LOS RAYOS DE ZEUS Y EL COJO HEFESTOS

 

Nuestro padre Zeus obtenía sus rayos de Hefestos, el herrero del Olimpo y como que se hacia el pendejo con los pagos por su labor.

Hefestos, como todo trabajador del mundo, o de los cielos, requería de su paga para pagar sus necesidades (esto es invento mío porque eran dioses, pero se me ocurrió esta anécdota), entonces comenzó a elaborar rayos falsos que se apagaban mucho antes de llegar a su destino.

Al principio Zeus no detectó el engaño porque parecían genuinos, como fabricados por China, pero comenzó a sospechar al darse cuenta que no causaba incendios ni terror en las regiones a donde los arrojaba. Bajó al mundo disfrazado de peregrino y se dirigió a su gran santuario en Olimpia. Allí encontró a sus sacerdotes casi muertos de hambre porque nadie daba limosnas a causa de que ya no le temían a sus rayos.

Regresó al Olimpo y mandó llamar a Hefestos y, sin ninguna explicación le mandó un patadón que lo dejó cojo por toda la eternidad. Este es el origen de la cojera de Hefestos según yo. Pero ustedes pueden creer cualquier otra versión.

 

Edgar Tarazona Angel

Comentar