Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

Tú y yo

(El final de Silencios y Sombra) La mira terminar sus quehaceres en la cocina y antes de que pueda ir para la habitación y tomándola de la mano y sin decirle nada la hace acompañarla hacia el sillón de la sala donde se sienta y con la mirada la invita a sentarse también. Una extraña expectación parece iluminar los ojos de ella y sin decir nada se sienta junto a él mirándolo directamente a los ojos. Espera que comience y él simplemente la mira por un momento como buscando las palabras y al final (sin soltarle la mano que había tomado antes) la mira también a los ojos y le dice: -Vinimos de mundos separados por una lejanía de...

Leer más: Tú y yo

El día de después

Ni idea, en estos momentos se preguntaba si realmente la conocía. ¿Estaba hablando con la misma persona que hace siquiera un día le miraba con ojos de esperanza e ilusión? no solamente parecía otra persona sino... una completamente opuesta, y lo que era peor aun, también sus sentimientos. No podía aclarar cómo o qué podía haber ocurrido en esas escasas... 10 horas de sueño que les separaban desde la...

Leer más: El día de después

¡Suerte tío!

¡Suerte tío! Que el instinto del cazador te guíe cuando la saludes. Que sin pensarlo la mires y se avergüence. Que te note activo, alegre y distante. No tengas necesidad de contemplarla, pues, si no lo haces enseguida, te aseguro que más adelante dispondrás de todo el tiempo del mundo para hacerlo. Presta atención, mucha atención a otras cosas y poco a ella. Que luche por ti. Que la cueste. Que te valore....

Leer más: ¡Suerte tío!

Hay días y días...

En estas fechas extraño (monumentalmente) la presencia de mi padre, de mi madre, de la gente que no está acá; es de este modo que las fiestas parecen desteñidas, diríase una lluvia de estrellas húmedas.  El tiempo, ese que cae igual que un chubasco, da la sensación de paz a su paso; sigo pensando en ellos pero ahora es un recuerdo suave y lánguido, pacífico; invocación que en estas celebraciones me permite...

Leer más: Hay días y días...

Silencios

No sé qué es lo que quiere, de pronto le da por conversar y me habla de cosas que parecen ser importantes para él. Siempre es él, yo casi ni existo.¿De cuantas maneras he tratado antes yo de conversar?, ¿Cuántos momentos no he buscado para salir del silencio que parece haberse instalado en esta casa como un mal inquilino que exige y exige sin nunca dar nada a cambio?¡¡¡Ahora quiere conversar!!! Que le explique porque yo no...

Leer más: Silencios

Sombra

Mírame… ¿Quién eres? Tu rostro lo reconozco y tu voz me parece conocida pero dentro de todo aquello que me muestras tú has desaparecido por completo. No te alejes, no busco ofenderte, solo quiero que sepas que ya no te conozco. No. No me mires así ni endurezcas el rostro de sorpresa ni de enfado, solo es que quiero ser sincero contigo. ¿Podrías quedarte un momento por favor?, ya se que tienes mucho que hacer en la casa, no...

Leer más: Sombra

Reflección

Muchas son las cosas que inciden en el éxito de un hombre, pero de todas ellas, la principal, es encontrar la mujer adecuada...

Viendo hacia allá

Me invitaron a comer, algo nuevo para mí. Arroz con guandules (creo que así se escribe), perdón por mi ignorancia, pero fue una de esas experiencias que me hacen reflexionar un poquito. En mi tierra del sur comemos carne, carne asada, puchero a la española, chivitos, pasta,  estofados guisados criollos y también mejillones o berberechos, pero no tenemos guandules. Como he podido perderme esto por cuarenta y cinco años...

Leer más: Viendo hacia allá

Sigo aqui en mi inutil fondo de crepe

Bueno si creo que  ya estuvo bien no, tan comúnmente te lo digo que siento como la reja de tu puerta se cierra furiosa y tristemente mientras yo cierro la mía con celos y dolor. Aun asi ayer pase por tu casa y dije en voz baja: ya no te quiero... Quise desfallecer nuevamente en mi casa fumando otro apestoso y consagrado cigarro, mientras mi carne  se arrinconaba y desparramaba en cada parte del sillon, veia a la gente en la tele y me sentia muy apartado de...

Leer más: Sigo aqui en mi inutil fondo de crepe