Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

Ya no soy virgen

Cualquier día de diciembre llegó Marcelita a su casa con una cara donde se mezclaban toda clase de sentimientos contradictorios. Cabe aclarar que la pequeña era la predilecta de sus padres y la consentida de las profesoras del colegio. Al verla en ese estado tan fuera de lo común su madre le preguntó preocupada:

-         ¿Cariño, pasa algo malo?

-         ¡Sí¡- respondió la pequeña- algo muy grave.

-         ¿Qué tan grave?, continuó la madre.

-         Muy grave, mamita, que ya no soy virgen.

La mamá casi se desmaya ante tamaña confesión de su adorada pequeña e imaginó cuantas situaciones caben ante esta espantosa situación de su bebita de cinco años, que asistía todos los días a su parroquia para ensayar todo lo relacionado con la novena de aguinaldos. Se armó de valor, después de transcurridos unos minutos y se dispuso a escuchar de labios de su pequeñita los pormenores de semejante revelación.

-        Cuéntame bebe… por favor.

-       Mamita –respondió la niña hecha un mar de lágrimas y sollozos- ¡tienes que perdonarme, me lo prometes?

-        Por supuesto cariño, pero dime qué fue lo que te ocurrió… por favor.

-        Pues que me puse a molestar con un niño, tú sabes, con Pedrito…

-       ¡Clarooo, tenía que ser ese demonio!,  dijo la madre interrumpiéndola…

-       Déjame hablar mami, pues la profesora nos regaño y Pedrito ya no es San José y yo ya no soy la virgen, ahora somos pastorcitos.

Comentar