LAS AVENTURAS DE GUSTAFO ELÓRICO: LA FOTO ESTÁ VIVA

La profesora Alicia Borja les  pidió a sus estudiantes  hacer un cuento en una de sus clases, en ese momento empezó el  dilema ellos querían  escribir pero no sabían cómo hacerlo. Gustafo un estudiante promedio y un poco inquieto pensó que el primer paso  uno era inventar el titulo lo cual le demandó bastante tiempo. Después de una hora él debía leerlo que había escrito, pero su hoja estaba en blanco y el escritómetro que indicaba el número de letras en el papel  estaba en ceros.

 –Gustafo deja de comer y mejor cuéntanos lo que llevas.

 – No profe aún no he escrito nada, apenas estoy pensando.

 – ¿Y porque si hace rato empezamos?

 –Es que no encuentro el titulo adecuado para mi obra.

 – ¿Qué? Mira jovencito por si no lo sabías eso es lo último que se hace, te  lo explicare: algunas  parejas cuando deciden tener un hijo lo planean luego lo fabrican y por último le ponen un nombre, es decir lo bautizan, no sirve de nada ponerle al baby Rómulo si al cabo de nueve meses nace una niña ¿vez? Todo cambiaría, en tu caso debes pensar en planear y fabricar tu cuento antes que bautizarlo, ahora ponte a escribir.

 –Pero es que profe no sé, las ideas no me fluyen y tampoco logro relacionarlas nos e cómo escribir.

–Problema número dos,  debes entender que la escritura es un proceso que va acompañado de la lectura y para ser un buen escritor debes empezar por leer, es un requisito indispensable, lo mismo sucede cuando estornudamos,  necesariamente debemos cerrar los ojos, así pasa con este ejercicio entonces primero reflexiona sobre tu nivel de lectura, ahora tienes dos claves que te servirán mucho y espero que puedas avanzar.

-Las palabras del profesor Quinceno también invadían  mente, él insistía en que en la escritura todo se vale, por ejemplo se puede dar  vida a las cosas,  viajar en el tiempo y hacer posible lo imposible. Algo que me hacía pensar era una frase que decía algo así como: “para escribir no hay reglas, que cada quien escriba como mejor le parezca, al fin y al cabo todo es invento del hombre, sí, el mismísimo que está plagado y lleno de errores”. Mi prematuro cerebro no alcanzaba a entender lo que me decían hasta ese momento, sin embargo esas palabras fueron de gran ayuda para hacer mi primera obra.

Después de desarrollar varias lecturas y de escribir y escribir Gustafo tuvo su primer producto el cual procedió a leer ante sus compañeros en clase de español.

-Buenos días profesora y amigos voy a leer el cuento que construí y espero contar con su amable silencio y atención para poder empezar:........

 

 

                                                               

Comentar