Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

AYER PARA QUE SIRVE?

 

Dicen que ayer ya se fue, que está muerto, sin embargo los recuerdos permanecen y, lo peor, es que la mayoría de estos son los tristes, dolorosos o desagradables. Por supuesto que los momentos felices también pero ganan los otros por abrumadora mayoría.

En la religión, para el sacramento de la penitencia hay un paso llamado examen de conciencia en el cual uno hace reminiscencia de todo lo malo que ha hecho y que llaman pecados para poder realizar luego la confesión de boca. Ahora sin sacramento le aconsejan a uno hacer un inventario moral que viene a ser lo mismo pero sin cura de por medio. Claro que en este inventario también entran las buenas obras.

A mi ya largos años sigo conservando buena memoria; claro que cuando otras personas me recuerdan malas acciones, según ellos, me hago el pendejo como si no me acordara y es que todos tenemos la misma tendencia, que es hacernos los olvidadizos cuando estamos en compañía de amigos o familiares y de pronto les da por traer a la conversación anécdotas del ayer lejano… y siempre, por maña o crueldad mental, cuentan los hechos más bochornosos de nuestra vida pasada como la borrachera en que nos tiramos la fiesta o la novia más fea que nos tuvo tragados sin razón.

Claro que uno se desquita contando algo de los otros como la historia de la prima que se voló con el cantante de una orquesta de ínfima categoría que pasó por el pueblo y ahora se da ínfulas de aristocracia porque se casó con el rico del pueblo y ahora disfruta de  su dinero como viuda legalmente registrada. O el primo que presumía de don Juan del pueblo y cuando salió del closet nadie lo podía creer. Pero el asunto es que por las redes y a cada rato corren mensajes contra el pasado que ya pasó y es papel quemado o cheque cobrado  y uno piensa que si eso es así por qué demonios nos piden ese inventario moral.

Y hablando de moral como harán los políticos de casi todo el mundo que siempre olvidan su pasado y se acuerdan del ajeno, especialmente durante las campañas electorales en las cuales no se trata de convencer por virtudes propias sino denigrando a los oponentes. A mi no me importa el pasado de los demás, con ocultar mis malos recuerdos tengo y me sobra. Pero ya tengo lista una hoja en blanco para empezar a escribir mis pecados.

 

Edgar Tarazona Angel

Comentar