Desmemoriada

Una mañana caminaba yo por el centro de Montevideo, cuando me encontré con mi prima María Cristina. Como era temprano la invite a desayunar y este fue el dialogo que allí mantuvimos.

- ¿Cómo has estado?-

- Bien gracias aunque un poco alterada-

- ¿Y eso por que?-

- Es que la semana pasada asistí al doctor por un examen general y le comente de mis problemas con la memoria-

- Oh!, ¿y?-

- Pues me recetó unas pastillas que me ayudaran con eso, debo tomar una cada día.-

- ¿Y notas alguna mejoría?-

- Para serte franca, se me ha olvidado tomarla.-

- ¿??-

- Creo que repetiré el capuchino.-  

Comentar