Persona non grata. Un visitante poco casual.

He despertado abrupta-mente, algo anormal me inquietaba y me hacia perder el sueño. Al despertar sentí mucha sed aparte de tener la mano dormida me pellizcaba el dedo índice y medio por que no los sentía. Baje la mano de mi pecho y sentí como fluía la sangre a mi mano y  revivía de nuevo de su breve letargo. Entre penumbras pude divisar las pequeñas luces que emitía el módem del Internet. Me senté en el borde de la cama aun con la  breve sensación del cuerpo pesado por haber despertado en sobresalto, baje de la cama y me dirigí a la cocina a tomar agua para quitarme la sequedad de la garganta. No quise ni prender las luces por qué no lo sentí necesario. Solo esperaba terminar de beber mi agua sorbo a sorbo ya está estaba algo más que fría. Y buscaba entre penumbras que mis ojos se adaptaran a esa oscuridad y me llegase algo de claridad. Camine cruzando del comedor a la sala sentí como si algo me observara en el rincón de la sala, mis ojos aun trataban de escudriñar en aquella penumbra profunda e indescifrable. Pero allí sentí como si había algo que me llamaba la atención, y me dije en mis adentros umm solo es mi imaginación buscando a darle un sentido lógico a toda esa paranoia de los sonidos y voces en mi cabeza. Pero no fue así. De nuevo escuche algo, no se, como un silbido profundo y ligero dentro de mi cabeza, y una voz susurrante, pero esta era diferente, era como si estaba dentro de mi cabeza hurgándome el cerebro de un forma que paralizaba hasta mi respiración y parte de mi cuerpo. En mi cabeza una voz.  Todos me temen y me aborrecen. Y en algún momento de sus vidas de una u otra forma me han llamado, y  por no ser su hora no atendí al llamado. Jaa con mucho gusto hubiese aceptado el trato,  dos almas por el precio de una, pero no era el momento. Para mí no importa el lugar las circunstancias ni nada…. Dios pensé, que lo que me estaba pasando no era real. Pero trataba de moverme y esa fuerza sobre natural no me lo permitía, solo que aquella penumbra oscura no vacilante que me perturbaba  más y más, sus palabras retumbaban mi mente como cinceladas punzantes en mi cerebro.  Es la hora, es la hora. La oscuridad es mi dominio. Desde el primer instante que escuchasteis mi llamado. Porque?  siento que no es mi momento aun. Creo que todavía me quedan cientos cosas por hacer y terminar. La voz.. inquebrantable y a la vez tenue seguía diasporando su erudito jucio. Desde el principio del todo y aun se sigue repitiendo. Acaso crees que me importa, que el mundo deje inconclusas su obra. Para mi tu tiempo es nada, para mi el tiempo es sempiterno infinito no hay principio ni fin, alfa ni omega solo palabras vacias. "habet tempus finem". Él ahora fue ayer, solo una formalidad.

Y allí, en esa penumbra perfecta que tus ojos tratan de descifrar, es mi traje predilecto y en ausencia de la luz mi dominio es universal, como quieran llamarle apeiron u otras homónimas. Sin mí el universo es imperfecto. Solo acéptalo y será menos doloroso. Tú ya has experimentado mi poder y no fue casual la escena que te di a conocer. No tienes ninguna opción... Pero me siento  vivo aun, acaso eso no cuenta. Haaa creo que estoy en una pesadilla y en un monologo de muerte, mi consciente no reacciona. La Voz... aun crees que es un sueño que insensato eres. Sus palabras siseaban  en mi cerebro. Un destello humeante de origen profundo y lejano como si hubiesen dos cigarrillos encendidos en la lejanía logre distinguir en aquel rincón penumbroso que logro erizarme de una forma indescriptible.

Así paso como si un leve sueño se apoderaba de mí ser, y desperté para revivir aquel instante en que perdí la conciencia después de un leve desmayo que aconteció días previos a mi cumpleaños.

Comentar