DIOS NO EXISTE

Repitió toda su vida el ateo. Argumentaba su afirmación con miles de pruebas científicas y estudios filosóficos de los sabios materialistas. Hasta convenció a muchos jóvenes de la inexistencia de Dios.

En su lecho de muerte suplicaba a ese Ser negado que lo perdonara y le diera la salvación.

Comentar