleno de sal , ella...

Leer más: El Alba

La tierra de las mariposas

Esta historia es como cualquier otra, es simple y vagabunda.Esta historia es secilla , porque la vida es sencilla; la complejidad que se vive, es creada por nosotros mismos.Aquí es  Marinya, la tierra de las mairposasSe dice que esta tierra estaba totalmente deshabitada, hasta que un noche , un hombre y una mujer llegaron del mar para concebir un hijo en la playa .Cuando  éste nació, millones de mariposas  fueron encontradas muertas en la orilla...

Leer más: La tierra de las mariposas

A veces es tan frágil el amor por la vida

A veces es tan frágil el amor por la vida. Nos cuesta tanto quererla, querernos, querer... a veces pienso que todo me incumbe. Que un pájaro que vuela al otro lado del mundo batiendo sus alas, produce un movimiento en el aire que es la brisa que recibo esta mañana, que la flor que se abre en este instante alimenta a la abeja que fabrica la miel que comeré un día de estos, que la mujer que llora, que ama, que pare, seré yo, que su eco me llega...

Leer más: A veces es tan frágil el amor por la vida

Nada que ver con las estrellas

Lo difícil de mi cara brota de un corazón alérgico a la nadame he apropiado de un atardecer, lo anudé al alma mientras los relojes se deteníany tengo una grieta incómoda entre mis brazos formando un pozo por donde se fueron mis cosaspero me falta saber cuál es la mirada de los ojos cerradosme falta buscar el tramo superior de la escalera de incendio me falta, aún, reconfortarme con el intento de lo imposible.

Plakat

Abrázame fuerte, por toda la eternidad y así lo hice sin que me temblara el pulso, y la contuve en mi pecho mientras su mirada vagaba por alguna parte de nuestro universo ya inexistente, que el flash enceguecedor nos había cerrado y había convertido en blanco y grises, nunca azules ni rojos, ni respiración ni movimiento , ni un instante para descansar de la eternidad a la que se nos había condenado desde ahí por siempre jamás, y ya no...

Leer más: Plakat