Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

El saquito nuevo

Esta anécdota es de Nelson Ramírez, el cojo o "Tarántula", como lo apodamos después del accidente que voy a relatar. Este muchacho tenía una pierna más corta que la otra y andaba con bastón, como puede suponerse era uno de los objetos de burla en el barrio; además, se ponía de los mil demonios  cuando era objeto de nuestras bromas y eso lo hacía más vulnerable porque mi amigo Ricardo P, también era cojo, pero no se la dejaba montar de nadie.

El papá de Nelson tenía fama de ser adinerado y tacaño, más de esto último que de lo primero, de manera que Nelson y sus tres hermanas (bien feas, por cierto) que llamábamos “Las repisas”, vivían con la esperanza de heredar al anciano cuando falleciera pero  el viejo no daba señales de agonizar y la esperanza se fue diluyendo con los años ya que el anciano parecía inmortal.

Cualquier día Nelson sacó prestada una bicicleta para ir hasta el centro de la población a hacer un mandado, al llegar a la carretera principal no miró hacia los dos lados y salió sin precaución. Él que sale y una volqueta que lo atropella con chirrido de frenos, invocaciones a Dios y maldiciones del chofer por la imprudencia de Nelson. Como siempre ocurre en estos casos, en cuestión de segundos se amontonó medio barrio y gente de los barrios vecinos a fisgonear el incidente.

El muchacho estaba tirado en mitad de la carretera, blanco como un muerto y quieto como si hubiera fallecido, en medio de un charco de sangre. Por fin, alguien se agachó, le tomo el pulso y acercó la mano a las fosas nasales:

-      ¡Está vivo, respira!- dijo.

-      ¿Qué hacemos?

-      Llamen a alguno de la casa.

La mamá de Nelson, una señora gorda y perezosa llegó jadeando, preguntó cómo estaba y cuando supo que estaba vivo y sin heridas mortales pidió espacio para pasar a verlo. Se quedó mirándolo con lágrimas en los ojos y le dijo con tono de reproche:

-      ¡Preciso tenía que llevar el saquito nuevo...!

Comentar