Plakat

Abrázame fuerte, por toda la eternidad y así lo hice sin que me temblara el pulso, y la contuve en mi pecho mientras su mirada vagaba por alguna parte de nuestro universo ya inexistente, que el flash enceguecedor nos había cerrado y había convertido en blanco y grises, nunca azules ni rojos, ni respiración ni movimiento , ni un instante para descansar de la eternidad a la que se nos había condenado desde ahí por siempre jamás, y ya no hablo, sólo con ella y ella me responde sin mover los labios, sin mirarme, porque ella no ve, y yo tampoco, con mis ojos encerrados en su cabello que brilla opacamente y que ya conozco, desde hace tanto y tan poco, que no es nuevo, y yo conozco tus brazos joven galán, me dice ella, y tu pecho es mi cama eterna, mi sepultura guardada, y ya no escucho ni tu aliento perdido ni tu corazón que llegó a latir, antes de que el brillo me encegueciera de lado, me pretificara como lo hubiera hecho la peor de las medusas griegas, y tu no eres Perseo y yo no soy tu dama , aunque así lo piensen cuando nos vean, y la ventana no cambia no refleja ni deja ver, y somos también sordos sin salvación, atados en un abrazo indiferente, que no es para tanto, le respondo, si ya somos eternos, y etéreos, me dices tú con un llantito imposible, que reprimo con mi puño cerrado que atrapa tu brazo pero no te aprieta, no sentimos, somos nada, sólo simples imágenes que de vez en cuando alguien se detiene a observar, sin mayor compromiso, sin comprensión alguna, sin pena por nuestro dolor mudo, de prisión sin rejas, de libertad que se me olvida cada día un poco más, o que ya olvide definitivamente, a pesar de conocer aún aquella palabra, que nada nos dice en este mundo pequeño, en este mundo estampado contra una pared fría que no siento pero que supongo tener a mis espaldas, tan lejos que se vuelve más que imaginaria, lejana, como un miedo a un no-sé-qué, que no sé por qué temo si ya sólo sé que la destrucción de este papel es lo único que me preocupa, aunque ya no, que más da, que acaben con nosotros, par de actores ancianos, sin salida, sin vida, sin sentido.

Comentar