Encuentros

   Más tarde visitaré el viejo café; apenas si he dormido, -quién es esa que mira expectante?, se ve pálida, ojerosa, algo de ansiedad en su mirada que descarada sostiene mis ojos... los espejos no entienden de sutiles mentiras-qué!! va. Intuyo noches desnudas, susurros entrecortados, soledades, silencios y libertad bajo palabra no dicha.    Despierto abrazada, amada, liviana, reiniciada, re-escrita; sus ojos iluminando mi alma, memorizando; su boca bebiendo mi razón, ahuyentando culpas. En mi corazón una oración: "ningún argumento resiste la humedad lasciva de dos soledades, de dos aromas que convergen al amanecer"-....

Leer más: Encuentros

Ruta No. 07 Cras. 7a. y 10a

Por fin viene, todos al tiempo no se puede…-qué pisón tan hijue!!- …para hacer el viaje más grato el gusto del conductor a generoso volumen, como para que nadie pueda dormir, “…rata, rata de dos patas, animal rastrero…”  - a quién le cantará esa voz dolida, de mujer humillada… al esposo?  al jefe ?  al presidente ? o  al novio ? debe ser para alguno de ellos, o para...

Leer más: Ruta No. 07 Cras. 7a. y 10a

Poeta de miserables

Corría uno de los últimos años de los setentas, no recuerdo cual. Terminada mi jornada de trabajo iba al apartamento a cambiarme de ropa y de personalidad: colocaba sobre la cama el traje de paño, la camisa blanca y la corbata; me ponía jean, camisa de tela a cuadros, zapatos tenis con medias blancas y un abrigo de pana color café que me llegaba hasta las rodillas; me colgaba una mochila tairona en la que metía dos o tres libros, un...

Leer más: Poeta de miserables

Extirpación

Sobre esta cama, en el sopor de la habitación, soporto un silencio que no enmudece del todo y un desgarro doloroso pero callado en mi estado de somnolencia. Evoco el pasado y lo percibo cercano, detrás de la última hora anterior. Es una sustancia etérea que arroja olas de reminiscencias. En el entresueño algunas imágenes  me resultan agradables. Otras, en cambio, se precipitan como cataratas de esperpentos. A intervalos distingo rostros...

Leer más: Extirpación

Afanes

Un río de cuerpos en diferentes direcciones inunda las avenidas de esta ciudad amable, generosa, tirana y apestosa. Rostros agrios, lánguidos, miradas vacías...bultos que se atropellan, chocan, codean, maldicen, empujan; soy parte de este reguero, afanoso me agito, me muevo, acelero más el paso, tropiezo, me mareo...y caigo, caigo dentro de mi... me digo: -el afán envuelve, nos distrae de los abismos interiores, cobija con un manto de "alguien...

Leer más: Afanes

Tus lágrimas tan duras y brillantes

Supe que habías llorado toda la noche en que no estuve contigo, tenías los ojos hinchados y por debajo de ellos se veían las manchas violáceas que da el haber dormido nada. Te abracé e intenté decirte que todo estaba bien y que no había de qué preocuparse, que una plática no cambia los destinos y que una llamada que no se hace no se acumularía en ningún lado; que desaparecí… pero no de tu destino....

Leer más: Tus lágrimas tan duras y brillantes

Orgullo latino

Antes del llamado desarrollo, producíamos café, azúcar, cacao, arroz, sal, vidrio, níquel, pintura, textiles, plata, ámbar, oro, harina, tabaco etc. En estos tiempos solo producimos chismes políticos y escandalos de corrupción, acabando con la producción nacional casi en su totalidad, colocándole al ciudadano común un delantal acompañado de una sonrisa eterna, esperando a los turistas para ofrecerles todo...

Leer más: Orgullo latino

Paradoja

Palabras más, palabras menos, dícese por ahí que: una “paradoja”, es una interrogante sin respuesta, a la que se llega mediante una sucesión de hechos comprobados. Muy probablemente mi definición no sea la mas exacta, pero es así como yo la entiendo. Una vez encontré un libro que reunía una serie de ensayos y relatos con bases científicas, si mal no recuerdo se llamaba “Lógica y teoría del...

Leer más: Paradoja

Hablando mucho de lo que no te tengo

Prefiero a los amantes que los amados. El amado vive de retoños marchitos, de pequeños arrebatos del ayer, a ese le dejo mis verbos, mas no mis caricias, abandono a su sed insaciable la tilde del pasado, aromas que no concibo recordar, y uno que otro besito blasfemo, como los que soltaba a María en su templo sagrado porque la veía tan solita allá entre tanto recorte de ángel dorado, y su hijo encaramado sobre la cruz, llorando detallitos barrocos...

Leer más: Hablando mucho de lo que no te tengo