Colombia

Colombia que linda tierra eres, desde la lejanía te recuerdo y te añoro, como el poeta extraña su musa, como el músico su canción, como el río al mar, como la flor al jardín, como el pájaro la libertad o como el amante a su adorada. Recuerdo en cada amanecer, las montañas, los ríos, los valles y esos dos hermosos mares que te cuidan, como la madre cuida al niño que acaba de nacer. En ti nací y a ti quisiera volver, para recorrerte, disfrutarte y entonces morir en paz después. Recuerdo cada región, cada pueblo y cada calle por donde pasé y me queda la esperanza de poder pisarlos otra vez. Cundinamarca, Tolima y Huila, Los...

Leer más: Colombia

Las pequeñas cosas de la vida

Es el momento en que ves ya por tercera vez, la secuencia de noticias de la Euronews y empiezas a ver los pequeños detalles que se escapan a simple vista cuando comienzas a notar que hay pequeñas cosa en la vida que no se disfrutan con la mirada fija en el horizonte... Fijarte tanto tanto en el suelo que descubres miles de hormigas que estaban pero no te dabas cuenta así como pasa con el cielo... Y conseguir compararlas con las estrellas que también...

Leer más: Las pequeñas cosas de la vida

Cuando estamos solos

Descubrir en una mirada la eternidad, descubrir en los ojos de un niño una clara verdad, clara así como el agua, escurridiza siempre en nuestros dedos, intentar así atrapar los pensamientos sería imposible, ellos que llenan nuestros mundos internos, que nos llevan a hermosas montañas y horizontes desiertos. A tierras lejanas donde no existe ni sol, ni luna, ni tiempo. Son ellos a veces fugaces en nuestras mentes y algunos permanecen allí...

Leer más: Cuando estamos solos

El jardín del Edén

I En un poblado tan rico que parece el jardín del Edén, así cita la aristocracia, al amanecer la visibilidad es casi nula, la neblina esta como nunca densa como el mercurio, horas mas tarde desciende el titán naturaleza y podemos apreciar las riquezas de estas tierras, el árbol que en una época que nadie recuerda se presume según los vividos mas tiempo en el área, o sea, los ancianos que cruzan los 9 años de edad, dicen que...

Leer más: El jardín del Edén

Pensé que no era cierto

En primera instancia desconocía que no traías bragas, en segunda no me creí el elegido de tus quebrantos sexuales. La prueba era aún mayor: me mostrabas tu sexo entreabierto a una distancia inaccesible para mí; trate de acertar a hacer algo sin poder, había que actuar pues la visión de ti con los muslos abiertos era la consecución de cada tarde en que hablamos. Podía ver tus dedos, los cotidianos de construir, separando...

Leer más: Pensé que no era cierto

Avidez

Avidez. Es una palabra para definir el sentimiento que me acomete por ti, para ti. Estás ahí, con la sensualidad latente y con el torso perfecto y definido, hago a un lado el cariño y los escritos. Me maravillo de tu piel, de las formas, de cada curva; deseo e imagino cada oscilación. Trataré de explicarlo de la mejor manera. Empezó por mis ojos y la gota (esa de la que te he hablado) columpiándose a punto de precipitarse sin...

Leer más: Avidez

Tú y yo

(El final de Silencios y Sombra) La mira terminar sus quehaceres en la cocina y antes de que pueda ir para la habitación y tomándola de la mano y sin decirle nada la hace acompañarla hacia el sillón de la sala donde se sienta y con la mirada la invita a sentarse también. Una extraña expectación parece iluminar los ojos de ella y sin decir nada se sienta junto a él mirándolo directamente a los ojos. Espera que comience...

Leer más: Tú y yo

El día de después

Ni idea, en estos momentos se preguntaba si realmente la conocía. ¿Estaba hablando con la misma persona que hace siquiera un día le miraba con ojos de esperanza e ilusión? no solamente parecía otra persona sino... una completamente opuesta, y lo que era peor aun, también sus sentimientos. No podía aclarar cómo o qué podía haber ocurrido en esas escasas... 10 horas de sueño que les separaban desde la...

Leer más: El día de después

¡Suerte tío!

¡Suerte tío! Que el instinto del cazador te guíe cuando la saludes. Que sin pensarlo la mires y se avergüence. Que te note activo, alegre y distante. No tengas necesidad de contemplarla, pues, si no lo haces enseguida, te aseguro que más adelante dispondrás de todo el tiempo del mundo para hacerlo. Presta atención, mucha atención a otras cosas y poco a ella. Que luche por ti. Que la cueste. Que te valore....

Leer más: ¡Suerte tío!