HISTORIAS ENGARZADAS EN CÁPSULAS DE CIEN (iv)

 

EMBRUJO DE LA LAGUNA DE LA COCHA.- En aquel embalse  paradisiaco de "la cocha" vivian indígenas quillacingas, gobernados por el cacique “Amoremi”.

Al enterarse que, conquistadores españoles llegarian a usurpar y saquear los peculios nativos de su tribu; llamo a sus vasallos y les ordenó juntar el oro y demás riquezas, y, en canoas trasladaralos a la isla “La Corota” para esconderlo.

La epopeya de los saqueadores comenzó, cuando encontraron al caique solo.  Al negarse entregarles los tesoros, lo masacraron vilmente al pie de la laguna.

 Cuenta la leyenda que, el cacique era hechicero. Que convirtio a sus hombres en tritones y en sirenas a sus mujeres.  

 

LOS CELOS, ENERGIA QUE ENFERMA.-La celotipia de los CELOS como argumento recurrente y germen de demasiados sucesos  "dramáticos" es indicio claro del temor a no valer nada como persona; y acaba en agresiones físicas  y desequilibrios lamentables.

Desde siglos en las sociedades monogámicas, el adulterio provoca reacciones de rechazo hacia la pareja en tal medida; que origina inseguridad, afecta al prestigio y al honor.

Los celos son energías manifiestas, producto de una baja autoestima y una idea "equivocada" del amor. Si no se es capaz de amarse a sí mismo, no se podrá creer en que se es digno de amar a los demás.

 

TARZAN Y SUS VIRGENES.-“Tarzán de los monos” historia del primer superhéroe; un niño aristócrata que accidentalmente nacio en África y al quedar huérfano los primates se hicieron cargo de su existencia.

El Tarzan que traigo a cuento; era un joven guapo adicto al sexo; seducia jovencitas vírgenes a tener relaciones sexuales por primera vez, y después, las abandonaba a su suerte.

Una de sus vírgenes, vilipendiada por el daño moral, lo sedujo a estar con ella.  Antes de intimar le pidió que se dejara amarrar a la cama. Luego que lo hiciera, lo acuchillo con sevicia, vengando de esta manera su candidez mancillada.

 

LA DICOTOMÍA DEL BIEN Y EL MAL.-¿Que es el mal? pregunto un niño a su profesora de religion- Ella respondió - el mal es la antitesis del bien. O, sea, una fuerza que actua opuestamente al bien.

El alumno insatisfecho con la respuesta la interrumpio -diciendo- Malo o bueno, infierno o cielo, castigo o premio. Si Dios es bueno, entonces todo lo que Él creó es bueno.

En esta situación, el "mal" no existiría ni puede existir en la realidad física, ni espiritual.

En otras palabras, "el mal" no puede existir. Más bien, a lo que le llamamos mal no es más que la ausencia del bien.

 

Comentar