¿USTED NO SABE QUIEN SOY YO?

 

El hombre, muy borracho y desorientado, le hizo esta pregunta al policía que primero encontró por el camino. No era asunto de prepotencia o desacato a la autoridad. El problema era que en medio de la laguna mental que padecía en el momento, ocasionada por el exceso de alcohol, no recordaba quien era y menos dónde diablos vivía.

Comentar