Incrédulo

El mendigo leproso y sifilítico, por razones inexplicables de la vida, consiguió una amante joven, hermosa, intelectual y millonaria.

Una noche la bella, en medio del llanto, le juró que lo amaba sin ninguna condición y el desgraciado no le creyó.

 

Comentar