En una fría noche de invierno

En un viejo periódico casi ilegible, guardado en la casa de mis padres, y con letras muy pequeñas pude leer: “Ayer, en una humilde vivienda del barrio Sur, falleció Don Jacinto Perdomo, a la edad de 81 años, solo y posiblemente de frío”. Seguí ojeando esas amarillas páginas, buscando una mayor información, pero no la había. ¿Por qué mis padres habrían guardado celosamente ese periódico? ¿Qué significaba Don Jacinto para ellos? ¡Morir de frío que espantoso! Muchas preguntas inundaron mi pensamiento, no encontrando la respuesta correcta. Si triste era morir, más triste era morir de frío. No...

Leer más: En una fría noche de invierno

Desesperación

Miras al techo, te concentras en otros asuntos y piensas que ha pasado mucho tiempo, volteas a mirar el reloj de tu mesa de noche y ves que solo han pasado unos segundos, justo en este momento tu mente ha decidido funcionar a mayor velocidad; te das media vuelta, sobre tu costado, miras la pared, la tocas, sientes la diferencia de temperatura y te agrada sentir el frío tacto del muro, suspiras tratando de calmar la incesante guerra de pensamientos y sentimientos dentro de ti...

Leer más: Desesperación

La abierta cárcel de mis manos

Apenas me he levantado y la ducha tibia me ha despojado de los retazos tardíos del sueño. Mientras el aroma del café matinal barboteando en el fuego penetra mis sentidos cual afilado puñal, he sentido el irrefrenable impulso de escribir, mi atenta lectora. Ha penetrado en mis venas la impostergable necesidad de la palabra, ese cruel veneno que nos penetra y toma por sorpresa y ya no nos abandona más. Ese monstruo despiadado que sediento bebe tu...

Leer más: La abierta cárcel de mis manos

Carga de sueños

     Como un simple bufón de sueños y de ilusiones, llegó a nuestro pueblo, en busca de aires renovadores. Todo un misterio su pasada vida, posiblemente vacía de afectos, solamente el recuerdo de aplausos perdidos. Cayó por última vez el telón de un escenario círquense, que una vez supo ser su hogar, su refugio de emociones, su rincón de llantos y alegrías. Hoy es solamente un viejo payaso, ...

Leer más: Carga de sueños

Vivir sin perder los sueños

        Su rostro me trae recuerdos de un pasado lejano. Sus ojos profundos, de mirada agreste, que por las noches me hicieron soñar. Tu piel aguerrida, tus maños callosas, irán a la lucha sin saber porque. Piensa un instante si luchas por algo, que seguramente no encontrarás. Guarda tus rencores que tiene tu mente, quítate la venda de tus ojos, porque así el horizonte, jamás lo verás. Se hizo la...

Leer más: Vivir sin perder los sueños

Mis desnudas palabras

Mi querida amiga, me has pedido te cuente, te muestre y haga sentir un día junto a mi costa atlántica en el invierno austral. Ello me hace dejar fuera a mis otros lectores que se asomen a mi ventana, en quienes confío que con un guiño cómplice, sabrán comprenderme. Inmensa tarea me has encomendado, mi dulce niña! Cómo describir la luminosidad refulgente del cálido sol invernal? Cómo he de poner en tus...

Leer más: Mis desnudas palabras

Ellas

Tributo a los grandes héroes que tuvieron la difícil tarea de enfrentar el matrimonio  cuando no había comunicación satelital, Internet, celulares y el escape de ocho horas  de jornada laboral. Verdaderos próceres cuando las damas tenían todo el tiempo para pensar minuciosamente cual era  el tema de discusión,  cuando ellas  buscando excusas como siempre para salir de compras vinieron con el invento de la...

Leer más: Ellas

La tiendita de los versos

Mientras caminaba por la inmensa ciudad desconocida tenía en mente una dirección soñada; sin referencia de sitio o de placa numérica, “es un almacén de artesanías con todo lo que usted quiera comprar para llevar de recuerdo cuando regrese a su tierra”, me dijeron en varias oportunidades cuando pregunté por este rincón imaginado. Bueno, los sueños muchas veces pueden volverse realidades, pensé y...

Leer más: La tiendita de los versos

Vivir para ver, ver para contar, contar para revivir

Luna llena, maravilla que sólo disfrutamos cada veintiocho días. Sólo cada veintiocho días nos es dado, para que día a día seamos testigos impacientes de su lento crecer y finalmente podamos apreciarla en todo su esplendor, embrujo que no cesa cada vez, porque nunca puede ser igual una a otra. Hoy ha sido uno de esos días, una mañana radiante, donde la naturaleza parece estar de festejo, los pájaros revoloteando entre las...

Leer más: Vivir para ver, ver para contar, contar para revivir