Hablando mucho de lo que no te tengo

Prefiero a los amantes que los amados. El amado vive de retoños marchitos, de pequeños arrebatos del ayer, a ese le dejo mis verbos, mas no mis caricias, abandono a su sed insaciable la tilde del pasado, aromas que no concibo recordar, y uno que otro besito blasfemo, como los que soltaba a María en su templo sagrado porque la veía tan solita allá entre tanto recorte de ángel dorado, y su hijo encaramado sobre la cruz, llorando detallitos barrocos de sangre, parecía tan ocupado mirándose los pies o el mundo que en ese entonces me parecía lo mismo. Al amado le dejo también mis lecciones de algebra, porque de nada me sirvieron, y de nada me sirve el amando si...

Leer más: Hablando mucho de lo que no te tengo

Madrugada

No siempre las personas son lo que parecen... Me gusta salir temprano a darle un paseo a la miseria; entre las seis y las siete de la mañana. Encuentro a los mendigos acostados en los andenes y están despertando cuando paso a su lado; los cartoneros recogen el papel y los cartones arrojados a la calle por los ciudadanos más favorecidos y los echan en sus humildes carritos de tracción humana; pasan los borrachines tambaleándose y hablando solos, o...

Leer más: Madrugada

Diez años después soy feliz

Ese día me hice acompañar de mis abogados, compre un hermoso vestido negro y procedí sonriente y feliz a los tribunales. Aproveché en el camino y compré un hermoso anillo de diamantes. Ese día pude fijarme que los pájaros cantaban en los árboles, las mariposas de colores, la sonrisa de los niños, el sol brillante en el cielo, las hermosas calles decoradas. Ese día nunca podré olvidarlo... Besé a mis...

Leer más: Diez años después soy feliz

Días tristes

Mi carro viejo con llantas lisas, mis lentes remendados con alambre dulce, no conozco el color de mis paredes. El piso de tierra, las gallinas paseándose por mi sala, la vieja piscina ya no tiene peces de colores, ahora tiene anfibios, mi antiguo jardín está repleto de feas hierbas. Ahora cuelo el café en mi vieja media, a la que tuve que hacerle un nudo porque el agujero era extenso. Mi pelo decidió abandonar mi cráneo para no ser torturado...

Leer más: Días tristes

Algún día terminaré de escribir esta historia

Algún día terminaré de escribir esta historia. La comencé al revés de los hechos, es decir, no cuando te conocí, sino en el momento justo en que te perdí. La inicié mil veces y otras tantas la deseché, no porque no me agradara la manera en que estaba relatándolo todo, sino porque las lágrimas caían sobre el papel ocasionando que la tinta se corriera y las letras se perdieran. Las palabras terminaban siendo...

Leer más: Algún día terminaré de escribir esta historia

El demonio y yo

En forma paralela a la idea de DIOS me inocularon el concepto del DEMONIO. El primero era un ser Omni: omnipresente, omnipotente, omnisciente, etc., todas las características de la perfección llevadas a un grado máximo; el otro, me lo regalaron como personificación de la maldad en grado extremo y, durante muchos años, perdí la Paz por culpa de este ser con cachos y cola y un tridente horroroso para ensartar pecadores. No quiero repetir lo que...

Leer más: El demonio y yo

Caña Amarga

El peso de la caña no es correcto, la paga no es ni siquiera un tercio, del valor real. El negro suda profundo alborotando los ojos. Solo quiere un pago justo, el capataz  se alborota tocando el tambor alertando los guardias del ingenio azucarero. El negro Alfonso ve a distancia un escuadrón. Toma su mujer con la izquierda, al niño peña con la derecha. No tiene opción. Entra al cañaveral de prisa. El capataz indica la dirección...

Leer más: Caña Amarga

Sublime

Paladar, paladarque dominas mi existencia.te he de tener entretenidocon delicias, sin vergüenzas..... Me senté a leer un libro de Emilio Salgari, con el simple propósito de aislarme por un rato de la monótona rutina y me absorbieron las andanzas de Kammamuri y los tigres de la Malasia rodeando a Sandokan. Y en eso estaba, perdido entre Mompracem y Sarawak, cuando de pronto algo  me trajo de nuevo a la realidad. Primero fue un fuerte aroma...

Leer más: Sublime

Verte

Salgo de casa. Camino rápido como es mi costumbre mientras voy pensando en lo que voy a decirte si te veo. Podría decirte que te amo, que eres mi vida, que mi corazón late más fuerte por ti, que tu belleza me conmueve y que desearía hacer el amor solo contigo el resto de mis días. También podría decirte que aún guardo esperanzas –aunque no me las hayas dado- de que algún día me digas que sí.....

Leer más: Verte