Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

LAS ARPIAS. Mitologia Griega con humor

También conocidas como Harpías al principio  eran hermosas mujeres aladas conocidas principalmente por robar constantemente la comida de Fineo antes de que éste pudiera comerla, haciendo cumplir así un castigo impuesto por Zeus. El castigo se lo ganó el pobre tipo por revelar secretos de los dioses del Olimpo, lo que está pasando en Colombia con el Hacker y otros metiches informáticos; sigiendo con el cuento Zeus condenó a Fineo a vivir en una isla con un banquete perpetuo del cual no podía comer nada porque las Arpías llegaban volando y le quitaban la comida de las manos antes de llevarla a la boca, que hijuemadres tan remalpas.

El castigo se prolongo hasta que un día llegó Jasón (después se lo presento) con los Argonautas y, como tenían conexiones con otros héroes, enviaron tres de estos que podían volar (Calais, Zetes y Boréadas), a perseguirlas y cuando las alcanzaron les iban a dar matarile pero su hermana Iris les rogó que no las mataran con la condición de que estas dejaban de joder a todo el mundo.

En tradiciones posteriores fueron transformadas en genios maléficos alados de afiladas garras, que es como se les conoce popularmente. Y para colmo no robaban la comida sino que la ensuciaban con sus excrementos  para que no se pudiera comer. Por derecha trasmitían enfermedades y suciedad y dejaron de ser mujeres hermosas para convertirse en monstruos que secuestraban personas para torturarlas. Se las asocia con las Erinias y se consideran personificaciones del viento destructivo, algo así como ciclones y huracanes de esos que asolan el mar Caribe.

Y para terminar les cuento que feas y todo siempre hay alguien que se come a las mujeres, en el buen sentido, o, mejor dicho les hace el favor de embarazarlas, así que estas maravillosas ARPÍAS procrearon hijitos que en vez de seres humanos eran caballos, ¿como la ven?, No centauros, no señor, caballos que fueron la montura de Aquiles y otros héroes. Y dejo aquí a las Arpías porque me llaman a desayunar.

Edgar Tarazona Angel.

http://mitologiagriegaconhumor.blogspot.com

Comentar